Nadie está completamente seguro de por qué —o incluso cómo— se construyó el poderoso Stonehenge hace unos 5.000 años. Ahora, un nuevo estudio argumenta que el mundialmente famoso monumento de Wilshire sirvió como un antiguo calendario solar que tenía semanas de 10 días.

Los sarsens grandes en el sitio parecen reflejar un calendario con 12 meses de 30 días.

Los estudios de Stonehenge como una forma de rastrear el tiempo y las estaciones se remontan a siglos atrás, pero hasta ahora no estaba claro exactamente cómo podría haber funcionado.

La nueva investigación se basó en un estudio anterior que reveló que los bloques de arenisca que componen la mayor parte de Stonehenge, llamados sarsens, provienen todos de la misma fuente. Eso significa que probablemente se instalaron al mismo tiempo y estaban destinados a funcionar juntos.

A partir de ese punto de partida, el arqueólogo Timothy Darvill, de la Universidad de Bournemouth en el Reino Unido, pasó a observar la posición de los diferentes anillos que componen el monumento y cómo pueden haberse relacionado con un calendario.

Semanas de 10 días

Los arqueólogos sospecharon durante mucho tiempo que Stonehenge era una especie de calendario, debido a la posición de las piedras y su alineación con los solsticios, y la nueva investigación agrega peso a dicha interpretación.

«El calendario propuesto funciona de una manera muy sencilla y elegante», dice Darvill. «Cada una de las 30 piedras en el círculo sarsen representa un día dentro de un mes, dividido en tres semanas de 10 días».

Gráfico que muestra el espaciado y el tamaño de las piedras que forman el Círculo de Sarsen. Crédito: T. Darvill.

«El mes intercalado, probablemente dedicado a las deidades del sitio, está representado por los cinco trilitos en el centro del sitio. Las cuatro Piedras de la Estación fuera del círculo sarsen proporcionan marcadores para señalar hasta un día bisiesto», agrega.

Al servir como calendario solar, los solsticios de invierno y verano podían verse a través de los mismos pares de piedras cada año.

Piedra sarsen de tamaño pequeño S21 (izquierda) en el Círculo Sarsen, con el S22 de tamaño normal a la derecha. Vista mirando hacia afuera desde el interior del círculo. Escala = 2m. Crédito: T. Darvill.

Esto habría actuado como una forma de verificar errores, sugiere Darvill. Si el Sol alguna vez estuvo en el lugar equivocado en los solsticios, entonces los antiguos habitantes de Wiltshire habrían sabido que se habían equivocado en alguna parte al calcular el año.

Ninguno de los arreglos dentro de Stonehenge parece coincidir con los 12 meses que componen un año, subraya el nuevo estudio, pero es posible que algunas de las piedras que faltan o que se movieron en el sitio fueran responsables de realizar un seguimiento de estos. Lo que está claro es que la arquitectura del icónico monumento británico se ha partido en dos mitades para que coincida con los dos solsticios.

¿Influencia egipcia?

Las semanas que duran 10 días pueden parecer inusuales ahora, pero no lo habrían sido en el momento en que se erigió Stonehenge por primera vez. Se han registrado calendarios solares similares en Egipto, durante un período de tiempo conocido como el Reino Antiguo, y también han aparecido semanas de 10 días en otras regiones.

«Tal calendario solar se desarrolló en el Mediterráneo oriental en los siglos posteriores al 3000 a.C. y se adoptó en Egipto como Calendario Civil alrededor del 2700 a.C., y se usó ampliamente al comienzo del Reino Antiguo alrededor del 2600 a.C.», explica Darvill.

Stonehenge.

Stonehenge, visto desde el noreste, que muestra la construcción de postes y dintel del Círculo Sarsen. Crédito: T. Darvill.

Lo que no está claro es si este conocimiento podría haber llegado hasta el sur de Inglaterra en ese momento. Después de todo, Stonehenge es bastante único en su diseño y construcción, y puede haber sido desarrollado en su totalidad por la población local.

Darvill apunta a una figura histórica conocida como Amesbury Archer —nacida en los Alpes pero que luego se estableció en Gran Bretaña y fue enterrado cerca de Stonehenge— como evidencia de que los viajeros podrían haber traído consigo enseñanzas sobre las complejidades de los diseños del calendario solar desde la región mediterránea.

Crédito: T. Darvill.

Algunas de estas preguntas podrían ser respondidas por futuros análisis de artefactos y trabajos de ADN, sugiere la investigación. Por ahora, el reconocimiento de Stonehenge como un calendario en pleno funcionamiento nos da una mejor idea de cómo vivían y celebraban las personas de la época.

«Encontrar un calendario solar representado en la arquitectura de Stonehenge abre una nueva forma de ver el monumento como un lugar para vivir. Un lugar donde el momento de las ceremonias y festivales estaba conectado con la estructura misma del universo y los movimientos celestiales en los cielos», concluye Darvill.

La investigación ha sido publicada en Antiquity.

Fuente: EurekAlert/SciAl. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario