Las primeras grabaciones de audio en Marte revelan un planeta tranquilo con ráfagas de viento ocasionales donde dos velocidades de sonido diferentes tendrían un extraño efecto retardado en la audición, afirman científicos.

Marte.

Después de que el rover Perseverance aterrizara en Marte en febrero del año pasado, sus dos micrófonos comenzaron a grabar, lo que permitió a los científicos escuchar lo que tenía para decir nuestro vecino planetario.

En un estudio publicado en la revista Nature, los investigadores de la NASA brindaron su primer análisis de las cinco horas de sonido captadas por los micrófonos del explorador robótico.

El audio reveló una turbulencia previamente desconocida en Marte, dijo Sylvestre Maurice, autor principal del estudio y codirector científico de la SuperCam del tamaño de una caja de zapatos montada en el mástil del rover que tiene el micrófono principal.

El equipo internacional escuchó los vuelos del pequeño helicóptero Ingenuity —el pequeño compañero volador de Perseverance—, y escuchó el láser del rover golpeando rocas para estudiar su composición química, que emitía un sonido de «clack clack», explicó Maurice a la AFP. «Teníamos una fuente de sonido muy localizada, entre dos y cinco metros (seis a 16 pies) de su objetivo, y sabíamos exactamente cuándo iba a disparar».

Velocidad del sonido

El estudio confirmó por primera vez que la velocidad del sonido es más lenta en Marte, viajando a 240 metros por segundo —en comparación con los 340 metros por segundo de la Tierra—.

Esto se esperaba porque la atmósfera marciana tiene un 95 por ciento de dióxido de carbono, en comparación con el 0,04 por ciento de la Tierra, y es unas 100 veces más delgada, lo que hace que el sonido sea 20 decibelios más débil.

Pero los científicos se sorprendieron cuando el sonido producido por el láser viajó 250 metros por segundo, 10 metros más rápido de lo esperado.

«Entré un poco en pánico», contó Maurice. «Me dije a mí mismo que una de las dos medidas estaba mal porque en la Tierra solo tienes una velocidad de sonido».

Habían descubierto que hay dos velocidades de sonido en la superficie de Marte: una para sonidos agudos, como el zap del láser, y otra para frecuencias más bajas, como el zumbido del rotor del helicóptero.

Esto significa que los oídos humanos escucharían los sonidos agudos un poco antes.

«En la Tierra, los sonidos de una orquesta te llegan a la misma velocidad, ya sean bajos o altos. Pero imagínate en Marte, si estás un poco lejos del escenario, habrá un gran retraso», dijo Maurice.

Todos estos factores dificultarían, por ejemplo, que dos personas mantengan una conversación a solo cinco metros de distancia.

Fuente: Phys.org. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario