Astrónomos han descubierto estrellas formándose en una remota región de la Vía Láctea en la que se creía imposible que sucediera. Las estrellas fueron detectadas en una nube de gas molecular a 16.000 años luz ‘debajo’ del disco plano galáctico. Si surgen planetas alrededor de estas estrellas, sus habitantes verían en el firmamento nocturno a la espiral de la galaxia en toda su gloria.

Cúmulo de estrellas Camargo 438. Telescopio WISE.

Cúmulo de estrellas Camargo 438. Telescopio WISE.

El sorprendente hallazgo fue realizado por la Universidad Federal de Rio Grande do Sul en Porto Alegre, Brasil, marcando la primera vez en la que cúmulos de estrellas en formación que son parte de la Vía Láctea han sido observados a tanta distancia del disco galáctico.

«Esta es la primera vez que los astrónomos hallamos estrellas naciendo en una ubicación tan remota», dice el Dr Denilso Camargo, que lideró la investigación. «Nuestro trabajo demuestra que el espacio alrededor de nuestra galaxia no está tan vacío como pensábamos».

Utilizando el Telescopio WISE de la NASA, el Dr Camargo y su equipo descubrieron varias nubes moleculares gigantes (GMC por sus siglas en inglés) sobre y debajo del disco de la Vía Láctea. Lo inusual fue observar una GMC a 16.000 años luz de distancia del centro galáctico conteniendo dos cúmulos de estrellas en formación.

Existen cúmulos de estrellas más cercanos, como Coronet, a unos 420 años luz de distancia.

Existen cúmulos de estrellas más cercanos, como Coronet, a unos 420 años luz de distancia.

Estos cúmulos en los límites exteriores de nuestra galaxia se encuentran lo suficientemente lejos como para admirar el esplendor de la espiral sobre ellos, pero no tanto como para no ser parte de la Vía Láctea.

Los nuevos cúmulos fueron nombrados Camargo 438 y 439, y reportados a la Real Sociedad Astronómica. La GMC que los alberga, bautizada como HRK 81.4-77.8, tendría cerca de 2 millones de años de antigüedad, y se localiza en dirección a la constelación de Cetus (la ballena).

Confines galácticos

Actualmente existen dos teorías que intentan explicar cómo las estrellas se forman en los confines de la Vía Látea, donde el polvo y el gas es supuestamente menos abundante.

La primer teoría es conocida como el Modelo Chimney, y sugiere que supernovas y otras explosiones violentas eyectaron polvo y gas fuera del disco galáctico que posteriormente se unieron para dar nacimiento a las GMCs. Aunque para el caso que nos atañe, se necesitaría de la explosión de cientos de estrellas masivas por varias generaciones para producir el ‘viento’ suficiente para mover RK 81.4-77.8 a su ubicación actual.

La otra teoría apunta a que una interacción entre la Vía Láctea y su satélite, la Nube de Magallanes, podría haber arrastrado gas de la galaxia, dando lugar al surgimiento de estas nubes.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Mar 3, 2015
22:46
#1 german:

Me quedan dudas y estaremos al espera

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario