Un cráneo desenterrado en una cueva en Grecia sería la primera evidencia de humanos modernos en el continente europeo, reescribiendo así la historia de nuestra especie.

Cráneo Apidima 2 (derecha) y su reconstrucción (izquierda). Apidima 2 muestra un conjunto de rasgos característicos de los neandertales, indicando su pertenencia a ese linaje.

El estudio publicado en Nature describe dos fragmentos de cráneo fosilizados descubiertos en la cueva Apidima, en el sur de Grecia en 1978. Un grupo internacional de paleontólogos los vinculó a dos individuos —un Homo sapiens (Apidima 1) y un Neandertal (Apidima 2)— que datan de hace 210.000 y 170.000 años, respectivamente.

El primero es la prueba más antigua de la presencia de humanos modernos fuera de África.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación aplicó enfoques novedosos e innovadores, incluidas reconstrucciones virtuales de las partes dañadas de los cráneos. Llevó a cabo numerosas comparaciones con diferentes fósiles humanos y usó un método de datación radiométrica de alta precisión para determinar su edad.

Cráneo parcial Apidima 1 (derecha) y su reconstrucción en vista posterior (medio y de costado (izquierda). La forma redonda de este cráneo es una característica única de los humanos modernos.

«Nuestros resultados sugieren que al menos dos grupos de personas vivían en el Pleistoceno Medio en lo que hoy es el sur de Grecia: una población temprana de Homo sapiens y, más tarde, un grupo de neandertales», dijo la profesora Katerina Harvati del Centro Senckenberg para la Evolución Humana y el Paleoambiente en la Universidad de Tubinga. «Esto apoya la hipótesis de que los humanos modernos primitivos se dispersaron fuera de África, donde evolucionaron, varias veces».

Lucha territorial entre especies

El descubrimiento socava la teoría tradicional sobre los neandertales y la evolución de los humanos modernos, según la cual los antepasados de los primeros aparecieron en Europa hace 500.000 años y evolucionaron de manera aislada de otros homínidos. Cuando los Homo sapiens salieron de África, sus avances a Europa podrían haber sido impedidos por los neandertales.

La cueva Apidima vista desde el mar.

«El cráneo de Apidima 1 muestra una dispersión temprana ocurrida antes de lo que pensábamos, y también llegó más lejos geográficamente, a Europa misma», explicó Harvati. «Apidima 1 es más de 150.000 años más antiguo que los fósiles de humanos modernos que se habían encontrado en Europa hasta ahora».

«Tenemos la hipótesis de que, como en el Cercano Oriente, la población humana moderna representada por Apidima 1 probablemente fue reemplazada por neandertales, cuya presencia en el sur de Grecia está bien documentada, incluso por el cráneo Apidima 2 en el mismo sitio», señala la profesora, esbozando lo que parece haber sucedido.

Pero los neandertales también tuvieron que abrirse camino. En el Paleolítico tardío, hace unos 40,000 años, los humanos modernos recién llegados se asentaron en la región, como en el resto de Europa. Los neandertales se extinguieron en esta época.

«Este descubrimiento resalta la importancia del sudeste de Europa para la evolución humana», concluyó Harvati.

Fuente: Universidad de Tubinga. Edición: RT/EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario