En los tiempos modernos, una gran cantidad de investigación se ha centrado en la forma en que las fuentes de luz artificial alteran nuestro sueño y nuestra salud, debido a los efectos antinaturales de la iluminación después de la puesta del sol.

Luna llena.

Crédito: Ganapathy Kumar.

Pero, ¿qué tan poco natural es la luz nocturna de todos modos? Después de todo, los humanos siempre han estado expuestos a niveles variables de luz durante la noche, debido a los reflejos de la luz solar de la luna creciente y menguante. Sin embargo, de acuerdo a una nueva investigación, este resplandor cambiante nos estimula de formas que no conocemos del todo.

«La luz de la luna es tan brillante para el ojo humano que es completamente razonable imaginar que, en ausencia de otras fuentes de luz, esta fuente de luz nocturna podría haber tenido un papel en la modulación de la actividad nocturna y el sueño humanos», señaló un equipo de investigadores dirigido por el autor principal y neurobiólogo Horacio de la Iglesia, de la Universidad de Washington.

«No obstante, si el ciclo de la Luna es capaz de modular la actividad nocturna y el sueño humano, sigue siendo un tema de controversia».

Para investigar el misterio, los investigadores colocaron monitores de actividad en la muñeca a más de 500 participantes para rastrear sus patrones de sueño y realizaron el experimento en lugares muy diferentes.

En primer lugar, involucraron a 98 participantes del pueblo Toba-Qom, una comunidad indígena que vive en la provincia de Formosa en Argentina. Algunos de estos participantes rurales en el experimento no tenían acceso a la electricidad, otros tenían acceso limitado en sus hogares, mientras que un último contingente vivía en un entorno urbano con pleno acceso a la electricidad.

En otro experimento, los investigadores rastrearon el sueño de 464 estudiantes universitarios que vivían en el área de Seattle —una ciudad importante y modernizada con todos los adornos electrificados de la sociedad postindustrial—.

Al rastrear la actividad del sueño de los participantes durante el ciclo del mes lunar, los investigadores encontraron que se podía ver el mismo tipo de patrón en su sueño y vigilia, independientemente de dónde vivieran los voluntarios.

«Vemos una clara modulación lunar del sueño, con una disminución y un inicio tardío del mismo en los días previos a la luna llena», dice de la Iglesia. «Aunque el efecto es más robusto en las comunidades sin acceso a la electricidad, está presente en las comunidades con electricidad, incluidos los estudiantes de la Universidad de Washington».

Si bien hubo alguna variación entre los resultados, en general, los datos mostraron que el sueño tiende a comenzar más tarde y, en general, dura menos tiempo en las noches previas a la Luna llena, cuando la luz proporcionada por la Luna creciente es más brillante en la horas después del anochecer.

«Aunque el tamaño de la muestra estudiada aquí no es especialmente grande —y ciertamente hay más investigaciones que podrían realizarse para ampliar estos resultados—, se observó el mismo patrón en dos poblaciones distintas que viven en países separados y con niveles muy variables de acceso a electricidad entre todos los voluntarios. Eso nos dice algunas cosas importantes», resalta el equipo.

Sincronizados con la Luna

«Juntos, estos resultados sugieren fuertemente que el sueño humano está sincronizado con las fases lunares independientemente de los antecedentes étnicos y socioculturales y del nivel de urbanización», escriben los investigadores en su artículo.

En cuanto a lo que da lugar a estos efectos, sostienen que la actividad nocturna prolongada estimulada por la luz de la luna podría ser una adaptación evolutiva heredada de la época de las sociedades humanas preindustriales, con la capacidad de permanecer despierto y hacer más bajo una luna llena brillante, beneficiando todo tipo de costumbres tradicionales que aún disfrutan los pueblos sin electricidad en la actualidad.

El tiempo del sueño cambia a lo largo del ciclo lunar.

«En ciertas épocas del mes, la Luna es una fuente importante de luz por la noche, y eso habría sido claramente evidente para nuestros antepasados ​​hace miles de años», dice el primer autor y biólogo del sueño Leandro Casiraghi.

Según entrevistas con individuos Toba/Qom, las noches de luna llena todavía son conocidas por la alta actividad de caza y pesca, el aumento de eventos sociales y el aumento de las relaciones sexuales entre hombres y mujeres.

«Queda por determinar el verdadero valor adaptativo de la actividad humana durante las noches de luna llena, empero, nuestros datos parecen mostrar que los humanos —en una variedad de entornos— son más activos y duermen menos cuando la luz de la luna está disponible durante las primeras horas de la noche», explican los investigadores.

«Este hallazgo, a su vez, sugiere que el efecto de la luz eléctrica en los humanos modernos puede haber influido en un papel regulador ancestral de la luz lunar sobre el sueño», concluyen.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Ene 29, 2021
21:18
#1 HORACIO:

SI BIEN LA LUNA LLENA BRINDA BENEFICIOS PARA VER MEJOR DE NOCHE …EN LO REFERENTE A PESCA ….ES LA PEOR FASE….EL PEZ NO ESTA ACTIVO EN ESTA LUNA……SI EN LUNA NUEVA….los cuatro dias de semana santa siempre caen en luna llena y es nefasta y nula la pesca….

Reply to this commentResponder

Ene 29, 2021
23:25
#2 HORACIO:

para conocer un poco mas de la luna ..nuesto inconciente !!! .https://www.guioteca.com/astrologia-y-destino/%C2%BFque-es-la-luna-en-astrologia/

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario