Escondidos en las vastas y áridas extensiones del desierto de Thar de la India, se encuentran misteriosos dibujos antiguos tallados en la tierra.

Geoglifos, desierto de Thar, India.

Estos diseños recién descubiertos son de una escala tan inmensa que probablemente nunca pudieron ser vislumbrados en su totalidad por quienes los hicieron, dicen los investigadores.

Los enormes motivos son ejemplos de geoglifos: representaciones y patrones gigantes hechos a mano construidos o tallados en la tierra, que a menudo ocupan tal alcance que la verdadera apariencia de sus formas solo se puede apreciar desde el aire.

Ubicación de las líneas en el desierto de Thar.

Entre todos los geoglifos conocidos de relevancia histórica —incluidas las famosas Líneas de Nazca del Perú—, las formaciones del desierto de Thar parecen ser las representaciones gráficas más grandes jamás diseñadas por humanos.

«Hasta ahora, estos geoglifos, los más grandes descubiertos en todo el mundo y por primera vez en el subcontinente indio, también son únicos en cuanto a sus signos enigmáticos», explican los investigadores en un nuevo artículo que detalla el hallazgo.

(Carlo & Yohann Oetheimer, Archaeological Research in Asia, 2021).

Descubiertos por un par de investigadores independientes de Francia, Carlo y Yohann Oetheimer, los nuevos geoglifos fueron detectados utilizando Google Earth, durante un estudio virtual de la región del desierto de Thar (también conocido como el Gran Desierto de la India); esta región abarca unos 200.000 kilómetros cuadrados (aproximadamente 77.000 millas cuadradas) de territorio que se superpone a la India y Pakistán.

En medio de este paisaje enorme y seco, los Oetheimers identificaron varios sitios ubicados alrededor de la «Ciudad Dorada» de Jaisalmer, marcados por líneas geométricas que se asemejan a geoglifos.

Una inspección más cercana durante un estudio de campo en 2016, utilizando un vehículo aéreo no tripulado (UAV), reveló que algunos de los sitios identificados eran surcos cavados para plantaciones de árboles, pero también ayudó a revelar un grupo de formaciones de líneas enigmáticas aparentemente carentes de árboles.

En particular, se destacaron dos «figuras geométricas notables» de carácter excepcional cerca del pueblo de Boha: una espiral gigante y un dibujo en forma de serpiente, cada uno conectado por un grupo de líneas sinuosas.

Las líneas que componen estas figuras son rayas grabadas en el suelo, que van hasta 10 centímetros de profundidad (4 pulgadas) y se extienden de 20 a 50 cm de ancho (8-20 pulgadas). Si bien estas dimensiones de cerca pueden no ser notables, lo que terminan creando no lo es.

El geoglifo más grande identificado, la espiral asimétrica gigante (llamada Boha 1), está hecha de una sola línea en bucle que se extiende por 12 kilómetros (7.5 millas), sobre un área de 724 metros de largo por 201 metros de ancho (790 por 220 yardas).

Sección de espiral gigante, vista a nivel del suelo. (Carlo & Yohann Oetheimer, Archaeological Research in Asia, 2021).

Al suroeste de esta enorme forma de vórtice descansa un geoglifo serpentino (Boha 2), compuesto por una línea de 11 kilómetros de largo, que abarca una figura con forma de serpiente, una espiral más pequeña y una larga secuencia de líneas estilo boustrofedón que corren hacia atrás y hacia adelante.

También se pueden encontrar otros geoglifos pequeños en la región de Boha (incluida una característica de líneas serpenteantes, llamada Boha 3), que en total incluye alrededor de 48 kilómetros de líneas aún visibles en la actualidad, que los investigadores estiman que alguna vez se extendieron por unos 80 kilómetros.

(Carlo & Yohann Oetheimer, Archaeological Research in Asia, 2021).

«La espiral gigante y la figura serpentina son definitivamente los principales puntos de interés, estrechamente relacionados con Boha 3, lo que sugiere que todos los demás geoglifos se crearon como marco para este conjunto», se lee en el artículo. «Debido a su contigüidad espacial, los patrones 1, 2 y 3 pueden percibirse como un proyecto secuencial».

Lo que representa este proyecto, y quién lo creó, aún no está completamente claro, pero los investigadores sugieren que las formaciones no son geoglifos antiguos sino relativamente recientes, tal vez de al menos 150 años; también pueden ser contemporáneos de las piedras conmemorativas hindúes encontradas en el área.

Sin conocer definitivamente más sobre la identidad de sus creadores, es difícil especular sobre la función y el significado de estos geoglifos gigantes, pero los investigadores, no obstante, tienen algunas ideas.

(Carlo & Yohann Oetheimer, Archaeological Research in Asia, 2021).

Dado que la región es llana, y los creadores de estas estructuras no habrían podido asimilar sus creaciones (lo que habría requerido estar a unos 300 metros de altura), los autores dicen que es poco probable que estos diseños fueran concebidos como una forma de expresión artística contemplada desde el suelo, sino que podría haber servido como un tipo de práctica cultural desconocida en su elaboración.

«Esto nos invita a considerar significados religiosos, astronómicos y/o cosmológicos», sostienen. «Debido a su singularidad, podemos especular que podrían representar una conmemoración de un evento celestial excepcional observado localmente».

Si bien todavía no sabemos mucho sobre estas misteriosas marcas y su relación semántica entre sí, los investigadores dicen que los motivos extraños son notables por su tamaño inigualable en particular, pero también por su diseño e implementación, lo que habría involucrado el conocimiento de matemáticas y planimetría para lograrlo.

(Carlo & Yohann Oetheimer, Archaeological Research in Asia, 2021).

Dependerá de futuras investigaciones seguir estas fascinantes pistas, pero los Oetheimers esperan que, por ahora, la publicación de su estudio influya en las autoridades indias para proteger la herencia de estas líneas misteriosas, antes de que la actividad humana las perturbe y oculte aún más.

Después de todo, sean lo que sean, parecen ser bastante especiales.

«Luego de una extensa investigación, consideramos que los geoglifos de Boha son las figuras geométricas hechas por el hombre abstractas y agrupadas orgánicamente más grandes descubiertas hasta ahora», concluyen los investigadores.

«Seguimos convencidos de que estos geoglifos únicos están estrechamente relacionados con su contexto geográfico y cultural, y posiblemente contienen un mensaje universal vinculado a lo Sagrado y al cosmos».

Los hallazgos se informan en Archaeological Research in Asia.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario