Los años posteriores al impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios no aviares fueron tiempos oscuros, literalmente.

Oscuridad.

Crédito: Chris Barbalis.

Después del impacto de la roca espacial, hace unos 66 millones de años, el cataclismo extinguió instantáneamente muchas formas de vida. Pero también provocó cambios ambientales que llevaron a extinciones masivas que se desarrollaron con el tiempo. Uno de esos factores desencadenantes de la extinción pueden haber sido las densas nubes de cenizas y partículas que arrojaron a la atmósfera y se extendieron por el planeta, lo que habría envuelto partes de la Tierra en una oscuridad que podría haber persistido hasta por dos años.

Durante ese tiempo, la fotosíntesis habría fallado, lo que habría provocado el colapso del ecosistema. E incluso después de que regresara la luz del sol, esta disminución podría haber persistido durante décadas más, según una investigación presentada el 16 de diciembre en la reunión anual de la Unión Geofísica Estadounidense (AGU), celebrada en Nueva Orleans y en línea.

El período Cretácico (hace 145 millones a 66 millones de años) terminó con una explosión cuando un asteroide que viajaba a aproximadamente 27,000 mph (43,000 km/h) se estrelló contra la Tierra. Medía alrededor de 7.5 millas (12 kilómetros) de diámetro y dejó una cicatriz conocida como el cráter Chicxulub, que se encuentra bajo el agua en el Golfo de México cerca de la Península de Yucatán y se extiende por al menos 90 millas (150 km) de diámetro.

El impacto finalmente acabó con al menos el 75 % de la vida en la Tierra, incluidos todos los dinosaurios no aviares (el linaje que produjo las aves modernas es la única rama del árbol genealógico de los dinosaurios que resistió la extinción).

Las nubes de roca pulverizada y ácido sulfúrico del accidente habrían oscurecido los cielos, enfriado las temperaturas globales, producido lluvia ácida y provocado incendios forestales.

Los científicos propusieron por primera vez el «escenario de invierno nuclear» posterior al asteroide en la década de 1980; esta hipótesis sugirió que la oscuridad jugó un papel en las extinciones masivas después del impacto del Cretácico, dijo Peter Roopnarine, curador de geología en el Departamento de Zoología y Geología de Invertebrados de la Academia de Ciencias de California, y presentador en la reunión de la AGU.

Esta representación artística muestra un asteroide fragmentado. Los científicos creen que un asteroide gigante, que se rompió hace mucho tiempo en el cinturón principal entre Marte y Júpiter, finalmente llegó a la Tierra y provocó la extinción de los dinosaurios. Crédito: NASA / JPL-Caltech.

Sin embargo, solo en la última década los investigadores desarrollaron modelos que muestran cómo esa oscuridad puede haber afectado la vida.

«El pensamiento común ahora es que los incendios forestales globales habrían sido la principal fuente de hollín fino que se habría suspendido en la atmósfera superior», explicó Roopnarine. «La concentración de hollín en los primeros días o semanas de los incendios habría sido lo suficientemente alta como para reducir la cantidad de luz solar entrante a un nivel lo suficientemente bajo como para evitar la fotosíntesis».

Días oscuros

Para llegar a esta conclusión, los investigadores reconstrucción comunidades ecológicas que habrían existido en el momento del impacto del asteroide. Utilizaron 300 especies conocidas de la Formación Hell Creek, una extensión rica en fósiles de lutita y arenisca que data de la última parte del Cretácico y se extiende sobre partes de Montana, Dakota del Norte, Dakota del Sur y Wyoming.

«Nos enfocamos en esa región porque el registro fósil está bien muestreado y bien entendido ecológicamente, por lo que pudimos reconstruir la paleocomunidad de manera confiable», aseguró Roopnarine.

Luego crearon simulaciones que exponían a sus comunidades a períodos de oscuridad que duraban entre 100 y 700 días, para ver qué intervalos producirían la tasa de extinción de vertebrados que se conservó en el registro fósil —alrededor del 73 %, según la presentación—. El inicio de la oscuridad posterior al impacto habría sido rápido, alcanzando su máximo en solo unas pocas semanas.

Representación artística del asteroide que terminó con el reinado de los grandes saurios hace 66 millones de años. Crédito: Chase Stone.

Los investigadores encontraron que los ecosistemas podrían recuperarse después de un período de oscuridad que durara hasta 150 días. Pero después de 200 días, esa misma comunidad alcanzaba un punto de inflexión crítico, donde «algunas especies se extinguieron y los patrones de dominio cambiaron», informaron los científicos.

En las simulaciones en las que la oscuridad se prolongó durante la máxima duración, las extinciones aumentaron drásticamente. Durante un intervalo de oscuridad de 650 a 700 días, los niveles de extinción alcanzaron del 65 al 81 %, lo que sugiere que las comunidades de Hell Creek experimentaron aproximadamente dos años de oscuridad, según los modelos.

«Las condiciones variaron en todo el mundo debido al flujo atmosférico y la variación de temperatura, pero estimamos que la oscuridad podría haber persistido en el área de Hell Creek hasta por dos años», concluyó Roopnarine, agregando que estos hallazgos son preliminares.

Por último, las simulaciones extendidas de las comunidades de Hell Creek que estuvieron en las tinieblas durante 700 días mostraron que, después de que la oscuridad se disipó, las condiciones del ecosistema tardaron 40 años en comenzar a recuperarse.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Dic 26, 2021
8:53
#1 HORACIO:
Dejar un comentario