Más allá de los límites de nuestro sistema solar, cae una suave lluvia de plasma.

Voyager 1 y 2.

La Voyager 1 tiene una sonda hermana, la Voyager 2, que viaja fuera del sistema solar en una dirección diferente. Crédito: NASA.

Hace casi una década, la nave espacial Voyager 1 de la NASA dejó el borde exterior de nuestro sistema solar para ingresar al espacio interestelar. Fue la primera vez que una nave espacial lo hizo, una culminación de casi 35 años de viajes por el espacio.

Ahora, los investigadores están investigando todos los datos fascinantes que están haciendo su camino de regreso a la Tierra, y han encontrado algo extraño: un «zumbido» de fondo más allá del borde de nuestro sistema.

«Estamos detectando el zumbido tenue y persistente del gas interestelar», dijo Stella Koch Ocker, estudiante de doctorado en astronomía de Cornell y autora principal de un nuevo artículo publicado en Nature Astronomy, en un comunicado. «Es muy débil y monótono, porque está en un ancho de banda de frecuencia estrecho».

Mientras la Voyager 1 viajaba desde la heliopausa (el límite entre nuestro sistema solar y el espacio interestelar) hacia el medio interestelar, sus instrumentos científicos detectaron un flujo constante de ondas de plasma.

La información podría permitirnos obtener una mejor comprensión de la forma de la heliosfera, la burbuja protectora alrededor del Sistema Solar y cómo está influenciada por esta constante sacudida del gas interestelar.

Datos del espectro de ondas de plasma compuesto obtenido por la Voyager 1.

El sistema de ondas de plasma de la Voyager 1 detectó un cambio en los gases una vez que cruzó la heliopausa. Entre los episodios de fuertes erupciones solares causadas por el Sol, hubo este continuo «zumbido», un sonido característico de los gases interestelares.

«El medio interestelar es como una lluvia tranquila o suave», dijo el coautor James Cordes. «En el caso de un estallido solar, es como detectar un rayo en una tormenta eléctrica y luego vuelve a una lluvia suave».

Es una oportunidad única para estudiar la densidad del espacio interestelar.

«Nunca hemos tenido la oportunidad de evaluar [la densidad del espacio interestelar]», añadió Shami Chatterjee, otro de los firmantes del estudio. «Ahora sabemos que no necesitamos un evento fortuito relacionado con el sol para medir el plasma interestelar».

A pesar de que la Voyager 1 se encuentra a 23 mil millones de kilómetros de distancia — o 150 veces la distancia entre la Tierra y el Sol—, los científicos aún pueden obtener miradas tentadoras de cómo es el espacio fuera de nuestro propio sistema estelar.

Las misiones futuras al espacio interestelar ayudarían a aclarar lo que está sucediendo allí, y la NASA tiene planes para tal misión, factiblemente, en la década de 2030.

Fuente: Futurism/CNET. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
May 10, 2021
22:15
#1 HORACIO:

Las misiones futuras al espacio interestelar ayudarían a aclarar lo que está sucediendo allí :¿¿¿???? JAJAJAJAJAJAA no quedan nunca las cosas aclaradas aca en la tierra y van a dar explicaciones de lo que sucede fuera de nuestra galaxia .¿¿??? o es un deserebrado quien lo dice o quien lo lee y lo cree….

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario