El genio serbocroata no estaba de acuerdo con los supuestos básicos de la teoría cuántica, y por ello desarrolló una teoría del cosmos basada en el éter, acercándose notablemente a la visión china de la naturaleza.

Nikola Tesla.

Crédito: Hubble/MysteryPlanet.com.ar.

A diferencia de la ciencia europea, la filosofía natural china se basa en principios asociativos más que analíticos. En el corazón de la visión china de la naturaleza se encuentra la teoría del yin-yang.

Comenzando con la noción de Tao (la madre del yin y el yang), los chinos concluyeron que el universo es una manifestación de fuerzas opuestas y complementarias. La interacción entre el yin y el yang fue el comienzo de la Creación y condujo al desarrollo de la vida en la Tierra.

Los chinos dijeron: «Cuando el yin y el yang, inicialmente unidos, se separaron para siempre, las montañas derramaron agua». El agua es predominantemente yin, las montañas en su mayoría yang.

Una vez que los chinos llegaron a la conclusión de que la naturaleza opera sobre un principio binario, clasificaron todos los fenómenos y procesos imaginables como una interacción del yin y el yang.

La clasificación incluía fenómenos y procesos tanto ponderables como imponderables: cielo (el cosmos) y tierra, día y noche, positivo y negativo, avance y retroceso, masculino y femenino, crecimiento y decadencia, algo y nada, fuerte y débil, movimiento y reposo, espacio y tiempo, etc.

Qi

Los chinos tienen una palabra especial para describir la tensión entre los opuestos yin-yang: qi (o chi). Dondequiera que haya opuestos, hay qi. La tensión de empujar y tirar entre dos imanes es una manifestación del qi, pero también lo son la tensión en un partido de tenis muy disputado y la tensión sexual entre hombres y mujeres.

Los chinos dijeron: «El Qi reside en tensión». Y la palabra está asociada con el magnetismo. De hecho, la palabra china moderna para electricidad incluye el carácter de qi.

Cuadro de agua-montaña. El agua es principalmente yin, la montaña es principalmente yang.

El primer carácter escrito para qi data de la dinastía Shang (circa 1600-1046 a.C.) y nos da una idea de cómo los chinos percibían el qi. El pictograma consta de tres líneas horizontales onduladas que sugieren una onda continua.

Qi.

Los eruditos traducen qi de diversas formas: como aliento cósmico, éter, espíritu o fuerza vital, entre otros. El sinólogo Joseph Needham, tomando prestado un concepto de física cuántica, tradujo qi como ‘materia-energía’. El Qi como producto del yin y el yang no tiene un verdadero equivalente en otras culturas y es mejor dejarlo sin traducir.

Excepcionalmente, el sistema yin-yang se adapta tanto al magnetismo como a la gravedad. El pictograma chino para la gravedad es un carácter compuesto formado por dos pictogramas diferentes. Uno significa ‘Pesado’, el otro ‘Fuerza’. La siguiente imagen muestra la atracción gravitacional del sol sobre la tierra y la tierra sobre la luna. Dada la dinámica en juego, el nombre chino de gravedad—’fuerza pesada’— tiene sentido.

En el sistema yin-yang, la gravedad y el magnetismo son manifestaciones del qi.

En el universo yin-yang, los patrones orbitales son una interacción de fuerzas opuestas. Los planetas permanecen en sus órbitas mediante el empuje rotacional (yang) y la atracción gravitacional (yin). Nacidos de los escombros del Big Bang, finalmente se establecieron en una órbita donde el qi entre el tirón del sol y el empuje de rotación es más agudo. El universo está impregnado de qi que media todos los procesos, incluida la gravedad y los fenómenos magnéticos.

Éter

En Europa, el equivalente más cercano a la noción china de qi es el éter luminífero. La palabra tiene raíces antiguas, pero se usó comúnmente hasta finales del siglo XIX.

En los primeros días de la comunicación por radio, la gente asumía que las ondas de radio viajaban a través del éter, pero en 1887 los científicos intentaron detectarlo sin éxito. Posteriormente, la teoría de la relatividad de Einstein no requería la existencia de un éter, y las especulaciones sobre su posible existencia fueron virtualmente exiliadas de la teoría cuántica.

En 1919, Einstein se convirtió en una celebridad mundial cuando los científicos observaron que la luz (fotones) que viaja desde estrellas distantes a la Tierra se curva por el impacto gravitacional del sol. Posteriormente concluyeron que el espacio es curvo, basándose en la suposición de que la luz (la trayectoria de los fotones) y el espacio son fenómenos intercambiables.

Este uso acrítico de la palabra ambigua «espacio» hizo que generaciones de físicos comenzaran con el pie izquierdo. El espacio significa cosas diferentes para físicos, astronautas y arquitectos.

La desviación de la trayectoria de los fotones llevó a la noción de espacio curvo.

Tesla fue uno de los pocos científicos que cuestionó la noción de espacio curvo. «Sostengo que el espacio no se puede curvar, por la sencilla razón de que no puede tener propiedades», dijo. «Bien podría decirse que Dios tiene propiedades, pero no las tiene; son solo atributos, y estos son de nuestra propia creación».

En cambio, Tesla argumentó que el éter luminífero es un campo electromagnético y el medio para la propagación de la luz (luminífero significa ‘portador de luz’). El genio escribió:

«Solo la existencia de un campo de fuerza (etéreo) puede explicar los movimientos de los cuerpos como se observa, y su suposición prescinde de la curvatura espacial. Toda la literatura sobre este tema es inútil y está destinada al olvido. También lo son todos los intentos de explicar el funcionamiento del universo sin reconocer la existencia del éter y la función indispensable que desempeña en los fenómenos».

Sorprendentemente, Einstein simpatizó con el argumento de Tesla. En 1919 dio una conferencia en la ciudad holandesa de Leiden, donde señaló que la relatividad no requiere el éter, pero no excluye su posible existencia.

Einstein dijo: «Negar el éter es, en última instancia, asumir que el espacio vacío no tiene cualidades físicas de ningún tipo».

Hoy en día, casi ningún físico cuántico acepta la posible existencia del éter y afirma que Einstein estaba equivocado.

Tesla desarrolló su teoría del éter entre 1893 y 1894, mucho antes de que la revolución cuántica eclipsara su trabajo. En un artículo escrito en 1930, El mayor logro del hombre, Tesla resumió sus puntos de vista para la posteridad:

«Toda la materia perceptible proviene de una sustancia primaria, o tenuidad más allá de la concepción, llenando todo el espacio, el akasha o éter luminífero, sobre el cual actúa el Prana dador de vida o la fuerza creativa, llamando a la existencia, en ciclos infinitos todas las cosas y fenómenos».

Ocho siglos antes, el filósofo y cosmólogo chino Zhou Dun-yi explicó la naturaleza en términos similares. Zhou integró la llamada teoría de los Cinco Elementos en el sistema yin-yang. En el diagrama de Zhou, la Polaridad Suprema (Taijitu) produjo la fuerza cósmica positiva yang y la fuerza cósmica negativa yin a partir de una abundancia de qi. Mediados por el qi, el yin y el yang crearon los cinco elementos: metal, madera, agua, fuego y tierra.

El diagrama de la Polaridad Suprema, la teoría unificada de la naturaleza de Zhou Dun-yi.

Como Tesla, Zhou Dun-yi definió la naturaleza como un proceso de transformación. Los Cinco Elementos, o Wu Xing, se conciben como principios materiales más que como cosas concretas. Xing pretendía hacer o actuar. La interacción del yin y el yang a través de diferentes combinaciones de los cinco agentes genera todas las cosas en un proceso de cambio y transformación sin fin.

Zhou Dun-yi, como todos los filósofos chinos, se inspiró en el Libro de las Mutaciones, el «manual» del universo yin-yang. Integró la teoría de los Cinco Elementos en el sistema yin-yang para proponer una teoría unificada de la naturaleza. Y si bien su Diagrama de la Polaridad Suprema no explica los procesos mecánicos, orgánicos y magnéticos de la naturaleza, conceptualmente los acomoda a todos.

Zhou Dun-yi. Crédito: Shizhao.

En los últimos 100 años, los físicos han propuesto una gran cantidad de nuevas teorías que se basan en la relatividad y la teoría cuántica de Einstein. Utilizando extrapolaciones matemáticas, han propuesto agujeros de gusano, materia oscura, agujeros negros, teoría de cuerdas y otras abstracciones matemáticas que los alejan cada vez más del conocimiento experiencial.

Los avances recientes en neurofisiología han alimentado el interés por la conciencia en las últimas décadas y han acercado un poco más la ciencia y las humanidades. La idea de que el universo en sí es consciente resuena tanto entre los científicos como entre el público en general. Lo más probable es que el universo haya creado las condiciones que hicieron posible el desarrollo de la conciencia.

De cualquier manera, la teoría del éter de Tesla ofrece un mejor marco para explorar estas y otras preguntas existenciales que la mecánica cuántica teórica convencional. Tesla tenía una visión de la ciencia centrada en el ser humano. Esto es evidente en el ya mencionado ensayo El mayor logro del hombre, en el que celebraba el éter. En el párrafo inicial escribe:

«Cuando nace un niño, sus órganos de los sentidos se ponen en contacto con el mundo exterior. Las ondas de sonido, calor y luz golpean su débil cuerpo, sus sensibles fibras nerviosas tiemblan, los músculos se contraen y se relajan en obediencia: un jadeo, una respiración, y en este acto un pequeño motor maravilloso, de inconcebible delicadeza y complejidad de la construcción, a diferencia de cualquier otra en la tierra, está ligada a la rueda del Universo».

Por Jan Krikke. Edición: MP.

3 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 3 comentarios
Comentarios
Jun 27, 2021
0:34
#1 joaquin:

Entre yin-yang; el cielo y la tierra, se mueve el ser humano, olvida éste comentario la relación qi, con el hombre, por tanto olvida el qi-gong; y el Tai_qi; es decir el “trabajo de la energía vital” y “la gran energía vital”, estas dos técnicas son inseparables, una se refiere a la energía vital del hombre; y la otra su relación con la energía vital externa a su cuerpo. En resumen si no practicas estas técnicas, es imposible conocer la energía vital en Ti, y se puede especular académicamente su existencia o no, pero para el practicante es más que evidente que existe y la trabaja y la dirige dónde su voluntad quiera. Ésto es incuestionable para los que practicamos esas técnicas milenarias, y dominamos esas fuerzas de la naturaleza, cuyas aplicaciones son infinitas, el mejor ejemplo es la “Medicina China”, de hecho en la asignatura de medicina china entra el estudio y el trabajo consciente de la energía vital o qi, y se puede suspender en dicha carrera es qi-gong, y no obtener el título, así que menos academia, y más práctica

Reply to this commentResponder

Jun 27, 2021
1:21
#2 HORACIO:

FUEGO ,AIRE,AGUA Y TIERRA ……Y EL 5 ” ELEMENTO el ETER.!!!!!! sin este ultimo los anteriores cuatro no podrian interactuar ,Akhasa es una palabra sánscrita que significa éter. El éter es el quinto elemento, que amalgama y da sentido a los otros cuatro: fuego, aire, agua y tierra. Es la energía primordial de luz de la que parte todo antes de tomar forma material, la energía sutil que nos rodea y representa a la conciencia. Es también el principio que liga y mantiene unidos a los otros cuatro elementos, la energía que da cohesión a todas las demás. El éter, el akasha o la luz astral, es la sustancia primaria de la que todas las cosas han sido formadas. …SIN ESTE ELEMENTO NADA PODRIA EXISTIR ., es casi el soplo creador de un DIOS que genera vida.! GRANDE TESLA !!!

Reply to this commentResponder

Jun 27, 2021
12:44
#3 Napoleón S. Oliveros:

Descartar una teoría del hombre que construía lo qué decía que se podía hacer, es una gran torpeza.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario