Recientemente, e inspirados en el robot que cambia de forma T-1000 de la película Terminator 2, científicos de la Universidad de Wollongong han creado un efecto de «latido cardíaco» en el metal líquido, lo que hace que el metal vibre rítmicamente de forma similar a un corazón palpitante. En el siguiente videoprograma, David Parcerisa analiza la posibilidad que esta tecnología pueda ser el resultado del estudio de naves alienígenas siniestradas.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario