Últimamente, el campo magnético terrestre ha estado muy tranquilo. Y el Sol está en lo que podría convertirse en el mínimo solar más profundo del siglo, por lo que no hay tormentas geomagnéticas por el momento. Sin embargo, una rara oscilación del campo magnético de la Tierra fue detectada esta semana en distintas partes del planeta, desconcertando a los astrónomos.

«Por eso me sorprendí tanto cuando el pasado 23 de junio mis instrumentos detectaron una anomalía magnética. Durante más de 30 minutos, el campo magnético osciló como una onda sinusoidal», afirmó Stuart Green, quien registró la anomalía con su magnetómetro desde Preston, Reino Unido.

No obstante, al verificar los datos del satélite climático Deep Space Climate Observatory (DSCOVR, por sus siglas en inglés) de la NOAA, Green no pudo encontrar ningún «aumento en la velocidad del viento solar o de otros factores que pudieran explicar la perturbación».

Crédito: Stuart Green.

Pero no fue la única detección. Desde las islas Lofoten, en Noruega, Rob Stammes registró una anomalía similar en su magnetómetro. «Fue extraordinaria. Nuestro campo magnético osciló de atrás hacia adelante por un tercio de grado. También detecté corrientes en el terreno durante el mismo periodo de tiempo», contó.

Crédito: Rob Stammes.

¿Qué ocurrió?

«En el mundo de la física espacial, el fenómeno que hay detrás de este tipo de anomalía se conoce como «pulsación continua», explica el astrónomo Tony Phillips. «Durante las fases más activas del ciclo de 11 años del Sol, los “aleteos” que produce el viento solar en la magnetosfera de la Tierra se pierden fácilmente en el ruido de la actividad geomagnética ruidosa».

Sin embargo, durante «la quietud extrema» del punto mínimo solar —el período regular del ciclo solar cuando se registra una menor actividad— este tipo de ondas «pueden hacerse oír como la caída de un alfiler en una habitación silenciosa», afirma.

El pasado 23 de junio, entonces, el campo magnético terrestre estaba tan tranquilo que la onda fue «oída» alrededor del mundo. Los dispositivos de Intermagnet, una red global de observatorios que monitorean el campo magnético de nuestro planeta, incluso interceptaron esta rara actividad al mismo tiempo desde Hawái a China, y hasta el Círculo Polar Ártico; e incluso resonó en la Antártida.

Las ondas de pulsación continua (Pc) se dividen en cinco categorías, según su frecuencia, siendo las observadas esta semana de la categoría cinco (Pc5). Las ondas lentas de esa categoría han sido relacionadas con la pérdida de partículas de los cinturones de radiación de Van Allen. Los electrones cargados surfean estas ondas hasta la atmósfera terrestre, donde se disipan inofensivamente.

Los cinturones de Van Allen son unas regiones de la magnetosféra terrestre en forma de anillo repletas de partículas cargadas de alta energía, originadas en su mayor parte por el viento solar capturado por el campo magnético de nuestro planeta.

Con el mínimo solar en su summum, no ha habido nunca una mejor oportunidad para estudiar estas ondas.

Fuente: Space Weather Archive. Edición: RT/MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Jun 28, 2020
18:31
#1 HORACIO:

YA NOS VAMOS A ASOMBRAR MASSSSSS.!!!!!!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario