Hasta ahora se creía que eran pisadas de oso...

Pisada misteriosa (izquierda) comparada con la de un A. afarensis (derecha) en Laetoli. Crédito: McNutt et al., Nature, 2021.

Hace unos asombrosos 3,7 millones de años, una especie desconocida caminó sobre dos piernas a través de un manto de ceniza volcánica en lo que ahora es el norte de Tanzania. Estos pasos, inmortalizados por la ceniza volcánica que se convierte gradualmente en roca, fueron desenterrados en 1978 y descartados por error como si fueran osos.

Pero no todos estuvieron de acuerdo.

«La identificación confiable de estas enigmáticas huellas en el sitio A de Laetoli será imposible hasta que estén más completamente limpiadas y seguidas lateralmente», argumentaron los antropólogos de la Universidad de California, Tim White y Gen Suwa, en 1987.

Más de cuarenta años después del descubrimiento, el antropólogo de la Universidad de Ohio Ellison McNutt y sus colegas hicieron precisamente eso y compararon las cinco pisadas consecutivas con la locomoción de osos (Ursus americanus), chimpancés (Pan troglodytes) y humanos.

Su análisis sugiere que las pisadas eran de una especie desconocida de primate bípedo que claramente difería de las huellas dejadas por otra especie de homínido que quedó cerca.

Entre huellas

La pista de Laetoli contó con la asombrosa cantidad de 18.400 impresiones de pasos de animales, incluidas huellas de hienas, jirafas y avestruces, y homínidos que caminaban de una manera similar a la nuestra.

Si bien asignar pisadas a esqueletos y especies es un asunto complicado, los investigadores ahora están bastante seguros de que esas huellas en los sitios G y S pertenecían al Australopithecus afarensis, la misma especie que la famosa Lucy. Las huellas atribuidas al A. afarensis sugieren homínidos que medían entre 111 y 168 centímetros (3,7 - 3,8 pies) de altura.

Las pisadas misteriosas del Sitio A provienen de un individuo más pequeño, más cercano a los 100 cm de altura. Esto podría significar que las impresiones fueron hechas por un niño, pero McNutt y su equipo creen que las diferencias morfológicas indican lo contrario.

a, Un modelo del sitio A generado mediante fotogrametría que muestra las cinco huellas de homínidos. b, Mapa de contorno correspondiente del sitio generado a partir de un escaneo de superficie 3D con barra de escala. c, Mapa de las localidades 7 y 8 de Laetoli, que indica las posiciones de las vías bípedas A, G y S (redibujado de la ref. 49). d, e, Mapas topográficos de las dos huellas A mejor conservadas, A2 (d) y A3 (e).

El tamaño total de las huellas era parecido al de un oso, con un pie inusualmente ancho pero corto. La especie misteriosa imprimió claramente un dedo gordo del pie, con un segundo dedo igualmente alargado y un talón ancho. Los chimpancés y los osos tienen talones comparativamente estrechos. Los osos también tienden a dar pasos con los pies mucho más separados y no hay signos de marcas de garras.

Las huellas bípedas en el Sitio A mostraban un movimiento extraño que implicaba que cada pie cruzara de lado a lado y se colocara en el suelo del talón a la punta. Esto resultó en una huella izquierda que estaba más a la derecha que la huella derecha, y viceversa.

Por supuesto, la marcha inusual también podría haber sido causada por un individuo que camina espontáneamente de manera anormal en ese punto clave de sus viajes, como después de casi caerse. Quizás el terreno fue un factor; pero desde saltar hasta andar de puntillas, los humanos tampoco son conocidos por moverse siempre de la misma manera, particularmente cuando somos jóvenes.

La imagen de la izquierda muestra el escaneo 3D original. La imagen de la derecha destaca las impresiones propuestas para los dedos de los pies (círculos azules) y el relleno de la matriz (verde), así como la evidencia potencial de la movilidad del mediopié (rojo).

La huella del dedo gordo del pie sobresale hacia un lado más de lo que estaría formado por nuestros propios pies, pero no tanto como en el pie de un chimpancé —una posible señal de dedos para aferrarse a ramas—. También hay un indicio de una cresta elevada que puede indicar la movilidad del mediopié —otro rasgo útil para trepar a los árboles—.

Plétora de homínidos

En un comentario adjunto publicado con el nuevo análisis, la paleoantropóloga del Instituto Max Planck, Stephanie Melillo, señala que los fósiles del pie «Burtele» de Etiopía también mostraban rasgos similares de agarre en el pie, como un dedo opuesto.

Pero el dedo gordo de esta especie es claramente más grande que su segundo dedo. Se desconoce cuánta variación en esto existe entre los individuos de esta misteriosa especie.

Gráfico que compara la longitud del pie con el ancho del antepié en humanos adultos y jóvenes y chimpancés bípedos, las huellas humanas del Pleistoceno en Engare Sero y las huellas de Laetoli. Las líneas representan la regresión de mínimos cuadrados ordinarios y las bandas sombreadas representan el intervalo de confianza del 95 % de la regresión. Los datos se analizaron a partir del número total de huellas individuales indicadas en la leyenda de la figura. Los marcadores de huella de Laetoli están ligeramente agrandados para mayor claridad.

En la década de 1970, A. afarensis era el pariente humano más antiguo conocido, por lo que los investigadores pensaron que era nuestro antepasado directo. Los nuevos hallazgos de fósiles desde entonces han demostrado que las cosas eran mucho más complicadas, con múltiples especies de homínidos coexistiendo durante el mismo período de tiempo. Esta nueva investigación se suma a este mosaico matizado.

En conjunto, McNutt y el equipo concluyen que existe una creciente evidencia de que varias especies de homínidos usaron una variedad de formas de pies para vagar por África durante este período de nuestra historia verdaderamente antigua.

Su investigación fue publicada en Nature.

Fuente: SciAl. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Dic 1, 2021
18:18
#1 HORACIO:

POSIBLEMENTE LOS ANIMALES Y ESTE ANTEPASADO ., ESCAPANDO DE LAS CENIZAS DE UN VOLCAN...LA HISTORIA SE VA A REPETIR.....SI MUERE LA FLORA Y FAUNA ...NO DURAMOS MAS QUE SEMANAS DE AGONIA.....EN 3.7 MILLONES DE AÑOS ME PREGUNTO CUANTAS VECES YA PASO...en una antiguedad de 7.000 años que es un pestaneo comparando a esa antiguedad ! no tenemos ni una idea de como estaba la civilizacion 10.000 años atras

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario