Por otra parte, investigadores como Uhle y otros sostienen que el lago jamás llegó hasta Tiahuanaco, e incluso creen que el nivel del lago ha seguido siendo siempre el mismo en relación con la ciudad. Corroboran esta afirmación señalando que las piedras para la construcción de Tiahuanaco se traían por medio de embarcaciones que, procedentes de las canteras del volcán Kahapía, eran desembarcadas en el puerto de Iwawe. Desde allí se trasladaban por tierra hasta la ciudad.

El geólogo Federico Ahlfeld ha hecho un gran aporte a la teoría de embancamiento del lago por sedimentos. Ha expresado:

“El lago Huiñaymarka posee solamente una profundidad máxima de seis metros y posiblemente se rellene en el futuro lejano con sedimentos. En tiempos históricos la isla Cumana en el golfo de Aygachi, antes separada de la tierra firme por un estrecho canal, se volvió península. Gran parte del golfo de Aygachi es actualmente totoral. El puerto Pérez (Chililaya), antes usado para buques grandes, está inutilizado y existe el peligro que pase lo mismo con el puerto de Guaqui”.

Esta argumentación y el hecho de que el lago Titicaca sea sólo una mínima expresión de lo que fue el gran lago Ballivián-Minchín, hacen pensar que la posibilidad de que Tiahuanaco haya estado algún día en la ribera, no es tan absurda.

Sin duda, estudios más profundos sobre los terrenos de sedimentación que rodean Tiahuanaco, podrán aportar más luz en el futuro sobre la discusión del puerto Tiahuanaco.

Desarrollo Político-Social de Tiahuanaco

El arqueólogo Ponce Sanginés, en su libro “Tiahuanaco: espacio, tiempo y cultura”, consigna tres estadios para el estudio de la cultura: el aldeano, el urbano y el imperial.

Del estudio de los pozos estratigráficos de Kalasasaya, destaca cinco épocas. La primera y segunda, corresponden al estadio aldeano, la tercera y la cuarta al urbano, y la quinta, al imperial.

Estadio Aldeano

Es posible imaginar el estadio aldeano de Tiahuanaco con construcciones de planta rectangular y techos de dos aguas. Estas edificaciones fueron logradas con paredes de adobe con techo cubierto ya sea de totora o paja brava. En ese momento la vida transcurre junto a los terrenos de cultivo que son removidos con toscas herramientas ya para la siembra de la papa, de la quinua o de la oca. Cabe destacar que se conocen alrededor de doscientas variedades de la papa en la zona. En algún momento del estadio aldeano, se comienza a fundir cobre, el que para lograr su grado de fusión requiere una temperatura de entre 1.083 a 1.084 grados Celcius, lo que a su vez demanda conocimientos técnicos para lograr ese calor; también ya se trabajan adornos de oro y plata.

En este período se fabrican puntas de flechas en obsidiana y se tiene un completo dominio de la artesanía.

Es de presumir que en el período aldeano el clima presentaba un ciclo natural de mayor humedad que da por resultado una agricultura próspera en la que los hombres tan sólo necesitan trabajar la tierra un tercio del año. Los dos tercios restantes se pudieron destinar al ocio creativo.

Entonces surgieron, piramidalmente, las clases sociales, con los campesinos en la base, subiendo gradualmente hacia los sacerdotes y la clase gobernante, sólo así se puede justificar el gran salto dado por los tiahuanaqueños hacia la etapa singular que se daría con el estadio templario-urbano.

Estadio Urbano-Templario

Lograda una perfecta estructura política, la cultura alcanza un grado de desarrollo de dimensiones únicas y sólo logradas en algunas partes del mundo. La aldea dispersa y apenas conectada entre sí por estrechas callejuelas, planifica con exactitud matemática y belleza sin par, templos y palacios, acueductos para el agua de consumo y una verdadera red de desagüe; la metalurgia cobra caracteres inusitados; ocurre el conocimiento perfecto de los cambios de las estaciones lo que permitiría saber meridianamente el ciclo de siembras y cosechas.

Todo este cuadro significa el haber alcanzado grados de saber y del conocer técnico-industrial. Para levantar templos y palacios se precisan no sólo instrumentos sino hombres que los inventan y los usan; para el corte perfecto de los bloques líticos son requeridos picapedreros y canteros, y las construcciones exigen diseñadores, arquitectos, ingenieros y albañiles; más no se levantan construcciones corrientes: cada piedra requiere un tratamiento artístico. Los cinceles esculpirán altos o bajos relieves que siguen líneas previamente dibujadas en otro material; los artistas plasman en la piedra ideogramas y mensajes para el porvenir. Pero, lo insólito, es que gran parte de los relieves fueron protegidos y a la vez realzados con planchas metálicas, remachadas con perfección en los enormes bloques de piedra.

Habría que imaginar los dibujos de la Puerta del Sol cubiertos con esa lámina metálica, y luego trasladar esa visión a los otros grandes monumentos. Sin duda debe haber sido una visión de fantasía contemplar esa inmensa ciudad de piedra recubierta de láminas metálicas que refulgen a la luz del sol en el día y con un carácter fantasmagórico en las noches de luna llena.

Todo ello contribuyó a transformarla en una ciudad santuario objeto de veneración y de peregrinaciones.

En el estadio urbano se construyeron los grandes templos y palacios, tales como Kalasasaya, el Templete Semisubterráneo, la Pirámide de Akapana, el gran Templo de Puma Punku, etc.

Es también en este período donde se pondría de manifiesto en todo su vigor la sociedad piramidal. En su cima se encontrarían sacerdotes y gobernantes, obedecidos por un pueblo cuyo influjo fue tan grande en la América precolombina.

El tiempo va abriendo nuevos horizontes en la investigación de esta cultura que extendió sus dominios por más de 600.000 kilómetros cuadrados.

El extraordinario conocimiento que alcanzaron en la arquitectura y las artes, también se manifestó en la medicina, ya que sus cirujanos efectuaron trepanaciones exitosas, como se puede comprobar en los cráneos de pacientes que sobrevivieron.

El Estadio Imperial

La importancia de la cultura alcanzada por Tiahuanaco se extendió más allá de la meseta altiplánica por medio del comercio y de la aplicación de la política de los “mitimaes”, que consistía en el trasplante de grupos étnicos completos de un sitio a otro, con el consiguiente sometimiento de importantes grupos humanos. Esta política fue aplicada posteriormente, también, por los incas.

El distinguido investigador Boero Rojo muestra su extraordinario amor a esta tierra al describir con belleza y calidez la historia de Tiahuanaco. Así, nos cuenta:

El comercio se vinculaba a la producción de las canteras de donde se extraían andesita, basalto, obsidiana, etc.; a las minas que proveían oro, plata, cobre, estaño sobre relieves importantes; el transporte de productos de las zonas subtropical y tropical que se consumían en Tiahuanaco: coca, ají, locoto, maíz, etc. y es, sin duda, altamente importante la economía pesquera que tuvo que haberse desarrollado en la región.

Fue tan inmensa la radiación del imperio que se demuestra en construcciones muchas veces atribuidas a los incas. El lago sagrado guarda bajo sus aguas ribereñas bloques y muros de piedra que no han sido todavía suficientemente estudiados. El idioma aymará aún suena en los nombres de algunas poblaciones del flanco norte de la Cordillera de La Paz; en los valles centrales de Cochabamba y Chuquisaca; al sur del salar de Uyuni y hacia el oeste hasta las playas del Pacífico. Así, por ejemplo, el río Viloma que nace en las quebradas de la Cordillera de la Herradura, en Cochabamba, deriva su nombre de dos voces aymarás: Huila = rojo y urna = agua, o sea el río de las aguas rojas.

Al agotamiento del imperio y al diluimiento de su historia, le sigue en importancia el Incario, cuyos gobernantes-dioses, hijos del sol, les cupo borrar esta magnífica cultura, para poder ser reconocidos ellos mismos como divinidades. A pesar de todo, llegan hasta los conquistadores españoles leyendas que los cronistas acogen. Algunas hablan de sucesivos asentamientos a través de las épocas, luego de grandes calamidades como diluvios, movimientos telúricos, tempestades de rayos o épocas de desaparición y reaparición del sol. Otras tradiciones, también envueltas en nubosidades, relatan la presencia del jefe colla Huyustus a quien se supone tan pronto el dios capaz de edificar o destruir. Y cuando aflora la pregunta de ¿quiénes construyeron la ciudad?, los naturales afirman que había sido construida por gigantes.

Tiahuanaco, en su estadio imperial, adquiere dimensiones para las cuales es difícil encontrar equivalentes. Es la gran ciudad que brilla iridiscente en contraste con el paisaje grisáceo de la meseta. El sol luce su esplendor y se desparrama en haces radiados cuando la luz golpea en los enchapes áureos o plateados de las eternas piedras hechas para transponer los límites del tiempo, adornados con dibujos o ideogramas que hoy sólo son comprensibles a esos dioses para los que fueron tatuados en el basalto o la andesita.

El distinguido escritor Boero Rojo se exalta al describir esta maravilla de la América Meridional, enclavada como un faro en lo alto de los Andes. Y continúa su descripción de este estadio imperial:

Imaginemos una ciudad totalmente planificada con todo lo que el planeamiento urbano significa: agua potable fácilmente accesible; agua servida descartable mediante una serie de canales, muchos de los cuales corren subterráneos; calles para el tránsito de los pobladores entre sus viviendas y los templos; obras viales para la comunicación del imperio.

En el estadio imperial de Tiahuanaco, los fabricantes de cerámicas elaboran artísticas obras bellamente decoradas; los metalurgistas ceden metal fundido para los orfebres que tan pronto cubrirán los bajos relieves o fabricarán objetos suntuarios, tales como pectorales, diademas, brazaletes; los trabajadores del cincel magnifican la piedra, casi la hacen a capricho, la armonía es tan precisa que para lograrla se tendría, hoy en día, que acudir a costosos instrumentos, pero esa perfección nace en Tiahuanaco amparada quizá en toscas herramientas y en un aprendizaje adquirido a través de siglos. Los astrónomos, en el espejo de la piscina de Akapana, irán siguiendo el paso de los astros, verificarán los eclipses, y, tal vez los predicirán con exactitud. Los ingenieros darán inclinaciones a los muros de tan cabal precisión que su cálculo de resistencia, a desplazamientos, tensiones, presiones, etc., hace prácticamente indestructible la estructura misma de las edificaciones; se calcula con exactitud matemática el declive de los bota aguas y alcantarillas, que aún en la actualidad cumplen su cometido. Los arquitectos dibujan detalles y elaboran la planificación del conjunto urbano. La medicina no sólo se circunscribe a la herbolaria sino que incursiona en la cirugía mayor. Los sacerdotes asumen la dignidad de ser los responsables de las ofrendas a los dioses. Los guerreros —ya pumas o águilas— llevarán al arco de chonta y la flecha terminada en aguda punta de obsidiana para imponer la presencia del imperio en los más lejanos lugares. Los gobernantes asumirán la responsabilidad de mantener la acrisolada disciplina, a la vez que sus decisiones conllevan la expansión del imperio; el arte de su política se plasma en tres mil años de historia que son necesarios para lograr la mítica ciudad que, inexplicablemente, se despoblaría sin que para ello se encuentren causas visibles.

Así como hubo misterio en su origen, también lo hubo en su fin. Ahora, sólo quedan las ruinas.

Ruinas que tampoco han sido respetadas. Siguiendo un viejo atavismo que lleva a los hombres a destruir lo que no comprenden, Tiahuanaco ha sufrido ese cruel destino. Por siglos ha continuado siendo destruida por los elementos desatados y por la ignorancia de los hombres.

Posnansky la ha llamado cuna del hombre americano. Tal vez pudiera tratarse de la cuna de la humanidad.

6 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 6 comentarios
Comentarios
Mar 8, 2013
12:32
#1 Sergio:

Realmente el complejo de Tiahanaco se merece el podio entre los misterios de la tierra, esas rocas, esos templos, esos monolitos, y esa escritura, única en el mundo, no deberían existir, y sin embargo, ahí están, y seguirán estando por mucho mas. A Puma Punku no se le da la importancia que se merece, es un lugar mucho mas antiguo que Tiahuanaco, y allí hay puertas similares a la del sol, tiradas en el piso, rotas, etc, llenas de escrituras y simbolos…Mas que Tiahuanaco, Puma Punku, es el lugar mas extraño de la tierra. Gracias Arkantos!

Reply to this commentResponder

Feb 23, 2015
23:50
#2 Gustavo:

Si por unos pocos minutos aceptaran la teoría de los Alienigenas Ancestrales, encontrarían respuestas mucho más fáciles a tantas preguntas, les aconsejo leer los libros de Sacarías Sitchin, no les caerá mal, al contrario puede que abran los ojos y sus mentes.
Un saludo afectuoso a todos y todas. Gustavo

Reply to this commentResponder

Mar 31, 2015
15:44

guuua cuando vi el documental fue como una parte del rompecabesa que tengo hay una respuesta tam importante dentro de un libro muy interesante que se llama la perla de gran precio libro que a todo cientifico y arqueologo callaria sus respuesta de rompecabeza y hay un un lema dentro del libro de mormon que dice y la verdad saldra ala luz que emosionante resibir estas respuesta como estudiante de saber la verdad de nuestra existencia una simple respuesta rejido por un ser supremo que es el creador de este universo y que abarca lo infinito en conosimiento eterno claro nuestro creador estuvo presente siempre y mando ayuda desde los cielos a instruirnos si cumpliamos bajo convenio iniversal si se rompia el convenio caimos en oscurantismo como cayeron grandes civilisaciones por la apotasia el cambio de la voluntad de sus leyes ala desovediencia nos alejaba de su ayuda hay 2 poderes magnificos en la tierra pero la que llegue ese conosimiento al hombre es nesesario 2 cosas la humildad y la voluntad de reconocer al creador de todas las cosas para ser bendesidos por que el nos indicara la verdad asi como en la antiguedad nuestros antepasados mayas aztecas incas y indios bolivianos tihuanacos alguna vez tuvieron la dicha de verlos y ser intruidos de acuerdo a su obediensia

Reply to this commentResponder

Abr 21, 2015
17:44
#4 Ezequiel:

Estupendo informe. Quisiera recibir más sobre la temática de las antiguas civilizaciones andinas.

Saludos.

Reply to this commentResponder

Mar 25, 2017
17:22
#5 Noel Mollinedo:

un tema fascinante, yo mismo he publicado algo con respevto a la atlantida y se encuentra en amazon:
https://www.amazon.com/Piedra-Blanca-Spanish-Capt-Leon-ebook/dp/B01N1TH5Y8/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1485556665&sr=8-3&keywords=piedra+blanca

Reply to this commentResponder

May 11, 2019
14:34
#6 isabel galvan:

Simplemente bello y misterioso…

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario