Tal como habíamos anticipado hace unas semanas, los legisladores votaron por la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) que incluye la nueva oficina OVNI en una enmienda presentada por la senadora demócrata Kirsten Gillibrand y respaldada por el senador republicano Marco Rubio, aspirante a la presidencia de EE.UU., y el congresista demócrata Rubén Gallego.

Los ovnis se han convertido en un tema candente en Washington, pasando de ser descartados como una teoría de conspiración marginal a un debate serio sobre seguridad nacional. Los funcionarios de inteligencia y los militares de EE.UU. han hecho constar en los últimos años los misteriosos fenómenos aéreos no identificados (UAPs).

La nueva oficina se establecerá conjuntamente entre el Departamento de Defensa y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (DNI), un matrimonio clave entre las comunidades de inteligencia y militar. Investigará si las extrañas naves avistadas por pilotos y demás personal de la Marina de EE.UU. podrían ser una tecnología desconocida de Rusia y China o —potencialmente— algo más extraño: extraterrestres.

La nueva unidad permanece sin nombre, ya que las siglas propuestas de ASRO o ASTRO se dejaron fuera de la versión final de la NDAA.

La oficina, que creará una extensa base de datos sobre estos encuentros cercanos tanto en el aire, en el mar, como en el espacio (transmedio), también brindará información sobre «cualquier esfuerzo para capturar o explotar» los fenómenos (¿ingeniería inversa?) y evaluará los «efectos relacionados con la salud» de quienes se hayan topado con estos objetos.

Y lo más importante tal vez, es que obligará a las diferentes agencias gubernamentales a presentar informes no clasificados sobre los UAPs que deberán ser accesibles al público cada año el 31 de octubre.

Paso histórico para la ufología

La medida se considera un paso histórico para llevar el debate sobre los ovnis aún más a la corriente principal de información y dar transparencia a un tema que ha sido sometido a tanto encubrimiento y secretismo a lo largo de las décadas.

Asimismo, la reciente aprobación de la enmienda parece ser un desafío para los esfuerzos separados del Pentágono, que el mes pasado pretendió boicotear esta iniciativa al anunciar su propia versión de una unidad de investigación para los ovnis.

Pero con el proyecto de ley ahora aprobado por el Congreso, solo se necesita que el Senado haga la propio. Desde entonces, empezarán a correr 180 días para establecer la nueva oficina OVNI, la cual disolverá la Fuerza de Tareas UAP (UAPTF) que se creó previamente para ocuparse del informe del Pentágono que se publicó en junio pasado.

Fuente: The Sun. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario