La corteza terrestre es más delgada en esta región y el calor subterráneo está cocinando el glaciar Thwaites desde abajo, empujándolo más cerca del colapso.

Glaciar.

Crédito: Alfred-Wegener-Institut/Thomas Ronge.

La Antártida occidental es una de las regiones de la Tierra que se calienta más rápido. Para obtener pruebas, no necesita buscar más allá del glaciar Thwaites, también conocido como el «glaciar del Juicio Final».

Desde la década de 1980, Thwaites ha perdido un estimado de 595 mil millones de toneladas (540 mil millones de toneladas métricas) de hielo, contribuyendo por sí solo con un 4 % al aumento anual del nivel del mar global durante ese tiempo.

La tasa de pérdida de hielo del glaciar se ha acelerado sustancialmente en las últimas tres décadas, en parte debido a ríos ocultos de agua de mar relativamente cálida que atraviesan la parte inferior del glaciar, así como al cambio climático absoluto que calienta el aire y el océano.

Ahora, una nueva investigación sugiere que el calentamiento del océano y la atmósfera no son los únicos factores que empujan a Thwaites al límite: el calor de la Tierra también puede estar dando a los glaciares de la Antártida Occidental una patada de nocaut.

El glaciar Thwaites de la Antártida se enfrenta a un asalto de calor desde el cielo, el mar y las profundidades del subsuelo. Crédito: NASA.

En un estudio, publicado esta semana en la revista Communications Earth & Environment, los investigadores analizaron datos de campos geomagnéticos de la Antártida Occidental para crear nuevos mapas del flujo de calor geotérmico en la región, esencialmente, mapas que muestran cuánto calor del interior de la Tierra está calentando el polo Sur.

Los científicos encontraron que la corteza debajo de la Antártida Occidental es considerablemente más delgada que en la Antártida Oriental —aproximadamente de 10 a 15 millas (17 a 25 kilómetros) de espesor en el Oeste en comparación con aproximadamente 25 millas (40 km) de espesor en el Este—, exponiendo el Glaciar Thwaites a considerablemente más calor geotérmico que los glaciares del otro lado del continente.

«Nuestras mediciones muestran que donde la corteza terrestre tiene solo 17 a 25 kilómetros de espesor, un flujo de calor geotérmico de hasta 150 milivatios por metro cuadrado puede ocurrir debajo del glaciar Thwaites», detalló la autora principal del estudio, Ricarda Dziadek, geofísica del Instituto Alfred Wegener (AWI) y del Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina en Alemania.

Fuego en el hoyo

Debido a que la Antártida occidental se asienta en una trinchera oceánica, la corteza debajo del lecho marino es mucho más delgada que la corteza debajo de la Antártida oriental. Los científicos han sospechado durante mucho tiempo que esta corteza comparativamente delgada debe estar absorbiendo más calor del manto superior del planeta (que experimenta temperaturas promedio de 392 grados Fahrenheit o 200 grados Celsius), lo que ha afectado la formación y evolución de los glaciares allí durante millones de años.

En el nuevo estudio, los investigadores cuantificaron esa diferencia en el flujo de calor por primera vez. Utilizando una variedad de conjuntos de datos de campo magnético, el equipo calculó la distancia entre la corteza y el manto en varios puntos de la Antártida, así como el flujo de calor relativo en esas áreas.

Zona estudiada.

Es difícil decir exactamente qué tan cálido está el glaciar donde el hielo se encuentra con el lecho marino, ya que los diferentes tipos de rocas conducen el calor de manera diferente —empero, está claro que este suministro adicional de calor en Occidente solo puede significar malas noticias para Thwaites—.

«Grandes cantidades de calor geotérmico pueden, por ejemplo, hacer que el fondo del lecho del glaciar ya no se congele por completo o que se forme una película constante de agua en su superficie», dijo el coautor del estudio Karsten Gohl, también geólogo de AWI. «Cualquiera de estas condiciones podría hacer que el hielo del glaciar se deslice más fácilmente sobre el suelo, provocando que la pérdida de hielo del glaciar se acelere considerablemente».

Flujo de calor geotérmico, espesor elástico litosférico y distribución de anomalías magnéticas del sector del mar de Amundsen.

Un escenario como ese podría poner a prueba el nombre del glaciar del Juicio Final. Si este colapsara por completo en el océano, los niveles globales del mar aumentarían unas 25 pulgadas (65 centímetros), devastando las comunidades costeras de todo el mundo. Además, sin que el glaciar tape el borde de la capa de hielo de la Antártida occidental como un corcho en una botella de vino, la pérdida de hielo podría acelerarse drásticamente en toda la región, lo que provocaría un aumento sin precedentes del nivel del mar.

Los científicos pronto tendrán la oportunidad de perfeccionar aún más sus mediciones del flujo de calor debajo de la Antártida. Actualmente se está llevando a cabo un importante proyecto de investigación internacional en el Polo Sur, que incluye misiones para perforar núcleos de hielo que se extienden hasta el lecho del glaciar Thwaites. Las mediciones del flujo de calor de estas muestras centrales podrían dar a los investigadores una mejor idea de cuánto tiempo queda para que —figurativamente— se desate el Juicio Final.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario