«Representa el cuasicristal antropogénico existente más antiguo que se conoce actualmente, con la propiedad distintiva de que el momento preciso de su creación está grabado de forma indeleble en la historia».

Nube en forma de hongo segundos después de la detonación del Gadget.

En julio de 1945, el ejército de los Estados Unidos realizó la primera prueba de bomba nuclear en Nuevo México, llamada «Trinity». El prototipo de arma de destrucción masiva, conocido como «Gadget», explotó y liberó una energía equivalente a unos 21 kilotones de TNT.

En la década de 1980, los científicos descubrieron que la explosión nuclear creó inadvertidamente un material completamente nuevo. La arena circundante, una torre de 90 pies y las líneas de transmisión de cobre se fusionaron para formar un material similar al vidrio llamado trinitita.

Dentro de esta trinitita, los científicos hallaron una forma rara de materia llamada «cuasicristal». En lugar de que los átomos estén dispuestos en un patrón que se repite en las tres dimensiones, como es el caso de los cristales ordinarios que se encuentran en la naturaleza, los cuasicristales tienen átomos que no están dispuestos en un patrón periódico.

La muestra de trinitita roja que contenía el cuasicristal. (Bindi et al., PNAS, 2021).

Parte de la trinitita que se formó en la explosión de 1945 tiene una simetría rotacional de 5 pliegues, lo que significa que los átomos están dispuestos de tal maneta que forman un sólido de 20 lados llamado icosaedro.

Esta simetría altamente inusual, que no es posible en la naturaleza, se describió en un nuevo artículo que se publicará en un próximo número de la revista Proceedings of the National Academy of Science.

Una vista aérea de la zona cero 28 horas después de la prueba Trinity, el 16 de julio de 1945. La explosión nuclear creó un cuasicristal recién descubierto que se formó en la fusión de la arena circundante, la torre de prueba y las líneas de transmisión de cobre.

La investigación podría arrojar luz sobre lo que ocurre exactamente durante las detonaciones de bombas nucleares y cómo afectan al entorno natural.

«Aquí, informamos el descubrimiento, en una muestra de trinitita roja, de una composición hasta ahora desconocida de cuasicristal icosaédrico, Si61Cu30Ca7Fe2», escribió el equipo internacional de investigadores en su artículo. «Representa el cuasicristal antropogénico existente más antiguo que se conoce actualmente, con la propiedad distintiva de que el momento preciso de su creación está grabado de forma indeleble en la historia».

«Los cuasicristales se forman en ambientes extremos que rara vez existen en la Tierra», dijo Terry Wallace, director emérito del Laboratorio Nacional de Los Alamos y coautor del artículo, en un comunicado. «Requieren un evento traumático con choque, temperatura y presión extremos. Normalmente no vemos eso, excepto en algo tan dramático como una explosión nuclear».

El único material comparable encontrado en la naturaleza, dicen los investigadores, es un meteorito que se remonta al menos a cientos de millones de años.

«Este cuasicristal es magnífico en su complejidad, pero nadie puede decirnos todavía por qué se formó de esta manera», explicó Wallace.

«Pero algún día, un científico o ingeniero se dará cuenta de eso, se levantará el velo que cubre nuestros ojos y tendremos una explicación termodinámica para su creación», agregó. «Entonces, espero, podamos utilizar ese conocimiento para comprender mejor las explosiones nucleares y, en última instancia, llevar a una imagen más completa de lo que representa una prueba nuclear».

Fuente: Futurism. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario