La silueta de un toro dibujada con rocas de arenisca es el primer geoglifo animal descubierto en esta parte del mundo.

Crédito: The Siberian Times.

El descubrimiento se realizó cerca del pueblo de Khondergey en el suroeste de la República de Tuvá, cerca de la frontera de Rusia con Mongolia.

El toro de piedra fue parte de un entierro de la Edad de Bronce temprana, más de 4.000 años atrás, lo que hace que el geoglifo sea mil años más antiguo que el Caballo Blanco de Uffington en Inglaterra, y dos veces más antiguo que las célebres líneas de Nazca en Perú.

Izquierda: Colibrí, una de las líneas de Nazca más conocidas, en las pampas de Jumana. Derecha: el Caballo Blanco de Uffington, una figura de colina recortada en el césped de una ladera próxima al pueblo de Uffington, en el Condado de Oxfordshire, Inglaterra, Reino Unido.

Lamentablemente, en este caso siberiano solo se conservó la parte trasera del animal con las patas y una cola, la parte delantera fue destruida por accidente en la década de 1940 por la construcción de una carretera.

Este es el primer descubrimiento de este tipo no solo en la República de Tuvá, sino en Asia Central.

Vista aérea del hallazgo. Crédito: Institute of the History of Material Culture.

Detalle de la parte trasera del toro. Crédito: Institute of the History of Material Culture.

«El motivo del toro es muy típico de las culturas de Asia Central de la Edad del Bronce temprana. Más tarde, en la época de los escitas, los toros fueron reemplazados por ciervos», dijo Marina Kilunovskaya, jefa de la expedición arqueológica. «Vemos a los toros como petroglifos alrededor de Tuvá y los territorios vecinos, pero encontrar el geoglifo animal es un hallazgo único para toda la región. Anteriormente no encontrábamos tales composiciones de piedra».

La expedición unió a arqueólogos del Instituto de Historia de la Cultura Material con sede en San Petersburgo, la Academia de Ciencias de Rusia, Krasnoyarsk y la República de Tuvá, quienes ahora esperan que el geoglifo taurino se conserve como parte de un sitio protegido.

Crédito: Institute of the History of Material Culture.

Fuente: Siberian Times. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario