Ha sido apodado Leti, abreviatura de Letimela o 'el perdido' en el idioma setswana de Sudáfrica.

El cráneo reconstruido de Leti, un niño Homo naledi. El cráneo fue encontrado dentro de un pequeño pasadizo en las profundidades de una cueva sudafricana, y probablemente se remonta a más de 241.000 años. Crédito: Universidad de Wits.

En lo profundo del sistema de cuevas Rising Star de Sudáfrica, en un pasadizo oscuro de apenas 15 centímetros de ancho, los científicos han descubierto el cráneo fragmentado de un niño Homo naledi al que llaman Leti. Cómo terminó la pequeña calavera en una parte tan remota de la cueva es un misterio, aunque los descubridores sospechan que podría ser evidencia de un entierro intencional.

Leti probablemente vivió hace entre 335.000 y 241.000 años, según las edades de otros restos encontrados en la enigmática cueva. Se han encontrado fragmentos fósiles pertenecientes a unos 24 individuos de Homo naledi en el sistema de cuevas desde 2013, cuando se descubrieron los primeros fósiles de este antepasado humano en lo que ahora se conoce como la Cámara Dinaledi.

La presencia de tantos individuos de una sola especie en la cueva es misteriosa. La única forma de entrar es una fractura vertical de 39 pies (12 metros) conocida como «El Conducto», y los geólogos y espeleólogos hasta ahora no han encontrado evidencia de entradas alternativas a los pasillos. El pequeño cráneo de Leti se encontró esparcido en pedazos en un estante de piedra caliza a unos 2.6 pies (80 cm) sobre el piso de la cueva.

El lugar se encuentra en «una telaraña de estrechos pasajes», comentó Maropeng Ramalepa, miembro del equipo de exploración, en un comunicado.

Un ancestro complicado

El área es apenas navegable para espeleólogos experimentados con equipos modernos, según un nuevo artículo publicado el jueves (4 de noviembre) en la revista PaleoAnthropology. No hay evidencia de que los animales llevaran los huesos de H. naledi a la cueva; no hay marcas de roeduras ni evidencia de depredación. Los huesos también parecen haber sido colocados en la cueva, no lavados, ya que no se encontraron mezclados con sedimentos u otros escombros.

Eso deja abierta la posibilidad de que hace más de 240.000 años, los antepasados ​​humanos con cerebros del tamaño de una naranja entraron deliberadamente en una cueva oscura con forma de laberinto, quizás a través de una rampa vertical que se estrecha a 7 pulgadas (18 cm) en algunos lugares, y colocaron a sus difuntos dentro.

Los miembros del equipo de investigación que exploraban la cueva tuvieron que atravesar espacios de apenas 15 cm (6 pulgadas) de ancho al explorar el laberinto de pasajes donde se encontró a Leti. Crédito: Universidad de Wits.

No se han encontrado herramientas o artefactos junto con los fósiles del sistema de cuevas Rising Star. Hay pocos signos de que otros animales entren en las cuevas, más allá de dos especímenes de babuinos jóvenes, al menos uno de los cuales puede ser mucho más antiguo que los restos del Homo naledi.

Este ancestro humano vivió al mismo tiempo que los primeros Homo sapiens, dijo John Hawks, un antropólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison que estudió los restos. «Sus aparentes incursiones en la cueva sugieren que estaban entre los antepasados ​​más inteligentes de los humanos modernos, y que habían dominado el uso del fuego para iluminar sus exploraciones».

El cráneo de Leti cabe en la palma de una mano humana moderna. Crédito: Universidad de Wits.

Según el Museo Nacional Smithsonian de Historia Natural, el H. naledi caminaba erguido, medía alrededor de 4 pies, 9 pulgadas (1,44 m) de alto y pesaba entre 88 y 123 libras (alrededor de 40 y 56 kilogramos).

El nuevo cráneo —que cabe en la palma de una mano humana moderna— debería revelar más sobre el crecimiento y desarrollo de H. naledi. Si bien se han encontrado algunos fragmentos de mandíbula de juveniles en la cueva, esta es la primera vez que los investigadores han descubierto huesos de la caja del cráneo o el cráneo.

Huesos y dientes

También descubrieron seis dientes durante una exploración de los pasillos estrechos y retorcidos alrededor de la Cámara Dinaledi. Los investigadores cartografiaron 316 m (1.037 pies) de estos pasillos, en busca de evidencia de otro camino hacia esa cámara y varias otras cercanas donde se han encontrado restos. No vieron evidencia de otra ruta.

«La exploración de los estrechos pasajes dentro del Subsistema Dinaledi implica un esfuerzo considerable, navegar por áreas con pisos y paredes irregulares, numerosas obstrucciones y fisuras de menos de 30 cm [11,8 pulgadas] de ancho», dijo la arqueóloga Marina Elliott de la Universidad Simon Fraser en Columbia Británica, Canadá, en el artículo de PaleoAnthropology.

Sin embargo, los investigadores encontraron más fósiles en este laberinto subterráneo. Estos incluyeron la segunda evidencia de un babuino joven en la cueva; un solo hueso del brazo probablemente perteneciente a H. naledi; un tesoro de 33 fragmentos óseos que probablemente también pertenecieron a un individuo o individuos de H. naledi; y Leti, cuyo cráneo parcialmente conservado se rompió en 28 fragmentos.

Dientes del niño Homo naledi Leti. Los dientes indican que murió en el momento de la erupción de los primeros molares permanentes, que sería entre los 4 y 6 años en los humanos modernos. Crédito: Universidad de Wits.

Cuando se reconstruyeron, estos fragmentos revelaron gran parte de la frente del niño y parte de la parte superior de la cabeza. Los dientes consistían en cuatro dientes permanentes sin usar y dos dientes de leche desgastados. Su desarrollo y desgaste indican que el niño estaba en la edad en que los primeros molares permanentes estaban rompiendo la encía. En un niño humano, esto correspondería aproximadamente a los 4 a 6 años de edad. No se sabe si H. naledi se desarrolló más rápido; si es así, es posible que Leti tuviera menos de 4 años cuando murió.

El tamaño del cráneo indica que el cerebro de Leti tenía un volumen de entre 29 y 37 pulgadas cúbicas (480 y 610 cm cúbicos), alrededor del 90 % al 95 % del volumen cerebral de los adultos de su especie.

"Esto comienza a darnos una idea de todas las etapas de la vida de esta notable especie», expresó en el comunicado la antropóloga de la Universidad Estatal de Louisiana, Juliet Brophy, quien dirigió el estudio sobre el cráneo de Leti.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Nov 6, 2021
22:18

Los restos de esa niña, no creo, que sean de un ancestro de los humanos modernos, pues en Europa ya vivían en esa época los Neardentales y según se su masa encefálica era de 2,000 Centímetros Cúbicos incluso mayor que el promedio de la población humana actual que es de aproximadamente 1,500 centímetros cúbicos, y el cerebro de esa niña es de entre 400 y 560 centímetros cúbicos y era coetánea con los Neardentales, bueno esa es mi humilde opinión.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario