Un pequeño satélite ha desplegado en el espacio una fina y reflectante lámina de 32 metros cuadrados de tereftalato de polietileno (PET). La meta: impulsarse gracias a la energía del Sol.

Llamada Lightsail 2, la nave fue lanzada hace un mes a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX, y ahora activada en la órbita terrestre pretende impulsarse en el espacio mediante los fotones del Sol, demostrando que esta tecnología alternativa de propulsión está suficientemente desarrollada.

«¡Despliegue completado!», tuiteó The Planetary Society, la organización responsable del proyecto. Los datos enviados por el satélite confirmaron la operación mecánica, que se espera que sea confirmada también visualmente mediante fotografías tomadas por la sonda más tarde.

Desde luego, el proceso requirió toda la atención de los operadores en la superficie. «Es un procedimiento manual de dos pasos, iniciado desde el equipo de sistemas en tierra», explican. «Primero, se “prepara” la vela para su despliegue, y luego se envía el comando pertinente. Si todo sale bien, entonces telemetría muestra un incremento del conteo del motor».

Y efectivamente así fue. El equipo confirmó el despliegue completo alrededor de las 14:50 ET de ayer martes.

La vela solar permanecerá en órbita alrededor de la Tierra y, si todo va bien, aumentará gradualmente su altitud gracias a la presión de las radiaciones solares.

¿Pero para qué podrían servir estas velas solares en el futuro?

De acuerdo con Bill Nye, director de The Planetary Society, podrían ser útiles para enviar misiones robóticas muy lejos, más allá de nuestro Sistema Solar, porque la nave, si bien al principio será más lenta que si estuviera equipada con un motor, acelerará progresivamente y al final alcanzará velocidades extraordinarias.

Fuente: AP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario