A finales de esta semana, se espera que el Congreso de EE.UU. reciba un reporte OVNI por parte del Director de Inteligencia Nacional, el cual incluirá lo que las diferentes agencias saben sobre el tema. No obstante, aquí ponemos a vuestra disposición un interesante antecedente del siglo pasado.

Reporte ovni, CRS 1983.

Con fecha 20 de junio de 1983 y titulado El Enigma OVNI, el reporte fue escrito por Marcia S. Smith, especialista en sistemas aeroespaciales y de comunicación de la División de Políticas de Investigación Científica.

Este tipo de informes llevan el acrónimo de CRS (Congressional Research Service) y brindan al Congreso investigación y análisis anticipados y bajo demanda para respaldar sus deberes legislativos, de supervisión y de representación. Todos, sin excepción, se adhieren a los valores fundamentales de CRS: son autorizados, objetivos y no partidistas.

«Los objetos voladores no identificados (OVNIs) han sido una fuente de preocupación, ansiedad y burla durante más de tres décadas en los Estados Unidos, y durante siglos a escala mundial. La pregunta en el caso de los ovnis no es si hay otra vida inteligente en el universo, sino si ésta ha visitado la Tierra, y si no, entonces ¿qué podría explicar los miles de informes de extrañas luces y fenómeno que parecen no tener otra explicación?», comienza el informe, que luego hace un recuento de casos, investigadores e investigaciones.

AOPs en lugar de UAPs

Hacia el final del reporte, nos encontramos con un paralelismo semántico bastante interesante. Se cita al científico Dr. Robert Baker Jr., de la Universidad de California en Los Ángeles, sugiriendo el uso del término AOP (Fenómenos Observacionales Anómalos) para reemplazar al OVNI «en aras de una mayor claridad». Esto es muy similar al actual término militar —utilizado desde las revelaciones del Pentágono de 2017 y su programa secreto AATIP— para referirse a los ovnis: UAP (Fenómenos Aéreos Inexplicados).

El Dr. Baker lo justifica argumentando que algunos ovnis no vuelan en absoluto, y aún está en duda si son propiamente «objetos» o no.

Y aunque el científico sentía que los fenómenos no eran naturales, no estaba dispuesto a decir tampoco que eran extraterrestres. Por tal motivo, recomendó la creación de un grupo de trabajo interdisciplinario para «obtener datos duros y blandos» apoyados por un sistema de sensores diseñado expresamente para ese propósito —otra coincidencia con los procederes y declaraciones actuales (UAPTF)—.

«Además, debe establecerse un sistema de sensores de vigilancia por infrarrojos de longitud de onda larga basado en el espacio. También sugerimos estudios de predicción de patrones tecnológicos y de comportamiento para evaluar cómo podría ser la vida extraterrestre», dijo.

CRS 83

A continuación podrán encontrar el PDF para su descarga:

Próximo reporte

El próximo reporte ovni al congreso, a presentarse a partir del 26 de junio, promete ser una versión modernizada de lo anterior —de hecho el CRS de 1983 era una versión actualizada de uno de 1976—, con la esperanza de que nos enteremos de mayores detalles al incluir testimonios contemporáneos de gran confiabilidad, como aquellos de pilotos. Asimismo, según se ha adelantado, no estará centrado en determinar la procedencia de los fenómenos aéreos —y submarinos— inexplicados, sino en si estos representan o no una amenaza.

Esto último se vuelve evidente al considerar el reciente reconocimiento del espacio como un dominio militar, la creación de Fuerzas Espaciales, la planeada colonización de Marte, minería de asteroides, y el insipiente turismo espacial; todos factores que pueden haber obligado a inclinar la balanza hacia una mayor —pero aún no completa— apertura extraterrestre.

Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario