Un trozo de roca que pulula cerca de la trayectoria orbital de la Tierra a lo largo del Sol parece estar hecho del mismo material que la Luna, lo que sugiere que se separó de esta en algún momento. Pero cómo y cuándo sigue siendo un misterio.

Impresión artística del cuasi satélite de la Tierra Kamo'oalewa cerca del sistema Tierra-Luna. Crédito: Addy Graham / UArizona.

Llamada Kamo'oalewa, la roca es un cuasi satélite, una subcategoría de asteroides cercanos a la Tierra que orbitan alrededor del Sol pero que permanecen relativamente cerca de nuestro planeta. Se sabe poco sobre estos objetos porque son débiles y difíciles de observar.

Kamo'oalewa fue descubierto por el telescopio PanSTARRS en Hawái en 2016, y el nombre —que se encuentra en un canto de creación hawaiano— alude a una descendencia que viaja sola. El asteroide tiene aproximadamente el tamaño de una noria (entre 46 y 58 metros de diámetro) y se acerca a unos 14 millones de kilómetros de la Tierra.

Debido a su órbita, este objeto solo se puede observar desde la Tierra durante unas pocas semanas cada abril. Y dado su tamaño relativamente pequeño, esta tarea temporalmente limitada es complicada si no se cuenta con la tecnología necesaria.

Así, usando el poder del Gran Telescopio Binocular administrado por Universidad de Arizona (UArizona) en el monte Graham, un equipo de astrónomos dirigido por Ben Sharkey, estudiante graduado en ciencias planetarias, descubrió que el patrón de luz reflejada de Kamo'oalewa —llamado espectro— coincide con las rocas lunares de las misiones Apolo de la NASA.

Los investigadores aún no están seguros de cómo pudo haberse desprendido el asteroide de la Luna; algo que se debe, en gran parte, al hecho que no hay otros asteroides conocidos con orígenes lunares.

«Miré a través de todos los espectros de asteroides cercanos a la Tierra a los que teníamos acceso, y nada coincidió», admitió Sharkey, el autor principal del artículo publicado hoy en Nature.

Un debate sobre los orígenes de Kamo'oalewa entre Sharkey y su asesor, el profesor asociado de ciencias lunares y planetarias de UArizona, Vishnu Reddy, llevó a otros tres años de búsqueda de una explicación plausible.

Después de perder la oportunidad de observar el asteroide en abril de 2020 debido a un cierre del telescopio por la pandemia de coronavirus, el equipo encontró la última pieza del rompecabezas este año.

«Esta primavera, obtuvimos observaciones de seguimiento muy necesarias y dijimos: ‘Vaya, es real’», contó Sharkey. «Es más fácil de explicar con la Luna que con otras ideas».

La órbita de Kamo'oalewa es otra pista de sus orígenes lunares. Su órbita es similar a la de nuestro planeta, pero con la una mínima inclinación. Su órbita tampoco es típica de los asteroides cercanos a la Tierra.

«Es muy poco probable que un asteroide cercano a la Tierra de tipo jardín se mueva espontáneamente a una órbita cuasi-satélite como la de Kamo'oalewa», explicó Renu Malhotra, coautor del estudio y profesor de ciencias planetarias de Arizona. «No permanecerá en esta órbita en particular por mucho tiempo, solo unos 300 años en el futuro, y estimamos que llegó a esta órbita hace unos 500 años».

Este fragmento de nuestro reflectante satélite natural es aproximadamente 4 millones de veces más débil que la estrella más tenue que el ojo humano puede ver en un cielo oscuro.

Fuente: UArizona. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario