Un equipo internacional de astrofísicos ha sido testigo de un acontecimiento único: han descubierto la formación de un sistema estelar cuádruple de fragmentos muy distantes de una nube de gas filamentosa en la constelación de Perseo.

sistema-cuadruple

El sistema estelar se compone de una estrella joven todavía en una fase inicial de desarrollo y tres nubes de gas que se están condensando rápidamente por las fuerzas gravitacionales.

Según los cálculos de los astrofísicos, que se detallan en un artículo publicado en Nature, cada nube de gas se convertirá en una estrella dentro de 40.000 años. Las estrellas pueden ser relativamente pequeñas y sólo llegar a alrededor de una décima parte de la masa de nuestro sol.

El espacio entre las estrellas individuales asciende a más de mil veces la distancia media entre el Sol y la Tierra. Los expertos calculan que las dos estrellas que están a la distancia más corta forman además un doble sistema estable, mientras que las otras dos estrellas que están más separadas serán catapultadas al espacio después de cerca de medio millón de años.

«Los sistemas de estrellas con más de tres miembros son inestables y propensos a la interferencia —dice el primer autor del estudio, Jaime Pineda, ahora en el Instituto Max Planck de Física Extraterrestre—. El escenario más probable es que el sistema cuádruple se desintegrará y sólo durará un tiempo corto».

Además, es inusual la rapidez con la que el sistema se está formando, porque, según los estándares astronómicos, los cerca de 40.000 años son «excepcionalmente rápidos», como subraya Pineda.

Tampoco nadie había podido observar hasta ahora que los sistemas estelares se desarrollan a partir de partes de una nube de gas filamentosa: «Al principio, pensamos que los fragmentos no interactuaban unos con otros» A menudo, sólo se forma un sistema triple.

Pineda es miembro de una colaboración que observa el sistema de estrellas y simula su génesis y desaparición. En el momento del descubrimiento, estaba trabajando como investigador postdoctoral en el grupo del profesor Michael Meyer, en el Instituto de Astronomía de la Escuela Politécnica Federal de Zurich (ETH Zurich), en Suiza, que fue coautor con Richard Parker, quien determinó la estabilidad del sistema estelar mediante ordenador. Los astrofísicos de varias universidades estadounidenses y europeas, como Harvard y Yale, en Estados Unidos, y Manchester y John Moores de Liverpool, en Reino Unido, también participaron en el proyecto.

Los investigadores hicieron sus hallazgos gracias al observatorio radioastronómico Very Large Array en Estados Unidos, que se utiliza para detectar las emisiones procedentes de moléculas de amoníaco (NH3) en la nube de gas.

«Los sistemas de estrellas múltiples son muy comunes en nuestra galaxia», dice Michael Meyer, profesor en el Instituto de Astronomía de ETH Zurich. Sin embargo, la mayoría de los científicos se han concentrado en el nacimiento y desarrollo de las estrellas individuales, que es más sencillo. Por otro lado, los expertos que analizan sistemas múltiples, por lo general, tienden a centrarse más en el resultado final de la formación de estrellas, por lo que este descubrimiento es algo muy especial.

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Feb 14, 2015
14:17
#1 juan jose:

El cerebro humano va avanzando dia a dia con la colaboracion de las computadoras mas dinamicas , por ende las estrellas y los planetas se estan acercando un poco mas cada dia .

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario