Es la primera gran colisión orbital confirmada en una década.

Colisión con satélite.

Crédito: ESA.

Un satélite chino se rompió misteriosamente en marzo, dispersándose en docenas de pedazos. Ahora, un astrónomo de Harvard ha descubierto lo que probablemente sucedió: parece haber chocado con un trozo de cohete ruso.

«Esta parece ser la primera gran colisión orbital confirmada en una década», dijo en Twitter Jonathan McDowell, quien vio el probable accidente en un registro de datos de la Fuerza Espacial de Estados Unidos.

Los sensores de la Fuerza Espacial detectaron nuevos escombros de la ruptura del satélite chino, llamado Yunhai 1-02, a mediados de marzo. Yunhai 1-02 se lanzó en 2019, por lo que era relativamente joven y debería haber estado en buena forma para no desmoronarse por sí solo. Nunca se anunció ningún veredicto sobre la causa.

Pero la Fuerza Espacial actualizó silenciosamente su catálogo de desechos espaciales con una nueva pista el sábado pasado. El objeto 48078, una pieza de un cohete ruso Zenit-2 que se lanzó en 1996, ahora aparece con una nota peculiar: «colisionó con un satélite».

McDowell vio esa nueva lista y la compartió en Twitter. Repasó los datos orbitales y descubrió que el fragmento del cohete ruso y el satélite Yunhai pasaron a menos de 1 kilómetro el uno del otro a la hora y el día exactos en que Yunhai se rompió.

Esa distancia de paso está dentro del margen de error. Ambos objetos habrían estado girando alrededor de la Tierra más rápido que una bala, por lo que cualquier contacto resultaría en una explosión de escombros. El accidente creó 37 fragmentos conocidos de escombros, según McDowell, aunque agregó que probablemente haya más fragmentos sin catalogar.

No parece que la colisión haya sido «catastrófica», aclaró McDowell, ya que el satélite Yunhai ha realizado varios ajustes orbitales desde marzo, lo que indica que China aún puede controlarlo.

Matemáticas de colisión

Cuantas más cosas enviemos a la órbita, es más probable que se produzcan colisiones similares.

«Las colisiones son proporcionales al cuadrado del número de cosas en órbita», explicó McDowell. «Es decir, si tienes 10 veces más satélites, tendrás 100 veces más colisiones. Entonces, a medida que aumenta la densidad del tráfico, las colisiones pasarán de ser un componente menor del problema de la basura espacial a ser el componente principal. Eso es solo matemáticas».

Una imagen generada por computadora de objetos en órbita terrestre que se están rastreando actualmente. Aproximadamente el 95 % de los objetos en esta ilustración son desechos orbitales, es decir, no satélites funcionales. Crédito: NASA.

En el peor de los casos, una colisión podría desencadenar un efecto dominó provocando una serie exponencial de colisiones, un fenómeno conocido como «síndrome de Kessler».

Pero por ahora, todo lo que podemos hacer es esperar que nunca lleguemos a eso.

Fuente: Insider/Space.com. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario