Un nuevo estudio ha descubierto que un antiguo superterremoto tuvo lugar en el norte de Chile, en la misma escala que el terremoto más grande registrado en la historia.

Costa de Atacama.

Costa del desierto de Atacama. Costa rocosa respaldada por acantilados escarpados.

El terremoto, hace 3.800 años, tuvo una magnitud de alrededor de 9,5 y el tsunami resultante golpeó países tan lejanos como Nueva Zelanda, donde las olas arrastraron rocas del tamaño de automóviles casi un kilómetro tierra adentro.

Los terremotos ocurren cuando dos placas tectónicas se frotan y se rompen —cuanto más larga es la ruptura, más grande es el terremoto—. Anteriormente, el evento más grande conocido en el mundo ocurrió en 1960 en el sur de Chile.

Península de Mejillones. depósito de tsunami visible en la fosa inferior.

«Se había pensado que no podía haber un evento de ese tamaño en el norte del país simplemente porque no se podía tener una ruptura lo suficientemente larga», explicó el profesor James Goff, profesor invitado de la Universidad de Southampton y coautor del estudio. «Pero ahora hemos encontrado evidencia de una enorme ruptura de unos mil kilómetros de largo frente a la costa del desierto de Atacama».

El estudio fue dirigido por el profesor Diego Salazar de la Universidad de Chile y ha sido publicado en Science Advances.

Impacto de mil años

El equipo de investigación descubrió que la enorme ruptura de las placas provocó que la costa del norte de Chile se levantara, generando también un tsunami colosal.

«El desierto de Atacama es uno de los ambientes más secos y hostiles del mundo y encontrar evidencia de tsunamis allí siempre ha sido difícil», señaló el profesor Goff. «Sin embargo, encontramos evidencia de sedimentos marinos y muchas bestias que habrían estado viviendo tranquilamente en el mar antes de ser arrojadas tierra adentro. Y encontramos todo esto muy alto y muy lejos tierra adentro, por lo que no pudo haber sido una tormenta lo que los puso allí».

Hace 3.800 años, la costa del desierto de Atacama albergaba comunidades de cazadores-recolectores. Las excavaciones de sitios arqueológicos encontraron edificios de piedra que habían sido destruidos por las olas, yacían debajo de los depósitos del tsunami. Algunas de las paredes se habían derrumbado hacia el mar, muy probablemente por las fuertes corrientes de la corriente del tsunami.

Estructura de piedra colapsada en el sitio de Zapatero. Crédito: Gabriel Easton.

«La población local se quedó sin nada», dijo el profesor Goff. «Nuestro trabajo arqueológico encontró que siguió una gran agitación social cuando las comunidades se trasladaron tierra adentro más allá del alcance de los tsunamis. Pasaron más de 1.000 años antes de que la gente volviera a vivir en la costa, lo cual es un período de tiempo asombroso dado que dependían del mar para alimentarse. Es probable que las tradiciones transmitidas de generación en generación reforzaran este comportamiento resiliente, aunque nunca lo sabremos con certeza. Este es el ejemplo más antiguo que hemos encontrado en el hemisferio sur, donde un terremoto y un tsunami tuvieron un impacto tan catastrófico en la vida de las personas, hay mucho que aprender de esto».

Del otro lado

Antes de que comenzara este estudio, el profesor Goff había estado investigando un sitio en Nueva Zelanda en la isla Chatham que incluía una gran cantidad de rocas, algunas del tamaño de automóviles, que habían sido arrojadas cientos de metros tierra adentro. Estos cantos rodados se remontan aproximadamente al mismo período de tiempo que el terremoto en el norte de Chile.

El Dr. Darren King, NIWA, Nueva Zelanda, en el sitio de estudio en la isla Chatham.

Por pura coincidencia, una semana después, se le pidió que se uniera al equipo del profesor Salazar para estudiar sitios en el norte de Chile que ahora han proporcionado la respuesta.

«En Nueva Zelanda dijimos que esos cantos rodados solo podrían haber sido movidos por un tsunami del norte de Chile y tendría que ser algo así como un terremoto de magnitud 9,5 para generarlo. Y ahora lo hemos encontrado», afirmó.

Futuro superterremoto

Los investigadores creen que sus hallazgos proporcionan un contexto de tiempo más profundo muy importante para comprender los peligros de terremotos y tsunamis en la región del Pacífico, y cuán severos serán los efectos la próxima vez que ocurra un súper terremoto.

«Si bien esto tuvo un gran impacto en la gente de Chile, las islas del Pacífico Sur estaban deshabitadas cuando sufrieron los embates del tsunami hace 3.800 años. Pero todas están bien pobladas ahora, y muchos son destinos turísticos populares, por lo que cuando ocurra un evento de este tipo la próxima vez, las consecuencias podrían ser catastróficas a menos que aprendamos de estos hallazgos», concluyó el profesor Goff.

Fuente: Universidad de Southampton. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario