La biología de este raro animal marino, e incluso cómo se reproduce, sigue siendo en gran parte un misterio. Pero ahora, científicos de la Universidad de Copenhague han obtenido la secuencia completa de su genoma, revelando pistas sobre la anatomía y evolución de esta enorme y esquiva criatura.

«En términos de sus genes, encontramos que los calamares gigantes se parecen mucho a otros animales. Esto significa que podemos estudiar a estos animales verdaderamente extraños para aprender más sobre nosotros», dice la coautora del hallazgo Caroline Albertin, quien en 2015 lideró el equipo que secuenció el primer genoma de un cefalópodo (el grupo que incluye calamares, pulpos, sepias y nautilos).

Con base en el Laboratorio de Biología Marina de la Universidad de Copenhague, el equipo descubrió que el genoma del calamar gigante es grande: con un estimado de 2.700 millones de pares de bases de ADN, es aproximadamente el 90 por ciento del tamaño del genoma humano.

Albertin analizó varias familias genéticas antiguas y conocidas en el calamar gigante, haciendo comparaciones con las otras cuatro especies de cefalópodos que se han secuenciado y con el genoma humano.

Por siglos, el misterioso y esquivo calamar gigante ha alimentado leyendas y mitos de ultramar, como aquel referente al Kraken.

Encontró que importantes genes de desarrollo en casi todos los animales (Hox y Wnt) estaban presentes en copias únicas solo en el genoma del calamar gigante. Eso significa que esta gigantesca bestia invertebrada, que durante mucho tiempo fue una fuente de conocimiento de los monstruos marinos, no se hizo tan grande a través de la duplicación del genoma completo, una estrategia que la evolución tomó hace mucho tiempo para aumentar el tamaño de los vertebrados.

Entonces, saber cómo esta especie de calamar se volvió tan gigante espera más pruebas de su genoma. «Un genoma es el primer paso para responder muchas preguntas sobre la biología de estos animales muy extraños», dijo Albertin, como la forma en que adquirieron el cerebro más grande entre los invertebrados, sus comportamientos sofisticados y su agilidad, y su increíble habilidad instantánea para el camuflaje.

Un calamar gigante de 4.2 metros de largo. Costa de Nueva Zelanda, 2018.

«Si bien los cefalópodos tienen muchas características complejas y elaboradas, se cree que evolucionaron independientemente de los vertebrados. Al comparar sus genomas podemos preguntar: “¿Los cefalópodos y los vertebrados se construyen de la misma manera o se construyen de manera diferente?”», Dice Albertin.

La experta también identificó más de 100 genes de la familia de las protocadherinas, que generalmente no se encuentran en abundancia en los invertebrados, en el genoma del calamar gigante.

«Se cree que las protocadherinas son importantes para conectar correctamente un cerebro complicado», explica. «Se pensaba que eran una innovación de vertebrados, por lo que nos sorprendió mucho cuando encontramos más de 100 de ellos en el genoma del pulpo (en 2015). Eso parecía una pistola humeante sobre cómo se hace un cerebro complicado. Y hemos encontrado una expansión similar de protocadherinas en el calamar gigante también».

Finalmente, analizó una familia de genes que (hasta ahora) es exclusiva de los cefalópodos, llamados reflectinas. «Las reflectinas codifican una proteína que participa en la fabricación de la iridiscencia. El color es una parte importante del camuflaje, por lo que estamos tratando de entender qué está haciendo esta familia de genes y cómo funciona», dice Albertin.

«Tener este genoma de calamar gigante es un nodo importante para ayudarnos a comprender qué hace que un cefalópodo sea un cefalópodo. Y también puede ayudarnos a comprender cómo surgen genes nuevos y novedosos en la evolución y el desarrollo».

El estudio ha sido publicado en GigaScience.

Fuente: ScienceDaily. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario