Con una envergadura de siete metros y una boca llena de colmillos, un pterosaurio recién descubierto habría gobernado los cielos del noreste de Australia hace unos 110 millones de años.

Pterosaurio.

Impresión artística de un anhangueriano como T. shawi. Crédito: Adobe Stock.

Es la especie de pterosaurio más grande jamás encontrada en el continente, un hallazgo extremadamente importante que contribuye a nuestra comprensión de la diversidad de pterosaurios en Australia. Y habría sido una criatura digna de la madre de los dragones y rompedora de cadenas.

«Es lo más parecido que tenemos a un dragón de la vida real», dijo el paleontólogo Tim Richards de la Universidad de Queensland en Australia. «El nuevo pterosaurio, al que llamamos Thapunngaka shawi, habría sido una bestia temible, con una boca en forma de lanza y una envergadura de unos siete metros (23 pies)».

En esencia, era solo una calavera con un cuello largo, atornillado a un par de de alas largas.

«Esta cosa habría sido bastante salvaje. Habría proyectado una gran sombra sobre algún pequeño dinosaurio tembloroso que no lo habría escuchado hasta que fue demasiado tarde», agregó Richards.

Los restos de pterosaurios en Australia son extremadamente raros. Al igual que las aves de hoy, sus huesos —optimizados para el vuelo— eran huecos y quebradizos, por lo que muy pocos han sobrevivido hasta nuestros días. Se han descrito menos de 20 especímenes del continente, y solo se han nombrado tres, antes de T. shawi.

Thapunngaka shawi comparado con otros pterosaurios. Crédito: Tim Richards.

Además, solo dos pterosaurios australianos pertenecían a un grupo conocido como pterosaurios anhanguerianos, ambos provenientes del estado nororiental de Queensland. T. shawi marca el tercer anhangueriano proveniente de Australia; también es de Queensland.

Su descripción se basa en un fragmento de mandíbula inferior y lo que sabemos de otros pterosaurios anhanguerianos. Lleva el nombre del buscador de fósiles que lo descubrió, Len Shaw, e incorpora palabras del idioma de las personas de las Primeras Naciones que habitaron la región, la nación Wanamara.

«El nombre del género, Thapunngaka, incorpora thapun [ta-boon] y ngaka [nga-ga], las palabras de Wanamara para ‘lanza’ y ‘boca’, respectivamente», explicó el paleontólogo Steve Salisbury de la Universidad de Queensland.

Según la reconstrucción del equipo, el cráneo de T. shawi habría tenido alrededor de un metro de largo (3,3 pies), con alrededor de 40 dientes. La bestia habría volado sobre el mar interior de Eromanga que una vez dominó el este de Australia, usando su mandíbula larga y poderosa para sacar peces del agua.

Reconstrucción del cráneo de T. shawi. Crédito: Tim Richards.

De particular interés, encontraron los investigadores, fue una gran cresta ósea en la parte inferior de la mandíbula. Según lo que sabemos de los anhanguerianos, la mandíbula superior del animal también lucía tal cresta.

«Estas crestas probablemente jugaron un papel en la dinámica de vuelo de estas criaturas, y es de esperar que la investigación futura proporcione respuestas más definitivas», dijo Salisbury.

Es a partir de esta cresta que los investigadores estimaron el tamaño del pterosaurio; es, dijeron, la cresta mandibular más grande conocida de cualquier anhangueriano. Si sus estimaciones son correctas, T. shawi sería el tercer pterosaurio anhangueriano más grande conocido en todo el mundo.

Esto sugiere que los pterosaurios australianos rivalizaban con especies contemporáneas de otros continentes en términos de tamaño. Además, las similitudes anatómicas entre la mandíbula de T. shawi y las de otros pterosaurios australianos sugieren que puede haber habido una diversificación de especies de pterosaurios locales alrededor del mar de Eromanga.

«Es bastante sorprendente que existan fósiles de estos animales», reconoció Richards. «Según los estándares mundiales, el registro de pterosaurios australianos es pobre, pero el descubrimiento de Thapunngaka contribuye en gran medida a nuestra comprensión de la diversidad de pterosaurios australianos».

La investigación se ha publicado en el Journal of Vertebrate Paleontology.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ago 12, 2021
18:44
#1 HORACIO:

Uffffffffff debio ser terrible………si una gran aguila lo es hoy no quiero imaginar esto volandoen la antiguedad …..yo creo que algun dia daran con restos de un verdadero dragon.!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario