El asteroide ingresó a la atmósfera al sur de Puerto Rico. Los expertos estiman que su energía de impacto fue equivalente a 6.000 toneladas de TNT.

Astrónomos en Hawái avistaron por primera vez a este visitante proveniente del espacio, llamado 2019 MO, el sábado pasado (22 de junio). Poco después, golpeó la atmósfera a 380 kilómetros al sur de San Juan, Puerto Rico, y se convirtió en una bola de fuego incandescente.

Esta es la cuarta vez en la historia que se ha detectado un asteroide en un momento tan cercano a su impacto. Las otras tres oportunidades tuvieron lugar en los pasados 11 años: 2008 TC3, 2014 AA y 2018 LA. Este último impactó como meteorito al sur de África solo 7 horas después de que los científicos se dieron cuenta de su trayectoria.

A diferencia de 2018 LA, el último visitante era inofensivo y no llegó a tocar la superficie (meteoro). No obstante, y de acuerdo al Centro de Estudio de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS), con sus 4 metros de largo causó una espectacular bola de fuego que explotó con una fuerza equivalente a 6.000 toneladas de TNT.

El choque con la atmósfera fue tan poderoso que incluso los satélites en órbita lo grabaron. Así es el caso de los operados por la NOAA, como puede verse en el siguiente tuit:

Al momento del impacto, 2019 MO estaba viajando a 14.9 kilómetros por segundo.

Antes que nos golpee

El hecho que los astrónomos hayan detectado el asteroide antes de su explosión es causa de celebración. Al menos así cree la gente de ATLAS (Asteroid Terrestrial-impact Last Alert System) y Pan-STARRS (Panoramic Survey Telescope and Rapid Response System), que ha comunicado que la reciente detección es una muestra de que sus sistemas son capaces de «proveer suficiente tiempo de advertencia para mover a las personas fuera del sitio de impacto de un asteroide».

Usando los telescopios que forman parte de este sistema se pudo observar a 2019 MO cuatro veces en solo media hora, cuando el asteroide estaba a 500.000 kilómetros de la Tierra (o 1.3 veces la distancia Tierra-Luna).

Al principio, los científicos le dieron un rating de 2 de 4, pensando que era poco probable que chocara contra nuestro planeta. Pero a medida que más datos llegaban, subieron a 2019 MO a 4. La red meteorológica Nexrad  (Next-Generation Radar) en Puerto Rico, que es operada por NOAA, también avistó el asteroide y localizó el punto de entrada.

2019 MO era mucho más pequeño que el meteoro de 20 metros que explotó sobre Cheliábinsk en 2013. En comparación, la energía liberada por el meteoro en Rusia fue cercana a las 440.000 toneladas de TNT.

De acuerdo a los astrónomos de la Universidad de Hawái, ATLAS debería ser capaz de hallar asteroides pequeños —como 2019 MO— aproximadamente medio día antes que lleguen a nuestro planeta. El sistema, que ha estado activo desde 2015, funciona gracias a dos telescopios situados a una distancia de 160 km uno del otro que escanean los cielos en busca de rocas espaciales cada dos noches. Hasta ahora ha descubierto una centena de asteroides con diámetros superiores a los 30 metros cada año.

Fuente: Live Science.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario