Los defensores de la Tierra lo han hecho de nuevo.

El mes pasado te informábamos sobre 2022 AE1, un asteroide de tamaño similar al de Tunguska que tenía posibilidades de impactar contra nuestro mundo el próximo 3 de julio de 2023, con poco tiempo para que hagamos algo para evitarlo. Sin embargo, nuevas observaciones han quitado este cuerpo de la lista de amenazas provenientes del espacio.

«En enero de este año, nos dimos cuenta de un asteroide con el rango más alto en la escala de Palermo que hemos visto en más de una década, alcanzando -1.5», explicó Marco Micheli, astrónomo de NEOCC de la ESA. «En mis casi diez años trabajando en la agencia, nunca había visto un objeto tan riesgoso. Fue emocionante rastrear 2022 AE1 y refinar su trayectoria hasta que obtuvimos suficientes datos para decir con certeza que este asteroide no chocará».

Los defensores planetarios utilizan la escala de Palermo para categorizar y priorizar el riesgo de impacto de los objetos cercanos a la Tierra (NEO) al combinar la fecha potencial del impacto, la energía con la que golpearían y la probabilidad del impacto.

El asteroide 2022 AE1 observado con el telescopio Calar Alto Schmidt en España la noche del 19 de enero de 2022. La imagen es una composición de 124 fotogramas, cada uno de un minuto de duración, combinados con el movimiento del asteroide y procesados para eliminar el fondo de estrellas. El asteroide es visible como el punto en el centro de la imagen, dentro del cuadro rojo. Crédito: ESA/NEOCC.

Hay asteroides por ahí que ciertamente golpearán la Tierra, pero son tan pequeños que son casi imperceptibles mientras se queman en nuestra atmósfera. Otros podrían ser asteroides gigantes a nivel de extinción que podrían causar un daño inmenso pero que viajan en órbitas alrededor del Sol que son completamente seguras.

Los valores inferiores a -2 en la Escala de Palermo reflejan eventos sin consecuencias probables; aquellos entre -2 y 0 indican situaciones que ameritan un seguimiento cuidadoso, y los valores positivos generalmente indican situaciones que ameritan cierto nivel de preocupación.

Defensores planetarios

El 7 de enero, un día después de su descubrimiento, el sistema automatizado de determinación de la órbita de asteroides (AstOD) que forma parte del conjunto de herramientas de NEOCC para evaluar el riesgo de asteroides marcó el asteroide 2022 AE1 para un posible impacto futuro.

Todos los días, el sistema calcula automáticamente las órbitas a partir de los datos de observación de asteroides proporcionados por telescopios y observatorios de todo el mundo. Luego calcula los valores de la Escala de Palermo y publica inmediatamente los resultados en el portal web de NEOCC.

La Escala de Torino utilizada para cuantificar el riesgo de impacto de un determinado NEO. Crédito: ESA.

Los casos más riesgosos —cuando los asteroides se clasifican como -2 o más en la Escala de Palermo—, primero se comparan con el análisis del JPL de la NASA, para estar más seguros de los cálculos antes de que se publiquen en la página pública.

«Me sorprendió al principio cuando escuché sobre el asteroide con una calificación de -1.50, ya que es muy raro que tenga una escala de Palermo tan alta. Sin embargo, no me preocupé demasiado porque recibimos notificaciones como esta, aunque en un nivel más bajo, pocas veces al año», explicó Luca Conversi, Gerente de NEOCC. «Como es costumbre en estos casos, activamos nuestra red global de telescopios para obtener más observaciones de inmediato y pronto pareció que este asteroide no se parecía a ningún otro que habíamos visto».

Ojos siempre en la noche

En la noche del sábado 8 de enero, Marco Micheli se hizo con el telescopio Schmidt de 80 cm en Calar Alto, al que el Centro de Coordinación tiene acceso casi continuo (si el clima lo permite), para obtener más datos.

«No hay que esperar hasta el lunes cuando esté de vuelta en la oficina con este trabajo», detalló Marco, cuya función es recopilar suficientes datos sobre los asteroides en la «lista de riesgos» de la ESA para que puedan considerarse seguros, momento en el que son removidos.

La ESA tiene acceso a una red mundial de telescopios de observación de asteroides.

«Pero me encanta, es parte del desafío. Lo que hace que este “trabajo de detective” sea mucho más fácil es que tenemos una red de telescopios en todos los continentes a los que podemos acceder casi en tiempo real. En realidad, es una capacidad única de la ESA lo que significa que siempre es de noche en algún lugar de nuestra red, necesario para hacer observaciones de asteroides».

La ESA continuó monitoreando el asteroide, verificando los resultados con el JPL de la NASA, que confirmó un aumento preocupante en la probabilidad de impacto de la gran roca. Desafortunadamente, cuando la probabilidad de impacto alcanzó su punto máximo, las observaciones se volvieron imposibles.

Hasta que la Luna se mete en medio

Durante una semana tensa del 12 al 19 de enero de 2022, no se pudo ver AE1 ya que la luna eclipsó al tenue impactador potencial. Además de esto, el asteroide se alejaba más en su órbita actual y se debilitaba al mismo tiempo.

«Tuvimos que esperar», contó Marco.

Tan pronto como la luna se oscureció lo suficiente, el equipo de NEOCC apuntó el telescopio Schmidt hacia donde se esperaba que estuviera 2022 AE1. Con una sola observación, el nivel de riesgo se derrumbó, acercándose a cero —y con eso, el equipo siguió adelante—.

2022 AE1 encabezó la lista de riesgo de asteroides de la ESA. Crédito: ESA.

«Los datos fueron claros, confirmados a la mañana siguiente por nuestros homólogos de la NASA: el asteroide 2022 AE1 no presenta riesgo de impacto», afirmó Laura Faggioli, dinámica de objetos cercanos a la Tierra en el NEOCC, quien calculó la órbita de 2022 AE1 durante todo el período de observación. «Si el camino del asteroide hubiera permanecido incierto, habríamos utilizado todos los medios posibles para seguir observándolo con los telescopios más grandes que tenemos. Como se eliminó de nuestra lista de riesgos, ya no necesitábamos seguirlo, es hora de pasar al siguiente».

Aunque algunos observadores entusiastas han seguido monitoreando el asteroide, confirmando los resultados de la ESA, ahora sabemos que a principios de julio de 2023, el asteroide 2022 AE1 pasará cerca de la Tierra a una distancia de unos diez millones de kilómetros (+/- un millón de km) —más de 20 veces la distancia de la luna—.

Asteroides a menudo parecen peligrosos antes de que se demuestre que son seguros

Es divertido acercarse a un asteroide y calcular su trayectoria, posición futura y probabilidad de impactar con la Tierra; a menudo parecerá peligroso durante las observaciones iniciales, se volverá más amenazante y luego, de repente, se volverá completamente seguro.

En el caso de un asteroide en rumbo definido de colisión, el riesgo seguiría creciendo hasta llegar al 100 %. Afortunadamente, en la mayoría de los casos, el riesgo de impacto finalmente se aplana antes de reducirse rápidamente a cero, pero ¿por qué? ¿Sugiere esto que nuestros resultados son inciertos? ¿Podemos realmente estar seguros de que el asteroide 2022 AE1 es seguro? ¿Algo lo desvió del camino como sugirieron algunos medios amarillistas?

Las respuestas rápidas son no, sí, y ¡claro que no!

La primera observación de un asteroide es «solo» un punto de luz en el cielo. En este punto, no está claro qué es o hacia dónde va. Se necesita una segunda observación para revelar un objeto en movimiento, se necesitan al menos tres para determinar una órbita —qué tan rápido va nuestro asteroide y hacia dónde se dirige—. Otras observaciones refinan un poco más la órbita, reduciendo las incertidumbres hasta que podamos estar seguros de adónde no irá —principalmente a la Tierra—.

Como suele ser el caso, la superposición con la Tierra se mantiene incluso mientras el corredor de riesgo se hace más pequeño debido a más observaciones, por lo que el peligro parece aumentar.

Las incertidumbres iniciales en la órbita del asteroide 2022 AE1 significaron que su «corredor de riesgo» se extendía por la Tierra. Cuando parecía más probable que el asteroide de 70 metros impactara (un escenario ahora descartado por completo), su posible camino vio un impacto potencial sobre muchas regiones habitadas de la Tierra. La región roja forma el núcleo de los puntos de impacto más probables, las bandas circundantes naranjas muestran áreas que eran menos probables pero que no se pudieron excluir. Crédito: ESA.

La mayoría de las veces, a medida que la zona de peligro se estrecha, el pequeño corredor potencial se aleja de la Tierra y el riesgo disminuye repentinamente. Incluso si queda cierta incertidumbre sobre el camino de un asteroide, podemos saber con certeza que no representa un riesgo.

La Oficina de Defensa Planetaria y el Centro de Coordinación de Objetos Cercanos a la Tierra de la ESA ahora se están enfocando en las próximas rocas espaciales que podrían representar una amenaza, trabajando con la comunidad internacional para garantizar que cuando el riesgo de un asteroide no disminuya y parezca probable un impacto en la Tierra, estemos listos.

Fuente: Phys.org. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Mar 2, 2022
15:19

Los astrónomos deberán estar más atentos, ya que el asteroide que chocará próximamente con la Tierra, lo hará de forma inesperada y sin que ellos sean capaces de percibirlo.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario