A pesar de que hoy en día es una de las celebraciones más consumistas y que más beneficios generan a infinidad de comercios, el Día de San Valentín en sus orígenes no fue inventado por unos grandes almacenes (tal y como señalan algunos), aunque fue hábilmente aprovechada por los empresarios para sacar una buena tajada de una fecha tan señalada en el calendario.

sanvalentin0

El santo que celebramos el Día de San Valentín es conocido oficialmente como San Valentín de Roma con el objetivo de diferenciarlo de una docena de otros Valentines. Debido a que ‘Valentinus’ —del latín: fuerte o valeroso— fue un apodo popular entre el segundo y octavo siglo d.C., varios mártires llevaron ese nombre.

Pero el Día de San Valentín, como sinónimo del día de los enamorados empezó a celebrarse quince siglos atrás, concretamente en el año 494 d.C, siendo auspiciado por el papa Gelasio I, quien tomó la medida de celebrar una festividad católica el 14 de febrero, con el fin de anular y prohibir la fiesta pagana de las Lupercales que se celebraba desde la Antigua Roma cada 15 de febrero en honor a Lupercus, protector de los pastores y sus rebaños y como homenaje a la loba que amamantó a los gemelos Rómulo y Remo —destinados a fundar Roma según las antiguas leyendas—.

Desde el siglo IV se había ido eliminando paulatinamente todas las celebraciones paganas, siendo sustituidas o reconvertidas en otras de carácter religioso (tal y como se menciona en los artículos: ¿Por qué Navidad se festeja el 25 de diciembre? y ¿Qué celebramos el 25 de diciembre?).

Gelasio I necesitaba anteponer otra fiesta a la celebración de las Lupercales, por lo que escogió el del Santo que caía justo un día antes y que había —supuestamente— vivido dos siglos antes: San Valentín.

El adornado cráneo de San Valentín se exhibe en la Basílica de Santa María en Cosmedin, Roma. A principios del siglo XIX, se encontraron restos y reliquias asociadas al santo en unas catacumbas cercanas a Roma. Otras piezas del esqueleto pueden hallarse en República Checa, Escocia, Irlanda, Inglaterra y Francia.

El adornado cráneo de San Valentín se exhibe en la Basílica de Santa María in Cosmedin, Roma. A principios del siglo XIX, se encontraron restos y reliquias asociadas al santo en unas catacumbas cercanas a Roma. Otras piezas del esqueleto pueden hallarse en República Checa, Escocia, Irlanda, Inglaterra y Francia.

No se tenía muy claro quién era este santo, que venía a suplir esa importante fiesta pagana, pero alrededor de él se crearon infinidad de leyendas —la mayoría desmentidas con el transcurso de los siglos— que indicaban que Valentín había sido bondadoso médico romano que decidió hacerse cristiano y ordenarse como sacerdote, y como tal ofició un buen número de bodas entre jóvenes enamorados. El problema residía en que en aquella época (año 270 d.C) los soldados no podían contraer matrimonio, pero muchos fueron los que quisieron hacerlo para unirse a sus amadas. Según explica la leyenda, el emperador romano Claudio II se enteró de lo que estaba realizando Valentín y ordenó ejecutarlo, convirtiéndose el religioso en un mártir y referente de todos los enamorados.

Al menos esta es la historia que difundió la Iglesia Católica para justificar el hecho de instaurar, a partir del año 494 d.C, la celebración del Día de los Enamorados en la festividad de San Valentín y por lo tanto así poder cargarse de un plumazo la fiesta pagana de las Lupercales.

Lupercales.

Vestidos de un taparrabos hecho de cabras sacrificadas y rociadas de su sangre, los Luperci corrían por Roma, golpeando a las mujeres con ‘februa’, correas hechas de pieles de cabras sacrificadas. Los Luperci creían que los azotes purificaban a las mujeres y les garantizaban su fecundidad y un fácil nacimiento. Febrero se deriva de ‘februa’ o ‘medios de purificación’.

Y como festividad religiosa se estuvo celebrando a lo largo de los siguientes quince siglos (hasta 1969) año en el que bajo el pontificado de Pablo VI la Iglesia Católica decidió eliminar San Valentín como festividad del calendario postconciliar (acordado en el Concilio Vaticano II), pasando a ser ésta una fecha con santo pero sin celebración.

Pero por aquel entonces la comercialización del Día de San Valentín como fecha del Día de los Enamorados ya estaba totalmente instaurada en la sociedad de consumo.

Febrero era también sagrado para Juno Februata, la diosa de 'febris' (fiebre) del amor, y del matrimonio. El 14 de febrero, se ponían billetes (cada uno con el nombre escrito de una adolescente) en un contenedor. Los jóvenes adolescentes entonces escogían un billete al azar. Los muchachos y muchachas cuyos nombres fueron escogidos se convertían en «pareja», uniéndose en juegos eróticos en festivales y fiestas por toda Roma. Después del festival, ellos permanecerían como parejas sexuales por el resto del año.

Febrero era también sagrado para Juno Februata, la diosa de ‘febris’ (fiebre) del amor, y del matrimonio. El 14 de febrero, se ponían billetes (cada uno con el nombre escrito de una adolescente) en un contenedor. Los jóvenes adolescentes entonces escogían un billete al azar. Los muchachos y muchachas cuyos nombres fueron escogidos se convertían en «pareja», uniéndose en juegos eróticos en festivales y fiestas por toda Roma. Después del festival, ellos permanecerían como parejas sexuales por el resto del año.

Como nota curiosa, indicar que el primer registro que existe sobre la comercialización de esta fecha es el que señala a la norteamericana Esther A. Howland como la precursora de la venta de tarjetas regalo con motivos románticos y dibujos de enamorados que ideó y realizó a mediados de la década de 1840, vendiéndolas por unos centavos en la librería que regentaba su padre en Worcester (Massachusetts) y las cuales se convirtieron en todo un éxito.

Cabe destacar que varios son los santos llamados Valentín a los que se les ha adjudicado ser el «santo» al que se le dedicó el Día de los Enamorados, no llegando a ningún acuerdo ni tan siquiera los mismos miembros de la Iglesia, por lo que las leyendas y mitos alrededor de este personaje y sus diferentes procedencias son múltiples, pudiendo encontrarnos con infinidad de iglesias que dicen tener los restos del mártir.

Por Alfred López

5 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 5 comentarios
Comentarios
Feb 13, 2015
6:37
#1 Perpito pérez:

Bien, bien. Así vamos bien. Gracias

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2016
15:58
#2 JuanE GonzalezP:

Y que de Romeo y Julieta?….

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2016
19:56
#3 yolis:

Pues feliz dia de la amor y la amistad para todos!!! yo veo bien esta celebracion porque es algo de buena vibra… mejor amor que guerra!

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2017
23:21

está muy bueno todo ; ahora bien ,
yo tengo una versión jocosa que en
el día de hoy publiqué en Facebook

Reply to this commentResponder

Feb 15, 2018
8:39
#5 Vicente Reylova:

La mayoria de las celebraciones son Fiestas Paganas inventadas por el ser humano con un fin consumista….
Todas las Religiones realizan actividades Paganas con el fin de generar dinero para Saciar sus Ambiciones…saludos.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario