El agua salada dentro de la capa helada de esta luna de Júpiter podría estar transportando oxígeno a un océano de agua líquida subterráneo, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores creen que podría ayudar a mantener la vida extraterrestre bajo los «terrenos del caos» de la luna —paisajes formados por grietas, crestas y bloques de hielo que cubren una cuarta parte del mundo helado—.

La cantidad de oxígeno traída al océano de Europa podría estar a la par con la cantidad en los océanos de la Tierra en la actualidad. Y aunque la teoría se ha propuesto anteriormente, los expertos dirigidos por la Universidad de Texas en Austin la pusieron a prueba al construir la primera simulación del proceso por computadora basada en la física de esta luna joviana.

«Nuestra investigación coloca este proceso en el ámbito de lo posible», dijo el investigador principal Marc Hesse, profesor del Departamento de Ciencias Geológicas de la Escuela de Geociencias UT Jackson. «Aporta una solución a lo que se considera uno de los problemas pendientes de habitabilidad del océano subterráneo de Europa».

Europa es un lugar privilegiado para buscar vida extraterrestre porque los científicos han detectado signos de oxígeno y agua, junto con sustancias químicas que podrían servir como nutrientes. Sin embargo, la capa de hielo de la luna —que se estima que tiene unos 24 km de espesor— sirve como barrera entre el agua y el oxígeno, que es generado por la luz solar y las partículas cargadas de Júpiter que golpean la superficie helada.

La superficie de la luna Europa de Júpiter presenta un paisaje muy variado, que incluye crestas, bandas, pequeñas cúpulas redondeadas y espacios interrumpidos que los geólogos llaman «terreno del caos». Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Si la vida tal como la conocemos existe en el océano, debe haber una forma de que el oxígeno llegue a ella. Hesse piensa que el escenario más plausible basado en la evidencia disponible es que éste sea transportado por agua salada o salmuera.

El modelo de computadora creado por los investigadores mostró lo que le sucede después de la formación del terreno del caos: la salmuera drena de una manera distinta, tomando la forma de una «ola de porosidad» que hace que los poros en el hielo se ensanchen momentáneamente, permitiendo que la salmuera pase antes de volver a sellarse.

Este modo de transporte parece ser una forma efectiva de llevar oxígeno a través del hielo, ya que el 86 por ciento del oxígeno se absorbe en la superficie y viaja en la ola hasta el océano, dijeron los investigadores.

Pero los datos permiten una amplia gama de niveles de oxígeno entregados al océano de Europa a lo largo de su historia, con estimaciones que varían por un factor de 10.000.

La teoría se ha propuesto anteriormente, pero los expertos dirigidos por la Universidad de Texas en Austin la pusieron a prueba al construir la primera simulación computarizada del proceso basada en la física de la luna joviana (imagen). Crédito: Hesse et al.

El coautor del estudio Steven Vance, científico investigador del Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL) de la NASA, dijo que la estimación más alta haría que los niveles de oxígeno en el océano de Europa fueran similares a los de los océanos de la Tierra, lo que genera esperanza sobre el potencial de ese oxígeno para sustentar la vida en el mar oculto a la vista.

«Es tentador pensar en algún tipo de organismos aeróbicos que viven justo debajo del hielo», agregó.

Vance señaló que la próxima misión Europa Clipper 2024 de la NASA puede ayudar a mejorar las estimaciones de oxígeno y otros ingredientes para la vida en la luna helada.

Kevin Hand, un científico centrado en la investigación de Europa en el JPL de la NASA que no formó parte del estudio, dijo que estos resultados presentan una explicación convincente para el transporte de oxígeno en Europa.

«Sabemos que Europa tiene compuestos útiles como el oxígeno en su superficie, pero ¿llegan al océano debajo, donde la vida puede usarlos?», se preguntó. «En el trabajo de Hesse y sus colaboradores, la respuesta parece ser que sí».

El estudio ha sido publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Fuente: DM. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario