Una ofrenda de guerra azteca encontrada recientemente en los escalones del Templo Mayor, ubicado en la Ciudad de México, podría conducir a los arqueólogos al primer hallazgo de una tumba de algún gran emperador de esta civilización prehispánica.

Los objetos descubiertos incluyen un jaguar ricamente adornado y vestido como un guerrero, un niño pequeño emulando la indumentaria del dios de la guerra y deidad solar azteca Huitzilopochtli y un juego de cuchillos decorados con nácar y otras piedras preciosas.

Estas ofrendas habrían sido depositadas por sacerdotes hace más de cinco siglos en una plataforma circular ubicada frente al templo, lugar descrito por los historiadores como el descanso final de los reyes aztecas.

Este descubrimiento marcaría un precedente, ya que nunca se ha encontrado ningún entierro real azteca, a pesar de décadas de excavaciones.

Excavaciones. Crédito: Henry Romero/Reuters.

El arqueólogo Leonardo López Luján declaró a Reuters que hay «muchas expectativas en este momento» y que, a medida que profundizan con la investigación, continúan encontrando piezas «muy ricas».

La ofrenda del jaguar, que se encuentra en una caja de piedra, habría despertado una impresión particular. Aunque solo se ha excavado una décima parte de dicha caja, ya se ha encontrado en ella una gran variedad de artefactos relacionados con emblemas de la deidad azteca Huitzilopochtli.

El interior de una caja de piedra de 500 años que contiene un juego de cuchillos usados por sacerdotes en rituales de sacrificio. Crédito: Henry Romero/Reuters.

Entre los objetos, se ha podido identificar una capa de ofrendas acuáticas, con conchas, estrellas de mar y corales colocados en la parte superior del felino. También se ha encontrado un ibis espatulado, que se asocia con los guerreros y gobernantes y se cree que representa a los espíritus en el descenso al inframundo.

Por su parte, el arqueólogo Miguel Báez señaló que se podrá ver lo que está debajo del depósito una vez que se pueda «retirar una enorme cama de corales» que lo está cubriendo.

Un arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), trabaja en la excavación de una caja de piedra.

De acuerdo a los cronistas, los emperadores aztecas eran cremados con lujosas ofrendas y con corazones de esclavos sacrificados dentro o cerca de la plataforma circular.

Además de la ofrenda del jaguar, también se ha encontrado una caja de piedra más pequeña que contiene una capa superior de barras de copal (una resina aromática), que era utilizada por los sacerdotes aztecas como incienso.

Ofrenda muestra los huesos de un niño sacrificado vestido como un guerrero y dedicado al dios de la guerra azteca Huitzilopochtli. Crédito: Henry Romero/Reuters.

Estos descubrimientos brindan información no solo acerca del mundo sagrado de los aztecas, sino también de su presencia geográfica, ya que los materiales encontrados provienen de diferentes regiones: las estrellas marinas provienen del océano Pacífico, mientras que las piedras preciosas como el jade fueron traídas desde América Central.

Fuente: Reuters. Edición: RT.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario