La colección de especies de bacterias y hongos que viven entre nosotros es cada vez mayor, y esto no es una excepción en entornos de baja gravedad, como la Estación Espacial Internacional (EEI).

Bacterias.

Methylobacterium jeotgali. (Aslam et al, Int. J. Syst. Evol. Microbiol. 2007).

Investigadores de Estados Unidos e India que trabajan con la NASA ahora han descubierto cuatro cepas de bacterias que viven en diferentes lugares de la EEI, tres de las cuales eran, hasta ahora, completamente desconocidas para la ciencia.

Tres de las cuatro cepas se aislaron en 2015 y 2016: una se encontró en un panel superior de las estaciones de investigación de la EEI, la segunda se encontró en la Cúpula, la tercera se encontró en la superficie de la mesa del comedor; y la cuarta se encontró en un antiguo filtro HEPA devuelto a la Tierra en 2011.

Las cuatro cepas pertenecen a una familia de bacterias que se encuentran en el suelo y el agua dulce; participan en la fijación de nitrógeno, el crecimiento de las plantas y pueden ayudar a detener los patógenos de las plantas. Básicamente, buenas bacterias para tener si estás cultivando cosas.

Quizás se pregunte qué estaban haciendo esas bacterias del suelo en la órbita terrestre. La respuesta responde a que los astronautas que viven en la estación espacial han estado cultivando pequeñas cantidades de alimentos durante años, por lo que no es sorprendente que hayamos encontrado microbios relacionados con las plantas a bordo.

Una de las cepas —el hallazgo del filtro HEPA— se identificó como una especie conocida llamada Methylorubrum rhodesianum. Las otras tres fueron secuenciadas y se encontró que todas pertenecen a la misma especie, previamente no identificada, y las cepas se denominaron IF7SW-B2T, IIF1SW-B5 e IIF4SW-B5.

El equipo, dirigido por Swati Bijlani, genetista de la Universidad del Sur de California, ha propuesto llamar a la nueva especie Methylobacterium ajmalii en honor a Ajmal Khan, un renombrado científico indio en biodiversidad. Este nuevo hallazgo también está estrechamente relacionado con una especie ya conocida llamada M. indicum.

«Para cultivar plantas en lugares extremos donde los recursos son mínimos, el aislamiento de nuevos microbios que ayuden a promover el crecimiento de las plantas en condiciones estresantes es esencial», explicaron en un comunicado de prensa dos miembros del equipo, Kasthuri Venkateswaran y Nitin Kumar Singh del JPL de la NASA.

Teniendo en cuenta que ya sabemos que estos microbios pueden sobrevivir a las duras condiciones de la EEI, el equipo sometió las cuatro cepas a un análisis genético para buscar genes que podrían usarse para ayudar a promover el crecimiento de las plantas.

La astronauta e ingeniera de vuelo de la NASA Kate Rubins observa las plantas de rábano que crecen en la estación espacial como parte de un experimento para evaluar la nutrición y el sabor de las plantas.

«El conjunto de la secuencia del genoma completo de las tres cepas de la EEI que se informa aquí, permitirá la caracterización genómica comparativa de éstas con sus homólogas de la Tierra en estudios futuros», escribe el equipo en su estudio.

«Esto ayudará aún más en la identificación de determinantes genéticos que podrían ser potencialmente responsables de promover el crecimiento de las plantas en condiciones de microgravedad y contribuir al desarrollo de cultivos de plantas autosostenibles para misiones espaciales a largo plazo en el futuro».

Los investigadores encontraron que una de las cepas de la EEI, IF7SW-B2T, tenía genes prometedores involucrados en el crecimiento de las plantas, incluido un gen para una enzima esencial para la citoquinina, que promueve la división celular en raíces y brotes.

Hay mucha más investigación por hacer aquí: los científicos reconocen que apenas han arañado la superficie de la diversidad microbiana en la estación espacial. Ya se han recolectado alrededor de 1,000 muestras, pero aún están esperando un viaje de regreso a la Tierra.

¡Imagínense los emocionantes microbios espaciales que aún no hemos descubierto!

La investigación se ha publicado en Frontiers in Microbiology.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario