Los resultados parecen confirmar que los ciclos lunares tienen una influencia significativa y detectable en el sueño humano —pero, curiosamente, no todo el mundo se ve afectado de la misma manera—.

Luna, sueño.

Crédito: Shane / Zoltan Tasi.

El sueño es una de las cosas más vitales que hace un ser humano, pero millones de nosotros no hacemos lo suficiente. Algunas de las distracciones que nos impiden dormir lo suficiente son obvias. Otras lo son menos, permanecen misteriosas y debatidas, incluso si probablemente han estado interrumpiendo el sueño humano durante miles de años.

En este caso, estamos hablando de la Luna y sus ciclos, que se han estudiado durante mucho tiempo para investigar su impacto potencial en el sueño humano, aunque los resultados de tales análisis han sido algo inconsistentes.

Ahora, en un nuevo estudio —que según los investigadores se encuentra entre los más grandes de su tipo—, un equipo de científicos monitoreó el sueño de más de 850 personas en Uppsala, Suecia, utilizando mediciones de polisomnografía para determinar el inicio, la duración y la calidad del sueño durante una sola noche.

Estas mediciones de una noche se registraron en individuos durante varios años, tanto en hombres como en mujeres. Las noches registradas terminaron representando diferentes etapas del ciclo lunar: a medida que la luna nueva «crece» a luna llena (con su área visible e iluminada aumentando de tamaño), y también la «menguante», ya que la iluminación disminuye después de la plenitud, en el período hasta la próxima luna nueva.

Se piensa que el brillo cada vez mayor de la luna creciente —que alcanza un crescendo óptico en la noche de luna llena— debería afectar el sueño humano de manera perjudicial en general, dado que las personas generalmente tienden a dormir mejor con más oscuridad.

De hecho, algunos estudios han confirmado esa teoría, pero otros no han podido replicarla.

Diferencia entre hombres y mujeres

En la nueva investigación, los resultados parecen confirmar que los ciclos lunares tienen una influencia significativa y detectable en el sueño humano —pero, curiosamente, no todo el mundo se ve afectado de la misma manera—.

«Encontramos que los hombres cuyo sueño se registró durante las noches en el período creciente del ciclo lunar mostraron una menor eficiencia del sueño y un mayor tiempo de vigilia después del inicio del sueño en comparación con los hombres cuyo sueño se midió durante las noches en el período menguante», explica el neurocientífico y primer autor del estudio, Christian Benedict de la Universidad de Uppsala. «Por el contrario, el sueño de las mujeres no se vio afectado en gran medida por el ciclo lunar».

Crédito: Abdullah Ahmad.

Si bien los resultados en mujeres fueron en general menos sugerentes de la influencia de la Luna en sus patrones de sueño, el fenómeno ciertamente no es invisible.

El artículo del equipo muestra que las mujeres en el estudio durmieron en promedio casi 12 minutos menos en las noches durante el período creciente, en comparación con las noches menguantes.

Dicho esto, los hombres durmieron más de 20 minutos menos en las noches de creciente, y otros marcadores de los efectos de la Luna también fueron mucho más pronunciados en los hombres: incluido un 3,4 por ciento menos de eficiencia del sueño, más vigilia y mayores interrupciones en la duración de las etapas del sueño.

Debido a que se trata de una investigación observacional, el equipo no afirma que haya un efecto causal en juego aquí.

«Nuestro estudio, por supuesto, no puede desentrañar si la asociación del sueño con el ciclo lunar fue causal o simplemente correlativa», dice Benedict.

Fuerza de gravedad

En otras palabras, definitivamente está sucediendo algo aquí que parece hacer que las personas duerman de manera diferente, en sincronía con lo brillante y llena que está la Luna en una noche determinada. Es difícil precisar con autoridad el alcance de este efecto.

No obstante, los investigadores están felices de arriesgar algunas conjeturas, en direcciones que, una vez más, son obvias y no.

«Con cada día adicional durante la fase creciente, la Luna refleja más luz solar hacia la Tierra, alcanzando una iluminación máxima en el día de la luna llena», escribe el equipo en el estudio. «Además de la luz, los ritmos circadianos que controlan el tiempo y la calidad del sueño se ven afectados por señales no fóticas, incluida la gravedad… Las diferencias en la atracción gravitacional de la Luna a la hora de acostarse entre las fases creciente y menguante podrían, por lo tanto, explicar algunas de las diferencias observadas en el sueño».

También hay efectos geomagnéticos potenciales que pueden estar involucrados, lo que justifica una mayor investigación.

Pero por ahora, al menos, la Luna actuando como un enorme espejo colocado de manera inconveniente que refleja la luz del Sol sigue siendo la explicación más razonable para las noches de insomnio cíclico.

Los hallazgos se informan en Science of the Total Environment.

Fuente: UU. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Sep 22, 2021
14:40
#1 HORACIO:

no solo cuando dormimos…..cuando estamos despiertos tambien., sabemos de la antigua expresion …hoy el fulano anda lunatico…ja generalmente del signo CANCER . que su regente es LA LUNA.!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario