En un nuevo artículo publicado en la revista Science, científicos de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) sostienen que la luna marciana Fobos podría brindar una oportunidad única para evaluar si Marte alguna vez contuvo vida. Hipótesis que la próxima misión Martian Moons eXploration (MMX) planea probar en 2024.

Marte desde Fobos.

Una representación de cómo se vería Marte elevándose sobre su luna Fobos. Crédito: JAXA.

Durante miles de millones de años, los impactos de meteoritos en Marte han expulsado pedazos del planeta hacia afuera lo suficientemente rápido como para poner esos escombros en órbita.

Algunas piezas incluso han caído a la Tierra, como el meteorito Allan Hills 84001, que fue descubierto en la Antártida y algunos científicos creían —y todavía se cree— que contiene evidencia de vida microbiana antigua en Marte a través de moléculas orgánicas.

Es posible que se encuentren moléculas orgánicas similares en Fobos, junto con biofirmas químicas, fragmentos de ADN y microorganismos fosilizados. Al menos, eso es lo que esperan los científicos.

Ahora, los científicos Ryuki Hyodo y Tomohiro Usui señalan en un artículo que las dos lunas de Marte, Fobos y Deimos, han recolectado más escombros del impacto de meteoritos marcianos de los que aterrizaron en la Tierra, y que la cantidad de material marciano se acumuló en Fobos por ser más grande y estar en órbita más cercana, donde se mezcló con el regolito nativo de la luna en niveles estimados en más de 1,000 partes por millón.

Meteorito Allan Hills (ALH 84001).

El equivalente a muchos más meteoritos Allan Hills 84001 bien puede existir en Fobos, proporcionando muchas más oportunidades para encontrar signos de vida pasada en Marte.

De manera similar, una misión a Fobos tiene ventajas sobre las misiones actuales y planificadas a Marte en términos de amplitud de muestras.

La gran importancia de Fobos

El rover Perseverance de la NASA está recolectando muestras de suelo marciano para regresar más tarde a la Tierra, y la próxima misión del rover ExoMars Rosalind Franklin de la ESA excavará más profundamente que nunca en Marte en busca de signos de vida.

Pero a pesar de ser móviles, las misiones de los exploradores robóticos solo muestrean áreas geológicas relativamente limitadas en Marte, como el cráter Jezero en el caso de Perseverance.

«¿Es siempre una roca en el desierto de Estados Unidos lo mismo que una roca en una fuente termal de Japón? La respuesta es obviamente no», comenta Hyodo. «El muestreo de material de Marte de Fobos puede proporcionar más diversidad, porque la naturaleza aleatoria de los impactos de formación de cráteres en Marte proporciona estadísticamente todos los materiales marcianos posibles, desde rocas sedimentarias hasta rocas ígneas que cubren todas sus eras geológicas».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Mystery Planet (@mystery.planet)

Podría haber más partes de Marte esparcidas sobre Fobos, en otras palabras, permitiendo un estudio más amplio en una muestra.

Fobos es una oportunidad única cuando se trata de buscar vida: su relación con Marte significa que es poco probable que, si se encuentran pruebas, provenga de cualquier lugar más allá del planeta rojo.

Hyodo dice que ha considerado la posibilidad de que el material primitivo de la Tierra sea lanzado a la Luna por impactos de meteoritos, pero señala que, dada la mayor gravedad y atmósfera de la Tierra, se requeriría un impacto mucho mayor del que se necesita para liberar material de Marte. Nuestra Luna también está mucho más lejos que Fobos de Marte.

«Si ocurre un gran impacto, es posible llegar a la Luna. Sin embargo, un impacto tan grande es estadísticamente raro», señala Hyodo. «Incluso si ocurre, su importante energía de impacto derretiría, o incluso vaporizaría —la eyección—. Esto destruiría los signos de vida registrados en el material».

El rover Curiosity de la NASA capturó a Fobos mientras cruzaba frente al Sol.

Cualquier forma de vida real en pedazos de Marte expulsados al espacio probablemente ya habría perecido, si no fuera durante el impacto inicial, escriben Hyodo y Usui. Pero la gravedad marciana más débil y la atmósfera más delgada sugieren que sus posibles remanentes aún podrían persistir en el regolito de Fobos.

Entonces, en lugar de buscar microbios reales, la exploración de las lunas marcianas buscará genes esterilizados y fuertemente irradiados, e impresiones antiguas —o SHIGAI, el acrónimo que deletrea una palabra japonesa que significa «restos muertos»—.

Estos podrían incluir biofirmas químicas, fragmentos de ADN o incluso microorganismos fosilizados esterilizados por radiación, pero conservados en el vacío de Fobos.

Exploración de las lunas marcianas

Actualmente se espera que la nave espacial Martian Moons eXploration (MMX) se lance en 2024 y dedique tiempo a observar Fobos y Deimos.

Luego, la sonda aterrizará para tomar múltiples muestras del regolito de Fobos —alrededor de 10 gramos de material— y devolverlas a la Tierra en 2029.

Es un tipo de misión familiar para la agencia espacial japonesa, aunque a una distancia un poco más larga, considerando que las misiones Hayabusa y Hayabusa 2 de JAXA devolvieron con éxito muestras de asteroides cercanos a la Tierra en 2010 y 2020.

«JAXA es la única, en este momento, que trajo con éxito muestras de asteroides a la Tierra», subraya Hyodo. «La exploración de las lunas marcianas se basará en esas experiencias».

Hasta ahora, numerosas misiones a Marte habían fotografiado Fobos, comenzando con el Mariner 7 de la NASA en 1969, pero las misiones que tenían como objetivo la luna marciana en sí mismas habían fracasado.

La Unión Soviética lanzó dos sondas a Fobos en julio de 1988, Fobos 1 y 2, pero la primera se perdió en el camino en septiembre, mientras que la segunda se «apagó» misteriosamente poco después de llegar a Fobos en enero de 1989 —logrando antes tomar una extraña fotografía que hizo pensar a muchos en una intervención alienígena—.

Poco antes de que la sonda soviética desapareciera para siempre, envió una foto que mostraba un objeto enorme entre la nave espacial y Marte.

La Agencia Espacial Rusa intentó una misión de retorno de muestra a Fobos en 2011 llamada Fobos-Grunt, pero después de llegar de manera segura a la órbita terrestre, la nave espacial no pudo iniciar la combustión necesaria para volar a Marte y finalmente se perdió en la atmósfera.

En resumidas cuentas, la exploración de las lunas marcianas no será la primera misión a Fobos pero, si todo va bien, será la primera que tenga éxito.

Fuente: Inverse. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ago 20, 2021
3:00
#1 HORACIO:

Acepto que hay que investigar plantetas,ver si hubo rastros de alguna civilizacion,etc pero……….NO JODAN .!!! PREOCUPENSE PRIMERO POR ESTA TIERRA NUESTRO PLANETA…es casi como querer comprarle una cucha nueva a nuestro perro….y nuestra casa esta cada vez mas destruida…..despierten naboides .!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario