Investigadores del Museo de La Plata y del Instituto Antártico Argentino realizaron el hallazgo de un ala articulada de un pingüino de 43 millones de años de antigüedad en la Isla Marambio. Es el primer ejemplar de un ave moderna con piel petrificada en todo el mundo.

La doctora Carolina Acosta Hospitaleche, investigadora de la División Paleontología Vertebrados del Museo de La Plata (MLP) y del CONICET, indicó que «la fosilización de la piel de esta ala constituye un hecho único, porque es el primer ejemplar de pingüino con piel conservada en el mundo».

«Es el primer ejemplar de pingüino con piel conservada de este modo, y más aún, el primer representante de un ave moderna con piel petrificada en todo el mundo», agregó la autora principal del estudio publicado recientemente en la revista científica Lethaia.

Antártida verde

Hace 43 millones de años, durante el Eoceno, la Antártida no era un continente blanco. Allí, había bosques y una fauna muy diversa. Y había pingüinos gigantescos, de más de dos metros en posición erguida, hasta otros muy pequeños de menos de 50 centímetros de estatura.

Esta piel fosilizada pertenece a la especie Palaeeudyptes gunnari, una de las especies más numerosas de pingüinos que vivía en la Antártida durante el Eoceno.

Dra. Carolina Acosta Hospitaleche.

«La piel se ha conservado como fósil en ambas superficies del ala, empaquetando los huesos que han quedado articulados en su posición original, incluyendo los elementos que osifican a partir de los tendones», destacó Acosta Hospitaleche. Y agregó: «Esto nos ha brindado la oportunidad de analizar el tejido conectivo del ala, y la morfología y densidad de los folículos de la piel donde se insertan las plumas».

Este descubrimiento fue realizado por Sergio Santillana del Instituto Antártico Argentino durante la campaña antártica realizada del año 2014. El fósil fue estudiado posterioremente en el Museo de La Plata, en la capital de la provincia de Buenos Aires.

Adaptación al frío

En este fósil, la piel se encuentra totalmente desnuda, porque las plumas fueron destruidas por completo durante los procesos de fosilización. Sin embargo, la doctora Acosta Hospitaleche indica que parte de la materia orgánica que formaba las plumas pudo haber quedado preservada de manera dispersa.

Detalle de alvéolos, inserción plumas.

La comparación de esta piel fosilizada con las especies actuales de pingüinos de mayor tamaño, como el pingüino emperador, evidencia que Palaeeudyptes gunnari, y probablemente otros pingüinos del Eoceno antártico, ya poseía adaptaciones para protegerse del frío.

Su plumaje, menos denso que el desarrollado por los pingüinos modernos, demuestra que la adquisición temprana de caracteres ligados a la adaptación al frío extremo, habrían sido clave para el éxito alcanzado por este grupo durante el Eoceno.

Lugar del hallazgo.

La investigadora del MLP y del CONICET observó que aún se sabe cómo los pingüinos primitivos adquirieron estas ventajas adaptativas, pero indudablemente contaron con modificaciones que les permitieron diversificarse y dispersarse por los mares fríos del hemisferio sur, donde actualmente aún se encuentran.

Fuente: Agencia CTyS-UNLaM.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Mar 15, 2020
19:35
#1 HORACIO:

por demas de confirmado que millones de años atras habia alguna sustancia que rodeaba el planeta que hacia a todos los animales, vegentacion y quizas hombres ( la biblia menciona gigantes en el genesis ,epoca de adan y eva ) que producia tamanos descomunales en casi todo lo existente en esos largos periodos…

Reply to this commentResponder

Mar 17, 2020
1:07

Me hubiese gustado que hayan mostrado una imagen del animal en escala para saber que tan gigante era.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario