Los incas creían que el control del agua era un poder sobrehumano que se les concedía y lo usaban para telegrafiar su estado divino en los territorios que conquistaban.

Los peregrinos que viajaban a Machu Picchu en el siglo XV fueron recibidos por Chachabamba, un complejo de agua ceremonial que fue diseñado para demostrar el poder de los pueblos incas. Ahora, los investigadores han utilizado la tecnología de imágenes 3D para mapear esta característica única de la ciudadela, que hoy se encuentra en el sur de Perú.

Un equipo de seis investigadores, dirigido por Dominika Sieczkowska del Centro de Estudios Andinos de la Universidad de Varsovia, con colegas de instituciones como la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wroclaw y el Parque Arqueológico Nacional de Machu Picchu, publicaron sus hallazgos en la edición de de 2022 del Journal of Archaeological Science.

Los arqueólogos partieron desde un complejo de agua alimentado por el río Urubamba que incluye 14 baños rituales ubicados alrededor de dos patios, todos centrados en un altar rodeado de jardines y fuentes.

Vista aérea de uno de los sitios desde los cuales se desplegó el dron con tecnología LiDAR.

Luego utilizaron simulaciones por computadora basadas en datos de drones con sistemas LiDAR (detección de luz y rango) que, según dicen, son más precisos que las mediciones realizadas por láseres desde helicópteros, que tienen que volar más alto y, por lo tanto, no pueden tomar mediciones tan precisas como las logradas con un dron de vuelo más bajo.

«Los incas creían que el control del agua era un poder sobrehumano que se les concedía, y lo utilizaron para telegrafiar su estado divino en los territorios que conquistaron, desde Argentina hasta Ecuador», dice el artículo publicado.

Dominika Sieczkowska del Centro de Estudios Andinos de la Universidad de Varsovia.

Sus elaborados acueductos justificaron su dominio, y los investigadores creen que Chachabamba fue un importante centro de poder político, debido a los numerosos sitios arqueológicos con complejos sistemas hídricos cercanos. En una región con actividad de mareas que puede provocar deslizamientos de tierra, el control de los flujos de agua fue crucial.

El sistema estuvo en funcionamiento hasta los deslizamientos de tierra en 2012, pero desde entonces ha estado cubierto por una densa vegetación. Parte del sistema fue destruido y el estudio actual se llevó a cabo para responder a incógnitas como cuánto fluía a través del sistema, qué curso de agua llegaba a este y qué tan rápido.

Desembocadura de uno de los canales estudiados.

El flujo de agua ligera que se evidencia en las imágenes LiDAR permitió concluir que el uso del sitio era ceremonial en lugar de funcional.

«Pudimos determinar que el agua suministrada a través de los canales no se usaba para fines de servicios públicos, sino que tenía un carácter simbólico porque, debido a su poca profundidad, los canales no podrían traer demasiada sin que se salga de ellos. Esto confirmó nuestra hipótesis de que el agua jugó un papel ritual en Chachabamba», enfatizó Sieczkowska.

Estructuras ocultas

Como se ha demostrado en investigaciones similares, la tecnología LiDAR es una verdadera maravilla que permite revelar —sin invadir físicamente— aquellas estructuras ancestrales que con el correr de los siglos han sido tragadas por la naturaleza.

Es así que, además de los detalles sobre los sistemas de canales, los datos revelaron 12 pequeñas estructuras erigidas en un plano circular y rectangular en las afueras del complejo. Los investigadores sugieren que eran las viviendas habitadas por los individuos que operaban Chachabamba, aunque las estructuras son menos ornamentadas en la construcción.

Una de las estructuras descubiertas gracias al LiDAR. Crédito: Dominika Sieczkowska.

«Hay indicios de que eran principalmente mujeres las que cuidaban el complejo. como lo sugieren los objetos descubiertos durante excavaciones anteriores por un equipo polaco-peruano», dijo Sieczkowska.

Por ahora, el próximo plan es comenzar las excavaciones para estudiar in situ aquellas estructuras cubiertas de vegetación encontradas por el LiDAR. Cabe destacar que en Machu Picchu hay cerca de 60 sitios arqueológicos, muchos de los cuales aún no han sido explorados adecuadamente debido a su difícil acceso.

Fuente: Polskie Radio. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario