Una exploración en uno de los lugares más profundos de la Tierra ha capturado imágenes poco comunes de lo que se cree que son tres nuevas especies del esquivo snailfish (pez baboso).

snailfish2-news

Con la participación de 40 científicos de 17 naciones diferentes, incluidos el doctor Alan Jamieson y el doctor Thomas Linley, de la Universidad de Newcastle, Reino Unido, la expedición a la Fosa de Atacama ha descubierto una gran cantidad de información sobre la vida en uno de los lugares más profundos del mundo.

Entre los nuevos descubrimientos están lo que el equipo cree que son tres nuevas especies de peces babosos. Temporalmente llamado «el pez serpiente Atacama rosado, azul y morado», el video muestra a los peces alimentándose e interactuando en su mundo secreto a 7.500 metros bajo la superficie.

Estos peces son parte de la familia Liparidae y no se ajustan a la imagen estereotipada preconcebida de lo que debería ser un pez de aguas profundas. En lugar de dientes gigantes y una estructura amenazante, los peces que deambulan en las partes más profundas del océano son pequeños, translúcidos, carentes de escamas y muy hábiles para vivir donde pocos otros organismos pueden hacerlo.

«Hay algo sobre el snailfish que les permite adaptarse a la vida muy profunda. Más allá del alcance de otros peces están libres de competidores y depredadores», dice en un comunicado el doctor Thomas Linley, de la Universidad de Newcastle, Reino Unido. «Como muestra claramente el video, hay muchas presas de invertebrados y los snailfish son los principales depredadores, parecen estar bastante activos y se ven muy bien alimentados», añade.

«Su estructura gelatinosa significa que están perfectamente adaptados para vivir a una presión extrema y, de hecho, las estructuras más duras en sus cuerpos son los huesos en su oído interno que les dan equilibrio y sus dientes. Sin la presión extrema y el frío para sostener sus cuerpos, son extremadamente frágiles y se derriten rápidamente cuando llegan a la superficie», detalla.

'Snailfish' (pez baboso) de la fosa de Atacama.

‘Snailfish’ (pez baboso) de la fosa de Atacama.

Sorprendentemente, el equipo logró atrapar una de las nuevas especies de estos peces similares a caracoles que siguieron a su presa de anfípodo en una de las trampas deplegadas en el lugar. El espécimen único estaba en muy buenas condiciones y, después de una cuidadosa preservación, está siendo descrito por el equipo de Newcastle con la ayuda de colegas de Estados Unidos y el Museo de Historia Natural de Londres.

Tecnología para la exploración ultraprofunda

La fosa de Atacama, una zanja de casi 6.000 kilómetros de largo y más de 8.000 metros de profundidad, se extiende a lo largo de la costa oeste de América del Sur. Los científicos e ingenieros de la Universidad de Newcastle han sido pioneros en el uso de tecnología para explorar estos entornos ultraprofundos durante los últimos cinco años. Hasta la fecha han completado casi 250 implementaciones de sus novedosos «aterrizadores» equipados con cámaras y trampas capaces de soportar la enorme presión océanica, según explican.

fosa-atacama-criaturas

En esta última expedición a la fosa de Atacama, en el SE Pacífico frente a la costa de Perú y Chile, el equipo desplegó su sistema de cámaras HD 27 veces desde 2.537 metros hasta el punto más profundo, Richard’s Deep, a poco más de 8.000 metros. Se grabaron más de 100 horas de video y se tomaron 11.468 fotografías en el fondo del mar.

Además de las especies de snailfish, el equipo también filmó algunas imágenes asombrosamente raras de isópodos de patas largas, conocidos como Munnopsids, que son del tamaño de una mano adulta. Estos crustáceos tienen cuerpos pequeños, patas extraordinariamente largas y nadan hacia atrás y hacia abajo, impulsándose con paletas en su lado ventral —su «barriga»— antes de enderezarse sobre el lecho marino y desplegar sus largas patas para caminar como una araña.

fosa-atacama-criaturas2

«No sabemos qué especies de Munnopsid son éstas, pero es increíble haberlas atrapado en acción en su hábitat natural, especialmente el cambio que hacen cuando pasan de nadar a caminar», concluye Linley.

Fuente: Newcastle University. Edición: EP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Sep 11, 2018
0:55
#1 HORACIO:

Ufffffffff ….TANTO QUE NO CONOCEMOS DE NUESTRO PLANETA…..y queremos saber que hay en marte…ja

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario