«No tenemos razones para creer que el avance tecnológico y el altruismo o la moralidad están de alguna manera vinculados».

Extraterrestres malignos. Día de la Independencia.

Mientras que muchos científicos están haciendo todo lo posible para hacer el primer contacto, o al menos encontrar evidencia de una civilización extraterrestre, otros están haciendo una pregunta crucial: ¿Estamos seguros de que realmente quisiéramos que los extraterrestres nos encontraran?

«No tenemos ninguna razón para creer que el avance tecnológico y el altruismo o la moralidad estén vinculados de alguna manera», dijo el investigador de SETI, Andrew Siemion, al ser entrevistado por Inverse. «Probablemente hay civilizaciones malévolas en otras partes del universo, por lo que ciertamente es algo que deberíamos considerar a medida que continuamos explorándolo».

Andrew Patrick Vincent Siemion es astrofísico y director del Centro de Investigación SETI de Berkeley. Sus intereses de investigación incluyen fenómenos celestes variables en el tiempo de alta energía, instrumentación astronómica y la búsqueda de inteligencia extraterrestre.

Siemion, quien es el director del Centro de Investigación SETI de Berkeley y director del proyecto Breakthrough Listen, está invocando cierta tensión en el corazón de cualquier proyecto que busque vida extraterrestre. Encontrarla con éxito cambiaría el mundo, pero tampoco hay garantía de que la humanidad sobreviva al encuentro.

Tendencia a hacer mala fama

El destacado físico y experto en SETI, Michio Kaku, compartió una advertencia similar recientemente, aunque ni él ni Siemion parecen pensar que los posibles riesgos son razón suficiente para dejar de buscar extraterrestres.

«Ahora, personalmente, creo que los extraterrestres serían amigables, pero no podemos apostar por eso», dijo Kaku a The Guardian a principios de este mes. «Así que creo que nos pondremos en contacto, pero debemos hacerlo con mucho cuidado».

Demasiado tarde

El debate sobre si la humanidad debe o no revelarse al universo y transmitir mensajes a cualquier civilización alienígena que pueda existir pasa por alto el hecho inconveniente de que hasta ahora no hemos sido furtivos. Hemos estado enviando señales de radio al cosmos durante un siglo, por lo que cualquier extraterrestre dentro de cien años luz y capaz de interceptar un mensaje específico de «hola universo» ya es más que consciente de nuestra existencia.

«El punto que la gente pasa por alto es que es demasiado tarde para esconderse», dijo el astrobiólogo y presidente del Instituto METI (Mensajería a Inteligencias Extraterrestres), Douglas Vakoch. «Si están en camino, es una ventaja para nosotros involucrarlos y mostrarles que somos mejores compañeros de conversación que almuerzo».

Ego colectivo

En el pasado, muchos ufólogos han interpretado esta actitud defensiva de los científicos como algo meramente filosófico y/o psicológico, que se aleja de cualquier estudio serio que considere las visitas extraterrestres a nuestro mundo.

Argumentan que caracterizar a los alienígenas como una amenaza es una forma sutil de mitigar el duro golpe al ego colectivo de la especie humana, que por tanto tiempo estuvo situada en el centro del universo y ahora se ve enfrentada a la posibilidad de no ser la única inteligente —además de estar muchos escalones por debajo de aquellas civilizaciones tecnológicas más avanzadas—.

La lógica es simple, si algo es maligno, no puede ser superior a algo que es benigno (aunque tecnológica y cognitivamente sea al revés).

Por otro lado, los detractores de los científicos asustados por el contacto también sostienen que cualquier civilización sumamente avanzada necesariamente debe tener cierto nivel de moralidad y ética —superando aquello de ser una especie belicosa—, pues de lo contrario se habría autodestruido hace tiempo bajo el peso de su propia tecnología.

Fuente: The Byte/MP.

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 17, 2021
17:46
#1 José García Álvarez:

El investigador de SETI, Andrew Siemion, no sabe lo que dice. Es otro de los que cree saberlo todo y así nunca aprenderá nada. Está en el mismo plan que Michio Kaku. No paran de hablar de civilizaciones extraterrestres malignas, sólo por afán de protagonismo y sin conocer la verdadera realidad. Lo peor es cuando se manifiestan gratuitamente. Me gustaría que dijera también en sus entrevistas, cuándo le ha hecho algún mal alguien venido de las estrellas o que solamente habla de oídas, que aficionados a eso hay muchos. La gran cantidad de “investigadores”, que no paran de extender patrañas, desconocen por completo la grandeza que hay en las razas que vienen de otros mundos, sólo con el afán de ayudar a la Tierra, como han hecho en otras ocasiones en las que el final de alguna otra civilización ha estado cercano. Lo peor, es que estos zánganos influyen y condicionan a mucha gente, que necesitan ver a los extraterrestres como lo que son: personas sabias y bondadosas.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario