Arqueólogos israelíes presentaron el martes una piedra conmemorativa con una inscripción dedicada al emperador romano Adriano que, según los investigadores, ayuda a entender aspectos de la revuelta judía contra el imperio hacia el año 135 de nuestra era.

limestone-tablet

La piedra mide un metro por un metro y medio y pesa una tonelada. Se la halló cerca de la entrada al casco viejo de Jerusalén por la Puerta de Damasco.

Según la Autoridad de Antigüedades de Israel, se trata de «una de las más importantes inscripciones latinas» que se han descubierto en Jerusalén.

La seis líneas en latín están dedicadas por el ejército romano a Adriano, quien visitó Jerusalén en el año 130 de nuestra era.La traducción dice:

Al Emperador César Traianus Hadrianus Augustus, hijo del adorado Traianus Parthicus, nieto del adorado Nerva, sumo sacerdote, investido con el poder tribuno para el 14º tiempo, cónsul del tercer tiempo, padre del país, (dedicado por) la 10º legión Frentesis Antoniana.

«El acontecimiento mencionado en la inscripción tuvo lugar antes de la llamada revuelta de Bar Kojba, jefe del último levantamiento judío contra el imperio romano hacia 135 después de Cristo», dijo Rina Avner, quien dirigió las excavaciones que permitieron descubrir esta piedra.

Adriano fue un prominente emperador del Imperio romano (117-138). Durante su reinado el Imperio alcanzó la mayor extensión territorial de su historia. Las fronteras menos estables del extenso Imperio se vieron reforzadas con fortificaciones permanentes, la más famosa de las cuales es el Muro de Adriano, construido en Gran Bretaña; allí, tras la toma del norte de la isla, se levantaron numerosos edificios defensivos con el fin de encerrar a los caledonios.

A pesar que Adriano es históricamente uno de los cinco emperadores buenos, las crónicas judías se refieren a él en una forma menos positiva, criticándolo por los decretos que prohibían el Brit Milá (circuncisión), el respeto del sábado y las leyes de pureza en la familia. La intención del emperador era «civilizar» e incorporar a los judíos a la cultura greco-romana. Para la visión helenista, la circuncisión era una mutilación.

Busto del Emperador Adriano.

Busto del Emperador Adriano.

Los tiempos de Adriano se destacan por la ausencia de operaciones militares importantes, con la excepción de la Segunda guerra judeo-romana o Rebelión de Bar Kojba.

Rina Avner afirmó que los historiadores están divididos sobre esta revuelta. Algunos piensan que fue la consecuencia de las duras medidas que tomó contra los judíos el emperador, quien reconstruyó la ciudad con templos paganos y la llamó Aelia Capitolina (Aelia por su propio nombre y Capitolina en honor al dios romano Júpiter). Otros consideran que los decretos de Adriano contra las judíos eran la verdadera causa.

Arco de Triunfo que muestra a soldados romanos saqueando tesoros judíos.

Arco de Triunfo que muestra a soldados romanos saqueando tesoros judíos.

No obstante, la segunda parte de la inscripción encontrada esta semana afirma que la Décima Legión, una división del ejército romano, estaba presente en Jerusalén durante el periodo de la revuelta, y alude al establecimiento de Aelia Capitolina como la principal razón del alzamiento.

Este último hallazgo es una prueba de la «construcción de edificios oficiales romanos en la ciudad» que habrían desencadenado la Rebelión de Bar Kojba, cuyos motivos exactos no eran claros antes.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario