Un profesor de ciencias de una remota aldea en Kenia ha ganado un premio internacional en reconocimiento por su impacto e importancia en el mundo de la educación.

El premio fue entregado por el conocido actor Hugh Jackman en la ceremonia realizada en Dubai, Emiratos Árabes Unidos.

Tiene apenas 36 años y es cura franciscano. Aunque no siempre luce la túnica típica de su orden, sí lleva una vida religiosa centrada en la pobreza y la caridad. Nació en Kenia y allí trabaja como profesor de física y de matemáticas. El sábado pasado fue elegido en Dubái como el mejor docente del mundo, un premio dotado con un millón de dólares. Su nombre es Peter Tabichi.

Los organizadores del Global Teacher Prize, otorgado por la Fundación Varkey, indicaron que tomaron esa decisión porque «su dedicación, trabajo arduo y fe en el talento de sus estudiantes le ha permitido a su escuela, en un área rural y con pocos recursos, ganar el Premio a la Mejor Escuela en las Competencias Nacionales de Ciencias Interescolares».

Tabichi cree en lo que hace y se nota. Gasta el 80 % de su salario para ayudar a sus estudiantes, la mayoría pobres. De hecho, un 95 % de los chicos que estudian con él no siempre tiene qué comer.

«Estoy aquí solo por lo que lograron mis alumnos (…) Este premio les da una oportunidad», dijo el docente al recibir el galardón, después de ser elegido entre 10 mil profesores nominados de 179 países.

Enseña porque lo lleva en la historia. Su padre fue maestro, su tío y sus primas también. Todos creyeron que así se cambia el mundo. No le interesa la comodidad. Solía dar clases en un colegio que tenía todo lo que debe tener y por eso sintió que su lugar no era ese. Suele ir a todos los lugares que va en moto. Está convencido de que para ser un buen maestro hay que hablar menos y hacer más.

Tabichi emocionado después de recibir el premio.

Hoy trabaja en la escuela secundaria mixta Keriko, en la aldea de Pwani, en una región remota y semidesértica del Valle del Rift keniano, y supo darles confianza a sus alumnos, reducir tensiones entre las múltiples etnias con un club de la paz, alimentar a los más pobres y enseñar métodos de cultivo adecuados para la sequía. No fue lo único que hizo: también impulsó a varios de sus alumnos a ir por más, a competir y obtener premios nacionales. Y todos los días los ayuda frente a los problemas que para ellos son cotidianos: el abuso de drogas, los embarazos adolescentes, los suicidios.

El docente en una de sus clases.

Por ello sus alumnos lo quieren tanto. Todos tienen entre 11 y 16 años y varios de ellos caminan a diario siete kilómetros para no perderse sus clases.

El Global Teacher Prize celebró este año su quinta edición. Es el premio más importante del sector en compensación monetaria, con el objetivo de reconocer a un educador que brinda una contribución excepcional a la profesión y alumbrar el rol fundamental desempeñado por los educadores en la sociedad.

El mensaje de su presidente

En un video el presidente keniano Uhuru Kenyatta dijo: «Peter Tabichi, en nombre de todos los kenianos me permito felicitarte por obtener el premio global del mejor educador este año. Eres un ejemplo absoluto de lo que el espíritu humano puede alcanzar, no sólo para África sino para el mundo».

«Tu historia es la historia de África, un joven y talentoso continente. Los estudiantes demostraron que pueden competir entre los mejores del mundo en Ciencia, Tecnología y en todos los campos de la actividad humana. Todos tenemos que trabajar ahora juntos para darles el apoyo adecuado. Me hacen creer que nos esperan los mejores días y que tu historia iluminará el camino para las generaciones futuras», concluyó Kenyatta.

Fuente: AFP/ANSA. Edición: LN.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario