Este científico habría advertido, de antemano, que el desarrollo nuclear podría conducir a la destrucción misma de la Humanidad. Entonces, su decisión ética de desaparecer... en muy misteriosas circunstancias.

Enrico Fermi (1901-1954), físico italiano conocido por el desarrollo del primer reactor nuclear, pionero en el desarrollo de la teoría cuántica, el tema de los neutrinos y Premio Nobel de Física en 1938, dijo de Ettore Majorana (1906-???) que era una de las personas clave era el desarrollo de la Física Nuclear.

En concreto expresó: «Hay varias clases de científicos. Están los de segundo y tercer orden, que hacen correctamente su trabajo. Están los de primer orden, que hacen descubrimientos que abonan el progreso de la Ciencia. Y, luego, están los genios como Galileo o Newton. Ettore Majorana era uno de ellos».

Su capacidad mental excepcional le permitió predecir durante el año 1937 la existencia de unas partículas que, luego, fueron bautizadas como «Fermiones de Majorana», cuando los físicos experimentales lograron comprobar la realidad de su existencia, casi ocho décadas después, en 2014.

Enrico Fermi fue un físico Italiano naturalizado estadounidense conocido por el desarrollo del primer reactor nuclear y sus contribuciones al desarrollo de la teoría cuántica, la física nuclear y de partículas, y la mecánica estadística.

Empero, este reconocido investigador un buen día decidió —no está claro por qué— realizar un viaje entre Nápoles y Sicilia en un barco que, por aquellos días, oficiaba de correo nocturno rumbo a la ciudad de Palermo. Ocurrió exactamente el 25 de marzo de 1938. ¡Nunca más se supo de Ettore Majorana! Fue cual si se hubiera disuelto en el aire… ¡o perdido en las aguas del Mar Tirreno!

El físico nuclear italiano Bruno Pontecorvo (1913-1993), en su libro Fermi e la Física moderna, señala: «… algún tiempo después de su ingreso al grupo de Fermi ya poseía tal erudición y había alcanzado tal nivel de comprensión de la Física que era capaz de hablar de igual a igual con Fermi acerca de los problemas de la Ciencia de ese momento».

«Fermi lo consideraba el mayor físico teórico de su época», agrega Pontecorvo.

Misteriosa desaparición

¿Cómo explicar, entonces, la inmediata desaparición de Majorana? Un científico de semejante envergadura en modo alguno puede disolverse en el espacio y el tiempo sin que, al momento, llame la atención y se inicie una búsqueda importante.

Si bien es cierto que, en su última carta conocida, dirigida a un colega de la Universidad de Nápoles —donde impartía clases— expresaba su intención de suicidarse, la verdad de los hechos, sin embargo, no resultará tan obvia. Lo que en un principio se atribuye a un acto de locura esconde, por el contrario, muchos misterios.

Anuncio de la desaparición de Ettore Majorana impreso en el Domenica del Corriere .

El joven científico, intuyendo la magnitud de sus hallazgos en torno a la energía atómica y su poder destructivo, y temeroso de las consecuencias que podrían derivarse en la Europa de Hitler y Mussolini, tal vez escogió el silencio, la huida y la renuncia a su condición de brillante científico quien, sin duda, asombraría con numerosos logros destacados.

En un reciente y muy bien documentado artículo del licenciado en Física de la Universidad Nacional de Buenos Aires, Lic. José María Lentino, publicado en la revista de la Sociedad Científica Argentina, leemos: «Varias teorías intentan explicar el misterio. Suicidio, como hemos dicho, pero también cambio de identidad y huida a otro país, asesinato político… Todas las pistas se desvanecen en ese misterioso viaje y poco se sabe de los motivos que hubiera tenido para cometer suicidio. La búsqueda posterior no da ningún resultado y hasta Mussolini apremiado por la doliente madre de Majorana estampa en el expediente, de puño y letra: “Quiero que lo encuentren”».

Obvio que no eran tiempos en los que se desoyera un pedido del Duce… ¡pero no fue hallado! Ni siquiera un cuerpo flotando en las aguas. Majorana había desaparecido para siempre… Sin dejar el menor rastro.

Y no olvidemos que Mussolini había ofrecido una recompensa a quien diera datos de 30.000 liras —una suma astronómica en aquellos días—.

Majorana fotografiado en un barco (circulo rojo). Crédito: E. Recami/M. Majorana.

Con buen criterio, los historiadores supusieron que o se suicidó o decidió desaparecer para evitar ser un contribuyente a la creación de la bomba atómica. Este investigador habría advertido, de antemano, que el desarrollo nuclear podría conducir a la destrucción misma de la Humanidad. Entonces, su decisión ética de desaparecer. Tal vez, iniciar una nueva vida en algún lugar aislado del mundo, con otra identidad y actividad. Quienes mejor lo conocían descartaron en seguida el suicidio por conocer que era ferviente católico practicante. Para mayor precisión había sido educado en un colegio de la Orden de los Jesuitas.

Interesante señalar que, en uno de los tantos momentos de crisis del Proyecto Manhattan —que daría lugar a la creación de la primera bomba atómica por los Estados Unidos— Fermi comentó: «Ojalá Ettore estuviera aquí…». El general Groves escuchó, preguntando de inmediato quién era ese Ettore con el fin de enviarlo a buscar en seguida. Lacónico, el físico italiano se limitó a contestar: «No… Era un colega que desapareció en 1938».

¿Viajero del tiempo?

Desapareció en 1938. Va en línea con lo que, pasado el tiempo, algunos otros colegas expertos en Física Cuántica, han pensado. Que Ettore Majorana ni se suicidó, ni fue secuestrado, ni le ocurrió accidente alguno. Sino que fue capaz de desarrollar un modo de trasladarse en el espacio y el tiempo. Ayuda a sostener esta posibilidad el hecho de que tanto sus compañeros como su hermana sostenían que, en los meses previos a su repentina e inesperada desaparición, trabajaba febrilmente en algo «muy importante, pero que evitaba hablar de ello».

¿Acaso se proponía convertirse en una gran onda mecánico-cuántica que pueda estar en cada sitio en el que la consciencia lo imagine? Y señalamos esto pues Majorana fue el primero en anunciar lo que hoy la Física Cuántica corrobora: existen partículas intraatómicas que, una misma, puede estar en diferentes lugares según donde los observadores la estén detectando.

La última carta de Majorana dice: «Estimado Carrelli, espero que el telegrama y la carta hayan llegado al mismo tiempo. El mar me rechazó y mañana volveré al hotel de Bolonia, tal vez viajando con esta misma sábana. Sin embargo, tengo la intención de dejar la enseñanza. No me toméis por una niña ibseniana porque el caso es otro. Estoy a su disposición para más detalles».

No faltan —por ello— quienes afirman que este científico había conseguido construir una máquina para viajar a través del tiempo. Y para corroborar esto, cabe señalar que todas las cartas de despedida escritas por Majorana antes de desaparecer —y que fueron tomadas como notas suicidas— en ningún momento señalan que fuera a matarse, ni siquiera hay un atisbo de tal cosa, sólo expresan que ya no volverá a estar en comunicación con tantas personas queridas.

También es cierto que la Justicia italiana nunca cerró la investigación por su desaparición y, mucho menos, apelando al tema del suicidio. Por el contrario el expediente fue abierto en varias ocasiones siguiendo pistas de quienes afirmaban que se había ocultado en un monasterio en algún lugar de América para dedicarse exclusivamente a la oración y la meditación; otros proporcionaron fotos indicando que se trataba de su persona —sea en Caracas o en Buenos Aires— tal cual si no hubieran transcurrido los años.

Sello conmemorativo del centenario del nacimiento - 2006.

Nada en definitiva pudo concluirse. La misteriosa desaparición del hombre que no quiso inventar la bomba atómica continúa siendo un tema a explicar.

Ettore Majorana, ¿se desplazó a otras dimensiones del espacio y del tiempo?

Por el Dr. Antonio Las Heras. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Jun 10, 2022
14:05
#1 HUGO:

¡Que disparate todo esto!.¿Con que tecnología iba a poder construir una
maquina del tiempo en 1938? Aún hoy 84 años después (casi un siglo)
Semejante cosa es un imposible total.Mucho mas factible es que fuera
secuestrado por los servicios secretos de Rusia....

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario