Un viaje submarino hacia el lugar más profundo del planeta mostró algunos resultados poco naturales.

Desecho plástico detectado en la Fosa de las Marianas (círculo rojo). Crédito: Atlantic Productions for Discovery Channel.

A bordo de un batiscafo (sumergible), el empresario Victor Vescovo descendió 10.927 metros hasta llegar a la abismal profundidad de la fosa de las Marianas, en el océano Pacífico. Logró así romper por unos pocos metros el récord de la inmersión más profunda realizada por un ser humano; superando el obtenido por el oceanógrafo Don Walsh en 1960 (10,916 m) y el más reciente del cineasta James Cameron en 2012 (10,908 m).

Tras permanecer cuatro horas haciendo observaciones desde el sumergible especialmente preparado, Vescovo y su equipo encontraron varias especies, desde artrópodos con patas largas y antenas hasta «cerdos de mar» translúcidos, similares a un pepino de mar.

Un aterrizador robótico fotografía artrópodos y al sumergible en la Fosa de las Marianas. Crédito: Atlantic Productions for Discovery Channel.

Sin embargo, lo más impactante fue encontrar objetos de plástico tales como bolsas y envolturas de golosinas. «Fue muy decepcionante ver la contaminación humana obvia en el punto más profundo del océano», dijo el empresario al ser entrevistado por Reuters.

Estudios previos sobre muestras recogidas en la Fosa de las Marianas han demostrado que los anfípodos llamados hirondellea gigas tenían microplásticos en sus entrañas. Pero no solo eso, también radiocarbono.

Los anfípodos que escudriñan las oscuras profundidades se alimentan de materia orgánica que se precipita allí. Al comer los restos de animales que fueron expuestos a la actividad de las pruebas nucleares de la Guerra Fría, los cuerpos de los anfípodos se infundieron con radiocarbono —el isótopo carbono-14 o «carbono bomba»—.

Aunque parezca increíble, la contaminación del hombre ha llegado hasta los más de 11.000 metros de profundidad, donde también pone en riesgo la vida que la habita.

El hirondellea gigas (izquierda) vive en la Fosa de las Marianas. Es una de las muchas criaturas afectadas por las armas nucleares probadas décadas atrás. Crédito: Daiju Azuma, CC BY 2.5/U.S. Department of Energy.

Fuente: Daily Mail.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario