Se trata de dos grandes grietas detectadas por primera vez a principios de 2019 y que ya han crecido hasta aproximadamente 20 kilómetros de longitud.

Los responsables del preocupante hallazgo son los satélites Copernicus Sentinel 1 y 2 de la ESA, que fotografiaron recientemente la evolución de las grietas en el Glaciar Pine Island, una de las principales arterias en la capa de hielo antártica occidental.

«Estas nuevas divisiones aparecieron muy poco después del gran desprendimiento del iceberg B46 del año pasado. El monitoreo invernal del Sentinel-1 de su extensión progresiva indica que un nuevo iceberg de proporciones similares pronto se desprenderá», apunta Mark Drinkwater, Jefe de la División de Ciencias de la Tierra y de la Misión en la ESA.

El glaciar Pine Island, junto con su vecino glaciar Thwaites, conecta el centro de la capa de hielo antártica occidental con el océano, descargando cantidades significativas de hielo en el océano.

Estos dos glaciares han estado perdiendo dramáticamente hielo en los últimos 25 años. Debido a su ubicación extremadamente remota, los satélites juegan un papel crítico en la medición y monitoreo de la glaciología antártica, revelando el momento y el ritmo de la retirada de los glaciares en la Antártida.

Desde principios de la década de 1990, la velocidad del hielo del glaciar Pine Island ha aumentado dramáticamente a valores que exceden los 10 metros por día. Su frente de hielo flotante, que tiene un espesor promedio de aproximadamente 500 metros, ha experimentado una serie de eventos de desprendimiento en los últimos 30 años, algunos de los cuales han cambiado abruptamente la forma y la posición del frente de hielo.

Estos cambios han sido mapeados por satélites de la ESA desde la década de 1990, con eventos de desprendimiento en 1992, 1995, 2001, 2007, 2011, 2013, 2015, 2017 y 2018. El último de ellos, denominado B46 por el Centro Nacional de Hielo de EE.UU., fue aproximadamente de 226 kilómetros cuadrados de tamaño.

Los satélites ERS-1, ERS-2, Envisat y Copernicus Sentinel-1 han proporcionado previamente imágenes para monitorear los cambios en estos glaciares. Con imágenes rutinarias de Copernicus Sentinel-1 durante todo el año, es posible rastrear los cambios en la velocidad del flujo de hielo, monitorear la migración de la línea de puesta a tierra y el desarrollo de fracturas y grietas que finalmente conducen a eventos de desprendimiento de iceberg.

El radar de apertura sintética avanzada (SAR) de Copernicus Sentinel-1 puede obtener imágenes de la superficie de la Tierra a través de la lluvia y las nubes, de día o de noche. Esto es particularmente útil para monitorear áreas antárticas durante los períodos prolongados de oscuridad invernal.

Recientemente, la frecuencia de los eventos de desprendimiento del Glaciar Pine Island ha aumentado. Hoy en día, se observa que el glaciar pierde masa debido a una combinación de eventos de desprendimiento junto con un fuerte derretimiento basal, donde las cálidas corrientes oceánicas erosionan la parte inferior de la plataforma de hielo flotante. A medida que la plataforma de hielo adelgaza y produce enormes icebergs, la descarga del glaciar no puede reponer el hielo perdido y el frente de la plataforma de hielo retrocede desde su posición anterior.

Fuente: ESA. Edición: EP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Oct 22, 2019
2:13
#1 HORACIO:

Realmente inpresionante la rajadura ! ….los cientificos denoninaron a la grieta mas grande ” los cantos de Mulder ” pues dice que ahi se produce mucha actividad ;) ;) ;)

Reply to this commentResponder

Oct 24, 2019
2:08
#2 Nadie654:

Ya valió verga el planeta :(

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario