En lo que podría caracterizarse como un misterio interestelar, la veterana nave espacial está enviando datos extraños, desconcertando a sus ingenieros.

Voyager 1.

La NASA comunicó esta semana que si bien la sonda aún funciona correctamente, las lecturas de su sistema de control y articulación de actitud (AACS para abreviar) no parecen coincidir con los movimientos y la orientación de la nave espacial, lo que sugiere que la nave está confundida acerca de su ubicación en el espacio.

El AACS es esencial para que la Voyager envíe datos de la NASA sobre su entorno interestelar circundante, ya que mantiene la antena de la nave apuntando directamente a nuestro planeta.

«Un misterio como este es normal en esta etapa de la misión Voyager», dijo en un comunicado Suzanne Dodd, gerente de proyecto de Voyager 1 y 2 en el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA. «Las naves espaciales tienen casi 45 años, mucho más de lo que anticiparon los planificadores de la misión».

La NASA dijo que la sonda gemela de la Voyager 1, la Voyager 2, se está comportando normalmente.

A 14.500 millones de millas

Lanzada en 1977 para explorar los planetas exteriores de nuestro sistema solar, la Voyager 1 se ha mantenido operativa mucho más allá de las expectativas y continúa enviando información sobre sus viajes de regreso a la Tierra. La nave pionera abandonó nuestro Sistema Solar y entró en el espacio interestelar en 2012. Ahora se encuentra a 14.500 millones de millas de la Tierra, lo que lo convierte en el objeto más distante creado por el hombre.

La NASA dijo que, por lo que sus ingenieros pueden decir, el AACS de la Voyager 1 está enviando datos generados aleatoriamente que no «reflejan lo que realmente está sucediendo a bordo».

Pero incluso si los datos del sistema sugieren lo contrario, la antena de la nave espacial parece estar correctamente alineada —recibe y ejecuta comandos de la NASA y envía datos a la Tierra—. La agencia mencionó que hasta ahora el problema del sistema no ha provocado que la nave espacial envejecida entre en «modo seguro», durante el cual lleva a cabo solo operaciones esenciales.

«Hasta que se comprenda mejor la naturaleza del problema, el equipo no puede anticipar si esto podría afectar el tiempo que la nave espacial puede recopilar y transmitir datos científicos», sostuvo la NASA.

Dodd y su equipo esperan descubrir qué está impulsando al emisario robótico de la Tierra a enviar datos basura.

«Hay algunos grandes desafíos para el equipo de ingeniería», comentó Dodd.

La Voyager 1 tiene una sonda hermana, la Voyager 2, que viaja fuera del sistema solar en una dirección diferente. Crédito: NASA.

Uno importante: la luz tarda 20 horas y 33 minutos en llegar a la ubicación interestelar actual de la Voyager, por lo que un mensaje de ida y vuelta entre la agencia espacial y la Voyager tarda dos días.

«Pero creo que si hay una manera de resolver este problema con AACS, nuestro equipo la encontrará», concluyó Dodd.

Fuente: NASA. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario