El hielo formado por agua de la superficie del cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko aparece y desaparece en un patrón cíclico relacionado con las condiciones de iluminación locales. Las mediciones de la nave Rosetta, la sonda de la Agencia Espacial Europea (ESA) que orbita alrededor de este cuerpo celeste, revelan que la abundancia de agua en algunas áreas del cometa aumenta cuando está expuesta a las sombras y disminuye cuando recibe la luz del sol.

El espectrómetro VIRTIS de la nave ha permitido registrar la abundancia de hielo en el cuello del cometa 67P y descubrir que, cuando está iluminado por el Sol, el aumento de temperatura en la superficie provoca la liberación de vapor o gas de agua.

El espectrómetro VIRTIS de la nave ha permitido registrar la abundancia de hielo en el cuello del cometa 67P y descubrir que, cuando está iluminado por el Sol, el aumento de temperatura en la superficie provoca la liberación de vapor o gas de agua.

Según reporta la revista Astrobiology, se trata del «mecanismo que repone la superficie del cometa con hielo fresco en cada rotación», es decir, «lo que mantiene el cometa vivo».

Un equipo de científicos italianos estudió un conjunto de datos tomados en septiembre de 2014, y se concentró en una región en un kilómetro cuadrado en el cuello del cometa. En ese momento, la roca estaba a unos 500 millones de kilómetros del Sol y esta zona era una de las más activas.

Al girar el cometa, que tarda un poco más de 12 horas en realizar una vuelta completa, las distintas regiones experimentan diversas iluminaciones.

Los autores del estudio proponen que un ciclo diario similar puede explicar las observaciones de la desgasificación del agua en los cometas 9P/Tempel 1 y 103P/Hartley 2 e indican que podría ser un proceso general que actúa sobre estos objetos celestes.

Los autores del estudio proponen que un ciclo diario similar puede explicar las observaciones de la desgasificación del agua en los cometas 9P/Tempel 1 y 103P/Hartley 2 e indican que podría ser un proceso general que actúa sobre estos objetos celestes.

«Vimos la firma reveladora de hielo de agua en los espectros de la región de estudio, pero sólo cuando ciertas partes se situaron en la sombra», explicó la investigadora Cristina de Sanctis, del Instituto de Astrofísica de Italia. «Por el contrario, cuando el Sol brillaba en estas regiones, el hielo desaparecía. Esto indica un comportamiento cíclico de hielo de agua durante cada rotación del cometa», ha apuntado en un comunicado.

Los científicos ahora están ocupados analizando los datos recogidos en los siguientes meses, ya que la actividad del cometa aumentó debido a su máxima aproximación al Sol.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario