El comentario de don Manuel González de la Rosa, en la versión de Robert Charroux, dice:

“El nombre primitivo de Tiahuanaco era Chucara. La ciudad era enteramente subterránea y lo que existía en la superficie no era sino una cantera de talla de piedra y la aldea de los obreros.

”La ciudad subterránea daría la clave de una extraña civilización que se remonta a los tiempos más primitivos.

”Se llegaba a la ciudad por varias entradas, que vieron el gran naturalista francés Alcide d’Orbigny y los viajeros Tschudi, Castelnau y Squier, quienes hablan de sombrías y fétidas galerías que desembocan en el cerco de murallas de Tiahuanaco.

”Esta ciudad subterránea había sido edificada para permitir a los habitantes encontrar en ella una temperatura más clemente, lo que prueba cómo nunca varió la temperatura.

”Cerca del lago Titicaca existía un palacio del que no queda rastro, pues su edificación se remontaría, según los textos, a la época ‘de la creación del mundo’.

”El primer señor de Chucara, que quiere decir ‘Casa del Sol’, se llamaba Huyustus; había dividido el globo en varios reinos. Los últimos habitantes de Chucara no eran aymaraes, sino quechuas”.

En la tradición andina siempre se habla, también, de que en torno a Tiahuanaco existió una gran cultura formada por una casta de hombres blancos que dejaron descendencia en el linaje de los incas.

A este respecto, uno de los cronistas de la conquista del Perú, don Pedro Pizarro, comenta:

“Las mujeres nobles son gratas de verse; se saben hermosas y en efecto lo son. Los cabellos de hombres y mujeres son rubios como el trigo y ciertos individuos tienen la piel más clara que los españoles…

”En esa comarca he visto una mujer y un niño, cuya piel era de una blancura inhabitual. Pretenden los indios que se trata de descendientes de los ídolos (dioses)”.

Y, en los “Comentarios Reales”, el Inca Garcilaso de la Vega, insiste en que los hijos del Dios Sol fueron reconocidos como divinos por los indios “por sus palabras y por su tez clara”.

De lo narrado por los cronistas de la conquista y por sus comentaristas, se desprende que a Tiahuanaco se le reconoce una gran antigüedad, que sería la primera civilización propiamente tal que hubo en la Tierra; que en su fundación habrían intervenido seres llegados de otro planeta —específicamente Venus—; que necesitaban vivir a gran altura sobre el nivel del mar; que dichos fundadores de Tiahuanaco eran de raza blanca; que habría existido una mítica ciudad subterránea bajo Tiahuanaco para permitir adecuadas condiciones de vida a sus habitantes, dada la frialdad de la temperatura. De atender a la tradición indígena, dichos habitantes tuvieron para ellos calidad de dioses o hijos de dioses.

Valgan algunas consideraciones:

  • Las personas que viven a gran altura tienen un color de sangre más azulado, debido a la escasez de oxígeno que allí existe. Entre los mitos genéricos a toda la humanidad, siempre se ha hablado que la nobleza es de “sangre azul”.
  • La curiosidad de que los grandes imperios y culturas de América se desarrollaran a alturas inverosímiles (bastaría pensar en Machu Picchu), con los consiguientes problemas para la construcción de las ciudades, el cansancio (apunamiento) que ocasiona el sólo desplazarse de un lugar a otro, además, por enumerar alguno de los problemas, el desarrollo de la agricultura, con falta de buenas tierras para cultivo o pastadas. Hubo de crearse toda una red de ingenios, tales como canales y siembras en terrazas. Tal vez por su innecesariedad como medio de ayuda al transporte, en medio de cumbres y quebradas, no se descubrió o no se desarrolló la rueda. Sí existió en símbolos, pero no en su uso práctico.
  • Esta curiosidad es aún mayor si se compara lo que sucedía en el resto del planeta: la lucha y las invasiones, todas destinadas a conquistar las grandes llanuras, ricas en pastos para los ganados y de fácil cultivo. En América del Sur, también existen esas grandes llanuras, y, sin embargo, las grandes culturas florecieron a alturas superiores a los tres mil metros, con las dificultades y problemas a que hemos hecho mención. Seguramente no ha sido por un deseo masoquista. Ha habido alguna razón.

El entorno geográfico de Tiahuanaco

El distinguido investigador boliviano, don Hugo Boero Rojo, incansable estudioso del altiplano y riguroso en su quehacer, da una visión de lo que pudo ser el entorno geográfico en que se desenvolvió la zona que ocupa Tiahuanaco.

Dice que hace más o menos doce mil años atrás, dos grandes lagos, Ballivián, actual Titicaca, y el Minchín, actual Poopó, estaban unidos por el estrecho Callapa-Ulloma, y formaban un gran mar interior, con un ecosistema totalmente diferente al actual. El clima, entonces más templado y más húmedo permitía la existencia de una flora variada, de heléchos, grandes bosques, hortalizas, maíz y todo tipo de especies propias de los valles templados y, aún, de los trópicos (“yungas”, valles de clima tropical).

Lentamente o quizá por un violento fenómeno, los lagos fueron reduciendo su superficie, hasta quedar en la forma con que hoy se les puede apreciar.

Algunos sostienen que la caída de un diluvio pudo provocar el vaciamiento de los lagos. Ello se habría debido a que un gran crecimiento de agua habría superado todas las cotas de rebalse, provocando la destrucción de los diques naturales de contención, y llevando al vaciamiento de los lagos.

Cualquiera fuese el origen de este “achicamiento” de los lagos, se provocó un definitivo cambio en el ecosistema. Varió la humedad atmosférica, cambió la temperatura, desapareció la vegetación. Apareció una estepa desolada y el lecho desecado de los lagos se transformó en salares.

De ese clima privilegiado hoy sólo queda una muestra en la Isla del Sol. El resto, fue barrido por el gélido viento del altiplano, provocando la migración de hombres y animales.

El Santuario de Tiahuanaco

Hay un aura mágica y mítica en torno a Tiahuanaco. Sobre ese tema se refiere Arthur Posnansky en el libro “Tiahuanaco, Cuna del Hombre Americano”. Posnansky sostiene que a través de sus investigaciones ha encontrado restos humanos en la zona de Tiahuanaco de diversos orígenes étnicos, lo que ha llevado a pensar que la gente venía a esta ciudad santuario desde remotas regiones. Ello significaría que Tiahuanaco tenía para tales personas el sentido de un santuario al que se acude en peregrinación.

Así como hoy se hacen peregrinaciones a Tierra Santa, Roma o La Meca, así se concurría a la ciudad de la “Loma Santa”. Incluso, en la época colonial, la gente llevaba a bautizar a sus hijos a la iglesia que los españoles habían fundado en Tiahuanaco.

Podría, tal vez, suponerse que Tiahuanaco, más que un imperio político-guerrero, fue un imperio religioso que ejerció su influencia hasta lejanísimas latitudes.

La ciudad santuario, con su misterio no develado, atrae ahora en peregrinación a arqueólogos, antropólogos e investigadores de todo el mundo.

¿Por qué este misterio? Porque hasta ahora no ha sido posible descifrar las inscripciones de sus monumentos, la simbología de las esculturas, grabados, petroglifos y arquitectura.

Tiahuanaco y el Lago Titicaca

Tiahuanaco se encuentra a veinte kilómetros, en línea recta, de la orilla del lago Titicaca. Se discute, se ha discutido y se discutirá si alguna vez fue un puerto lacustre sobre el Titicaca.

En todo caso, la influencia del lago en la cultura de Tiahuanaco es evidente a simple vista. La fauna propia del lago está inserta en los monumentos, grabados y en la cerámica. Incluso la flora autóctona, la “totora” o espadaña, que tan imbricada está a la vida de quienes viven en las riberas del lago.

El principal defensor de la teoría de que Tiahuanaco fue un puerto del gran lago sagrado, es Arthur Posnansky, quien en su libro “Tiahuanaco, la Cuna del Hombre Americano” afirma y corrobora mediante un plano esta posición:

Plano preparado por Arthur Posnansky.

“¿Se ha extendido o no el lago hasta Tiahuanaco en el tercer periodo, época de su mayor florecimiento? De la comprobación de este hecho depende, precisamente, también la determinación de la edad de las ruinas que hoy contemplamos y el conocimiento del estado étnico y social del hombre que las construyó. Además de las opiniones de los antiguos cronistas e historiadores que refieren, unánimemente, que la tradición, pone a Tiahuanaco a la orilla del lago o circundado por agua; circunstancia que también da fundamento para sostener que el lago Titicaca llegaba en el segundo y tercer periodos hasta la metrópolis megalítica, queda comprobado por las concluyentes e indiscutibles razones que a continuación se mencionarán.

”Para mayor sencillez en la exposición y comprobación de este aserto, se acompaña a este libro una copia pequeña del plano topográfico de las ruinas de Tiahuanaco; su triangulación efectuada ya en el año 1904 por el autor, con el objeto de dar una idea exacta de la forma de las ruinas y de la posición relativa de las diferentes obras monumentales.

”En el citado plano se ve marcado con la letra ‘A’ un muelle que existe en el puerto norte Tiahuanaco, construido de piedra y completamente simétrico provisto de una entrada ‘B’ para que las balsas pudiesen fácilmente encestar y deshacerse de su pesada carga. Desde este muelle, el terreno baja con una considerable pendiente hacia el norte y hacia el lago actual, y su aspecto deja ver claramente que estuvo cubierto por las aguas de éste último durante largo tiempo, siendo además notable la diferencia de su suelo con el de Tiahuanaco que es de distinta naturaleza.

”A pesar de que durante miles de años no ha cesado de rellenarse ese terreno o cuenca con los aluviones de las serranías norte y sur traídos por las aguas torrenciales del periodo pluvial, la diferencia de nivel entre el lugar de las ruinas y el que fue fondo del lago es todavía hoy considerable, tanto que alcanza a once metros a poca distancia del muelle norte, 21 metros no muy lejos de los formidables puertos al oeste de Puma Punku.

”En las últimas investigaciones y planificaciones, se han encontrado alrededor de las ruinas, especialmente a pocos pasos de Puma Punku, una gran cantidad de estos muelles y otras construcciones que servían de defensivos para contener el empuje de las aguas, e igualmente, obras hidráulicas destinadas a conducirlas hasta la ciudad. Uno de estos canales artificiales, de grandes proporciones y anchura, circundaba, como se ve en el plano, la parte principal de Tiahuanaco, o sea sus templos, palacios, fortalezas, etc., y debe haber tenido igual objeto que el que tenían los fosos de agua de los castillos feudales de Europa en la Edad Media”.

Este estudio lo realizó durante años de investigaciones Arthur Posnansky.

6 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 6 comentarios
Comentarios
Mar 8, 2013
12:32
#1 Sergio:

Realmente el complejo de Tiahanaco se merece el podio entre los misterios de la tierra, esas rocas, esos templos, esos monolitos, y esa escritura, única en el mundo, no deberían existir, y sin embargo, ahí están, y seguirán estando por mucho mas. A Puma Punku no se le da la importancia que se merece, es un lugar mucho mas antiguo que Tiahuanaco, y allí hay puertas similares a la del sol, tiradas en el piso, rotas, etc, llenas de escrituras y simbolos…Mas que Tiahuanaco, Puma Punku, es el lugar mas extraño de la tierra. Gracias Arkantos!

Reply to this commentResponder

Feb 23, 2015
23:50
#2 Gustavo:

Si por unos pocos minutos aceptaran la teoría de los Alienigenas Ancestrales, encontrarían respuestas mucho más fáciles a tantas preguntas, les aconsejo leer los libros de Sacarías Sitchin, no les caerá mal, al contrario puede que abran los ojos y sus mentes.
Un saludo afectuoso a todos y todas. Gustavo

Reply to this commentResponder

Mar 31, 2015
15:44

guuua cuando vi el documental fue como una parte del rompecabesa que tengo hay una respuesta tam importante dentro de un libro muy interesante que se llama la perla de gran precio libro que a todo cientifico y arqueologo callaria sus respuesta de rompecabeza y hay un un lema dentro del libro de mormon que dice y la verdad saldra ala luz que emosionante resibir estas respuesta como estudiante de saber la verdad de nuestra existencia una simple respuesta rejido por un ser supremo que es el creador de este universo y que abarca lo infinito en conosimiento eterno claro nuestro creador estuvo presente siempre y mando ayuda desde los cielos a instruirnos si cumpliamos bajo convenio iniversal si se rompia el convenio caimos en oscurantismo como cayeron grandes civilisaciones por la apotasia el cambio de la voluntad de sus leyes ala desovediencia nos alejaba de su ayuda hay 2 poderes magnificos en la tierra pero la que llegue ese conosimiento al hombre es nesesario 2 cosas la humildad y la voluntad de reconocer al creador de todas las cosas para ser bendesidos por que el nos indicara la verdad asi como en la antiguedad nuestros antepasados mayas aztecas incas y indios bolivianos tihuanacos alguna vez tuvieron la dicha de verlos y ser intruidos de acuerdo a su obediensia

Reply to this commentResponder

Abr 21, 2015
17:44
#4 Ezequiel:

Estupendo informe. Quisiera recibir más sobre la temática de las antiguas civilizaciones andinas.

Saludos.

Reply to this commentResponder

Mar 25, 2017
17:22
#5 Noel Mollinedo:

un tema fascinante, yo mismo he publicado algo con respevto a la atlantida y se encuentra en amazon:
https://www.amazon.com/Piedra-Blanca-Spanish-Capt-Leon-ebook/dp/B01N1TH5Y8/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1485556665&sr=8-3&keywords=piedra+blanca

Reply to this commentResponder

May 11, 2019
14:34
#6 isabel galvan:

Simplemente bello y misterioso…

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario