La capital libanesa fue sacudida en la tarde del martes pasado, cuando una enorme explosión arrasó con parte de la ciudad, dejando al menos 135 muertos —de acuerdo a las últimas cifras— y miles de heridos.

La cuenta regresiva hacia la catástrofe comenzó hace más de seis años, cuando un buque de carga alquilado por la empresa búlgara Briar Wood Corporation, navegando bajo bandera moldava, hizo una parada no programada en el puerto de Beirut.

El buque estaba lleno de deudas, con una tripulación mal pagada, y un pequeño agujero en su casco por donde se colaba agua que debía ser constantemente bombeada. Además, llevaba una mercancía muy volátil, más de 2.700 toneladas de nitrato de amonio, material inestable utilizado para hacer fertilizantes —y bombas—, que tenía como destino Mozambique.

El Rhosus anclado en el puerno de Varna, Bulgaria, en 2010.

El Rhosus, como era su nombre, nunca siguió su camino. Envuelto en disputas financieras y diplomáticas, fue abandonado allí por quien lo había alquilado. El nitrato de amonio fue trasferido a un depósito en el puerto, donde quedaría almacenado por años producto de la negligencia y burocracia… Hasta el martes de esta semana, cuando fue el origen de una devastadora explosión que, de acuerdo a las autoridades libanesas, dejó más de 135 muertos, 5.000 heridos, y varios desaparecidos.

Pero, ¿qué es exactamente el nitrato de amonio y cómo puede provocar una explosión de la magnitud observada?

El antes y el después.

El nitrato de amonio tiene la fórmula química de NH₄NO₃. Producido como pequeños perdigones porosos, o «microcápsulas», es uno de los fertilizantes más ampliamente usados alrededor del mundo. También es el principal componente de muchos tipos de explosivos para minería —donde se mezcla con gasolina y se detona mediante una carga explosiva—.

Para que un desastre industrial de nitrato de amonio ocurra, empero, se necesitan que muchas cosas salgan mal. Trágicamente, este es el caso de Beirut.

¿Qué pudo haber causado la explosión?

Este compuesto químico no se enciende por sí mismo. En su lugar, actúa como una fuente de oxígeno que acelera la combustión de otros materiales.

Para que la combustión ocurra, el oxígeno debe estar presente. Los perdigones de nitrato de amonio proveen un suministro de oxígeno mucho más concentrado que el del aire que nos rodea. Esta es la razón por la cual es tan efectivo como explosivo en la minería.

Sin embargo, a temperaturas lo suficientemente elevadas, el nitrato de amonio puede descomponerse. Este proceso crea gases, incluyendo óxidos de nitrógeno y vapor de agua, lo que rápidamente libera gases que pueden causar una explosión.

La descomposición del nitrato de amonio puede activarse si una explosión o incendio ocurre cerca de donde está almacenado. Esto último fue lo que ocurrió en 2015, cuando una estallido en Tianjin mató a 173 personas luego que químicos inflamables y nitrato de amonio fueron almacenados juntos en una fábrica en el este de China.

Y mientras no tenemos certeza de qué causó la explosión en Beirut, las filmaciones del incidente muestran claramente un foco de incendio en una sección del puerto de la ciudad, justo antes que sucediera la catástrofe.

Cabe destacar que es relativamente difícil que un fuego desate una explosión por nitrato de amonio. Las llamas deben ser constantes y confinarse dentro de la misma área donde están los perdigones, los cuales a la vez necesitan estar contaminados con, o empacados en, otro material combustible para producir una reacción.

La salud de los residentes en peligro

En Beirut, se ha reportado que 2.700 toneladas de este compuesto fue guardado en un almacén por seis años sin respetar las regulaciones y controles de seguridad pertinentes. Esto ciertamente contribuyó a las circunstancias que derivaron en una explosión de semejante proporción, cuya onda expansiva arrasó con todo a su paso.

Así quedó el puerto luego de la explosión.

Una explosión de nitrato de amonio como esta, genera cantidades masivas de óxidos de nitrógeno. El dióxido de nitrógeno  (NO₂) es un gas rojo y hediondo. Y las imágenes que trascendieron revelan, justamente, un distintivo color rojo en la pluma de gases del estallido. Elevados niveles de esta sustancia contaminante son particularmente preocupantes para la gente que sufre de problemas respiratorios.

El humo y gases en Beirut representan un riesgo para la salud de los residentes hasta que se disipen naturalmente, lo que, de acuerdo al clima, puede llevar días.

Fuente: NY Times/ScienceAlert. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Ago 7, 2020
4:50
#1 HORACIO:

SI PERO NINGUNA INFORMACION DICE COMO SE INICIO EL PRIMER INCENDIO, ??????

Reply to this commentResponder

Ago 9, 2020
4:25
#2 HORACIO:

PD hipótesis

1-Originaron un incendio en la pirotecnia para desviar la atención.

2-El depósito de nitrato de amonio estaba contiguo y era el objetivo.

3- Lanzaron una especie de “proyectil” para hacerlo explosionar.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario