La señal Wow! es la denominación por la cual se conoce en círculos astronómicos la captación de una señal de radio que podría tener un origen extraterrestre y haber sido emitida por seres inteligentes.

El 15 de agosto de 1977 a las 23:16, el radiotelescopio Big Ear recibió una señal de radio de origen desconocido durante exactamente 72 segundos proveniente de la zona oriental de la constelación de Sagitario y alcanzando una intensidad 30 veces superior al ruido de fondo.

De acuerdo con el protocolo utilizado, esta señal no fue grabada sino que fue registrada por la computadora del observatorio en una sección de papel continuo diseñada para tal efecto. Unos días después, el joven profesor de la Universidad Estatal de Ohio Jerry R. Ehman, que estaba trabajando como voluntario en el proyecto SETI revisando los registros de la computadora, descubrió la señal anómala más intensa que se hubiera detectado hasta entonces por un radiotelescopio. La señal fue conocida como Wow! debido a la anotación que Jerry Ehman hizo en el papel continuo, denotando su sorpresa y emoción. La secuencia de dicha señal fue: 6EQUJ5.

Señal Wow!

Durante muchos años se ha investigado el origen de la señal. Las explicaciones van desde el mensaje de una civilización extraterrestre inteligente, hasta alguna interferencia cercana al radiotelescopio. Ninguno de los intentos posteriores de obtener una señal de la misma dirección han encontrado nada inusual.

Un artículo reciente afirmó haber rastreado la señal hasta la estrella 2MASS 19281982-2640123, en la constelación de Sagitario a 1800 años luz de la Tierra, pero sigue siendo una teoría.

Ahora, un científico asegura haber identificado Wow! como la fuga de un rayo de energía propulsor de una nave espacial extraterrestre.

«La radiación de fuga más observable de una civilización avanzada bien puede provenir del uso de rayos de energía para acelerar las naves espaciales y transferir energía. Los rayos de energía ahora son más creíbles porque estamos construyendo los nuestros: el proyecto Starshot planea lanzar sondas a estrellas cercanas en este siglo, haciendo de los rayos de energía un concepto de fuente creíble. Y la transmisión de energía se está desarrollando para aplicaciones militares, donde se denomina “energía dirigida”», escribe James Benford, físico de plasma y director ejecutivo de Microwave Sciences, en un artículo publicado en el blog de astronomía Centauri Dreams.

Benford compara la señal Wow! con aquella emitida por los poderosos rayos láser que se proponen para impulsar velas ligeras (Lightsails) a estrellas cercanas y a las armas de «energía dirigida» que están desarrollando los militares para atacar y destruir sin explosivos.

Concepto de LightSail.

En su resumen, el físico propone que la fuga (energía que no golpea directamente el objeto propulsado) podría ser lo suficientemente poderosa como para ser vista por otras especies inteligentes cercanas, y muestra cómo explicaría los cuatro parámetros de la señal Wow!: la densidad de potencia recibida, la duración de la señal, su frecuencia y su tiempo de visita. El último parámetro es el intervalo hasta que se vuelve a ver la señal y Benford explica que es el argumento menos discutido pero posiblemente el más fuerte para la fuga del haz de energía.

«La observación de la señal nunca se ha repetido. Tomo esta ausencia como una pista de su origen», señala.

La fuga de un rayo dirigido de alta potencia alrededor del vehículo aún sería poderosa, lo que explica el parámetro 1. El Big Ear se fijó en orientación, rotando con la Tierra, y la duración de la Wow! La señal —38 segundos— coincidió con la duración del modelo de un rayo de energía de otro sistema estelar —36 segundos—, explicando el parámetro 2. La señal estaba en la frecuencia de 1,42 GHz, un ancho de banda de radioastronomía protegido, por lo que no podría ser una transmisión desde la Tierra o sus satélites, parámetro 3. Finalmente, está el factor de recurrencia.

James Benford.

«El ángulo del haz irradiado con respecto a la trayectoria de la luz entre las dos estrellas es mayor que el ancho del haz. Por lo tanto, el rayo generalmente no es observable desde el sistema planetario objetivo. Si la Wow! estaba conduciendo una sonda a una estrella, esa estrella en ese momento estaba lejos de la dirección del rayo. La Tierra podría recibir accidentalmente la fuga del rayo, ya que las estrellas se mueven relativamente entre sí. Entonces, la radiación de fuga emitida por el rayo durante el lanzamiento de la sonda estelar, no se vería de nuevo desde la Tierra. Lo cual se ajusta a la ausencia de otras observaciones hasta la fecha», explica.

Benford concluye que los rayos de energía como sistema de propulsión son la explicación más creíble para la señal Wow! De hecho, el que nosotros estemos probando este tipo de tecnología, demuestra que otra civilización tecnológica del cosmos —algo más avanzada que la nuestra— ya pudo haberla desarrollado y usado hace tiempo.

También es una llamada de atención para que los esfuerzos de SETI se enfoquen en este tipo de tecnofirmas, buscando haces de energía aleatorios en lugar de señales de comunicación.

Fuente: MU. Edición: MP.

3 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 3 comentarios
Comentarios
Ene 25, 2021
22:28
#1 HORACIO:

– YA ESTAN DE LA NUCA .! EL COVID 19 HIZO ESTRAGOS EN EL CEREBRO DE ESTOS NABOS…..jajajaja le ratea el motor de la nave extraterrestre jajajajaj

Reply to this commentResponder

Ene 27, 2021
8:38
#2 rafael llopis b:

Todos aquellos que, de alguna forma, nos dedicamos a la electrónica, especialmente a comunicaciones y hemos estudiado seriamente los capítulos dedicados a la propagación de las ondas de RF, sabemos tanto por teoría como por la práctica que dichas ondas se propagan en línea recta y suelen rebotar en obstáculos que se interponen en su trayectoria, así es cuando a ciertas frecuencias de transmisión las podemos captar a muchos kilómetros de distancia ya que al ser ondas de la parte media-baja del espectro, no pueden atravesar la capa ionizada de la Tierra y son reconducidas hacia ella formando un ángulo produciéndose un salto favorable para cubrir distancias grandes. Estas frecuencias suelen ser las llamadas de onda corta, de no mas de unos 300 Mcs. En los rangos superiores del espectro y llegando a los Ghz, estas ondas son capaz de vencer la barrera de la capa ionosférica que rodea la Tierra y se dirijan al mas allá hasta que se encuentran un obstáculo y se redirijan, bien sea de vuelta a la Tierra o sigan otro camino hasta encontrar en su trayecto otro obstáculo y rebote con otro ángulo.
Por tanto, es posible que dicha señal bautizada como Wow sea residuos de ondas que en un tiempo se generaron en la Tierra.
No olvidemos que las ondas de radio viajan a razón de 300.000 Km. por segundo, es pues razonable que la distancia recorrida por Wow sea inconmensurable y se haya creído que es una señal procedente del mas allá. Es cierto, viene del “mas allá” pero generada en la Tierra.

Reply to this commentResponder

Ene 27, 2021
8:44
#3 rafael llopis b:

¿Alguien se ha leído textos que se analiza la propagación de las ondas de radio?

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario