En otro contexto, la luna de Júpiter, Ganímedes, podría haber sido un planeta.

Ganímedes.

Ganímedes. Crédito: NASA.

Como la luna más grande de nuestro sistema solar, es uno de los lugares más intrigantes del vecindario. Lo cual es genial, porque da la casualidad de que la sonda Juno está cerca. Ahora, ha devuelto algunos ruidos curiosos.

El 7 de junio de 2021, Juno realizó un sobrevuelo cercano a Ganímedes y registró las ondas electromagnéticas de la luna —ondas eléctricas y magnéticas producidas en la magnetosfera— con su instrumento Waves.

Cuando la frecuencia de estas emisiones se cambia al rango de audio, el resultado es un conjunto maravillosamente inquietante de chillidos y aullidos extraterrestres. Este audio se presentó en la reunión de otoño de la Unión Geofísica Estadounidense de 2021.

«Esta banda sonora es lo suficientemente salvaje como para hacerte sentir como si estuvieras cabalgando mientras Juno navega junto a Ganímedes por primera vez en más de dos décadas», dice el físico Scott Bolton del Southwest Research Institute, investigador principal de Juno. «Si prestas atención, puedes escuchar el cambio abrupto a frecuencias más altas alrededor del punto medio de la grabación, lo que representa la entrada a una región diferente en la magnetosfera de Ganímedes».

Transponer los datos a frecuencias de audio no es solo por diversión; es una forma diferente de acceder y experimentar los datos, lo que a su vez puede ayudar a captar detalles finos que de otro modo podrían haberse pasado por alto. Hemos estado grabando los «sonidos» del sistema solar con una variedad de sondas, incluida la nave espacial Voyager, así como misiones planetarias.

Ganímedes, que es incluso más grande que Mercurio, tiene un núcleo completamente diferenciado y podría tener un océano líquido en las profundidades de su corteza helada que podría albergar vida. Además de todo eso, tiene su propio campo magnético, la única de las lunas del sistema solar que tiene uno.

La nave espacial Galileo, que estudió Júpiter en la década de 1990 y principios de la de 2000, también tomó muestras del espacio alrededor de Ganímedes, lo que llevó a la revelación de que las ondas de plasma son un millón de veces más fuertes alrededor de la luna que la actividad media a distancias correspondientes alrededor de Júpiter. No está claro si eso tiene algo que ver con el campo magnético de la luna, pero parece probable.

Los científicos también estudiaron los datos de Juno para comprender la turbulencia en la atmósfera joviana. La similitud de esta turbulencia con la turbulencia del fitoplancton en los océanos de la Tierra llevó a la oceanógrafa Lia Siegelman del Instituto Scripps de Oceanografía a intentar conectar los puntos. Aprendió que, en Júpiter, los patrones de vórtices se forman espontáneamente y se mantienen a largo plazo. Crédito: NASA.

Juno voló tan bajo como 1.038 kilómetros (645 millas) de la superficie de la luna, a una velocidad relativa de 67.000 kilómetros por hora (41.600 mph). Lo que revelarán los nuevos datos es un trabajo en progreso, pero los científicos ya tienen algunas ideas.

«Es posible que el cambio en la frecuencia poco después de la aproximación más cercana se deba al paso del lado nocturno al lado diurno de Ganímedes», señala el físico y astrónomo William Kurth de la Universidad de Iowa.

La misión de Juno se extenderá hasta junio de 2025 y se espera que continúe brindando información asombrosa sobre el complejo, extraño y maravilloso coloso de nuestro sistema solar, Júpiter.

Los resultados se presentaron en la AGU Fall Meeting 2021.

Fuente: NASA. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario