Las fuerzas rusas saquearon y destruyeron un laboratorio cerca de la planta de energía nuclear abandonada de Chernobyl que se usaba para monitorear los desechos radiactivos, dijo el miércoles el gobierno ucraniano.

Una imagen satelital de la planta de energía el 10 de marzo. El reactor afectado por el accidente actualmente está cubierto por una nueva estructura segura colocada sobre un sarcófago construido poco después del accidente para contener la radiación.

El sitio del peor desastre nuclear del mundo cayó en manos rusas en la primera semana de la invasión rusa, lo que mantendrá temores de que los estándares de seguridad dentro de la zona de exclusión podrían verse comprometidos.

Según una agencia del gobierno ucraniano, el laboratorio fue parte de un intento financiado por la Unión Europea para mejorar la gestión de desechos radiactivos, a través del análisis in situ de muestras de desechos, así como del embalaje utilizado para eliminar los desechos.

La agencia gubernamental también informó que se habían retirado del laboratorio muestras de radionúclidos —átomos inestables que pueden emitir altos niveles de radiación—. Dijo que esperaba que Rusia usara las muestras para «dañarse a sí misma, y no al mundo civilizado».

Es el susto más reciente en el infame sitio en el norte de Ucrania, cerca de la frontera con Bielorrusia. El martes, el gobierno de Ucrania advirtió sobre varios incendios cerca de la planta, que según dijo probablemente fueron provocados por la artillería rusa.

Más de 30 personas murieron inmediatamente después de la explosión del 26 de abril de 1986 que destrozó el reactor No. 4 de Chernobyl cerca de Pripyat. En los años que siguieron, cientos de miles murieron a causa de los síntomas de la radiación. El gobierno de Ucrania evacuó a unas 135.000 personas del área y una zona de exclusión de 30 kilómetros alrededor de la planta permanecerá inhabitable durante muchos siglos más —aunque no volverá a ser completamente seguro hasta que pasen al menos 20.000 años—.

Y el personal que trabajaba en la planta el día que fue capturada tuvo la oportunidad de irse a casa recientemente, tres semanas después de que debían rotar con un equipo entrante.

El alcalde local, Yuriy Fomichev, habló con CNN después de que los trabajadores estuvieron confinados en la planta durante 10 días y los describió como «agotados, tanto mental como emocionalmente, pero principalmente físicamente».

A principios de este mes, el sitio se vio obligado a obtener energía de generadores diésel de emergencia durante varios días, antes de volver a conectarse a la red eléctrica nacional después de reparar las líneas dañadas.

Fuente: CNN. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario